Rolf Schif­fe­rens: “No es­pe­rá­ba­mos la mo­da de li­bros para pin­tar”

Pulso - - Empresas & mercados - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—El éxi­to de Fa­ber-Cas­tell en una épo­ca com­ple­ta­men­te di­gi­tal no es ca­sua­li­dad. En la nue­va mo­da de li­bros para pin­tar, en­con­tra­ron un im­pul­so para su ne­go­cio. En su pri­me­ra vi­si­ta a Chi­le, Rolf Schif­fe­rens, di­rec­tor ge­ne­ral de Fa­ber-Cas­tell Eu­ro­pa y miem­bro del di­rec­to­rio del gru­po Fa­ber-Cas­tell, cuen­ta a PUL­SO, có­mo es esa ten­den­cia que ca­da vez ga­na más adep­tos.

¿Có­mo po­dría ex­pli­car el sal­to en cre­ci­mien­to es­te úl­ti­mo año?

—La prin­ci­pal ra­zón es al­go que no es­pe­rá­ba­mos: la mo­da de li­bros para pin­tar de adul­tos. To­do nues­tro tra­ba­jo de los úl­ti­mos dos años se ha en­fo­ca­do en eso, en una gran mo­da que par­tió en Nor­tea­mé­ri­ca y en Bra­sil du­ran­te al­gu­nos me­ses y des­pués se fue ex­pan­dien­do al­re­de­dor del mundo. En Asia y muy fuer­te en Corea, Ja­pón, Chi­na y en el oes­te de Eu­ro­pa, Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia. En­ton­ces lo que real­men­te es­ta­mos ha­cien­do es pro­du­cir lá­pi­ces y más lá­pi­ces y tam­bién desa­rro­llan­do

al­gu­nos li­bros con la co­ope- ra­ción de al­gu­nos edi­to­res. Pe­ro ten­go que de­cir que tam­bién es­ta­mos ha­cien­do mu­cho para los ni­ños, para ar­tis­tas pro­fe­sio­na­les, y pro­duc­tos de lu­jo. To­do es­ta­ba an­dan­do muy bien, en­ton­ces es­ta in­dus­tria an­ti­gua, análo­ga y no di­gi­tal es­tá an­dan­do muy bien.

¿A qué cree que se de­be es­te fe­nó­meno de vol­ver a pin­tar?

—Lo que he­mos des­cu­bier­to ha­blan­do con cien­tí­fi­cos y pro­fe­so­res es que la gen­te que es­tá ha­cien­do mu­chas co­sas de ma­ne­ra di­gi­tal y es­tán en sus smartp­ho­nes to­do el día, es­tán bus­can­do al­go para re­la­jar­se que tam­bién es lla­ma­do ar­te te­ra­péu­ti­co, que es ha­cer al­go con sus pro­pias ma­nos. Y lo que es muy in­tere­san­te, es que mu­cha gen­te que ha­ce co­sas con sus ma­nos y sus pro­pias he­rra­mien­tas, des­pués lo com­par­ten en Instagram, y com­par­ten con la co­mu­ni­dad al­re­de­dor del mundo, en­ton­ces creo que es un mix en­tre es­ta for­ma análo­ga y an­ti­gua, que es muy sa­tis­fac­to­ria para to­dos y mos­trár­se­lo a otros.

¿Han te­ni­do que cam­biar su es­tra­te­gia?

—Por su­pues­to, es una gran mo­da. El mer­ca­do y el equi­po de ven­tas es­tán ha­cien­do co- sas di­fe­ren­tes en tér­mi­nos có­mo usar es­ta mo­da, pe­ro nues­tra es­tra­te­gia es tam­bién an­ti­gua, tie­ne más de 25 años de an­ti­güe­dad, te­ne­mos cin­co ti­pos de seg­men­tos de pro­duc­tos, y es por eso tam­bién por­que so­mos exi­to­sos, y so­mos muy exi­to­sos des­de ha­ce mu­chos años, lo úni­co di­fe­ren­te es que el cre­ci­mien­to fue más al­to. El año pa­sa­do fue un 10%, pe­ro an­tes ve­nía­mos cre­cien­do bien a un 7%o 8%.

En­tien­do que tie­nen sus pro­pios bos­ques para lá­pi­ces ¿có­mo na­ció es­to?

—Es­tá­ba­mos usan­do ma­de­ra, pe­ro que­ría­mos ha­cer­lo de una ma­ne­ra sus­ten­ta­ble, no se tra­ta de cor­tar ma­de­ra y que des­pués no pa­se na­da. Te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y me­dioam­bien­tal des­de siem­pre. Eso es por­que es­tá­ba­mos usan­do tan­ta ma­de­ra que pen­sa­mos en ha­cer una re­fo­res­ta­ción, y lo hi­ci­mos en los ‘80, des­pués tie­nes que es­pe­rar un tiem­po para te­ner tu ma­de­ra. Hoy te­ne­mos una es­pe­cie de círcu­lo, to­do es­tá cer­ti­fi­ca­do en Bra­sil y Co­lom­bia. Es al­go muy bueno por­que la te­ne­mos y es al­go so­cial, me­dioam­bien­tal e in­no­va­dor, hay me­nos po­lu­ción y eso es al­go real­men­te úni­co en nues­tra in­dus­tria.

Una par­te de sus fá­bri­cas es­tá en Bra­sil, Co­lom­bia y Pe­rú, ¿han sen­ti­do la cri­sis eco­nó­mi­ca de la re­gión?

—So­mos una com­pa­ñía bas­tan­te an­ti­gua, he­mos pa­sa­do por va­rias cri­sis, en­ton­ces di­ga­mos que es­ta­mos acep­tan­do el desafío y tra­ba­jan­do en es­to. Tam­po­co es­ta­mos acos­tum­bra­dos a de­jar un país so­lo por­que es­tá en pro­ble­mas, y al­gu­nas ve­ces tie­nes que es­pe­rar. Ade­más si ves el fun­cio­na­mien­to es­te año por ejem­plo, in­clu­so en Bra­sil ha si­do in­creí­ble, cla­ro que hay preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro así co­mo pue­des de­cir Bra­sil aquí, yo di­jo Tur­quía en Eu­ro­pa. Es­pe­ra­mos que con el nue­vo Go­bierno en Bra­sil se vean al­gu­nos cam­bios, co­mo tam­bién en Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, veo ries­gos para no­so­tros, pe­ro no es que ten­ga­mos un gran pro­ble­ma, y si fue­ra así tra­ba­ja­ría­mos en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.