PC no da el bra­zo a tor­cer y apun­ta a am­pliar la NM fren­te a crí­ti­cas de su so­cios

En el par­ti­do creen que si el con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta no pu­die­ra pro­yec­tar­se, esa de­ci­sión de­be­ría dar­se en el mar­co de un de­ba­te de ideas y no a tra­vés de lo que creen es “un ame­de-ren­ta­mien­to” de al­gu­nos sec­to­res del blo­que. Asi­mis­mo, en la co­lec­ti­vi­da

Pulso - - Actualidad & politica - Un re­por­ta­je de JAI­ME SÁN­CHEZ Y ÚR­SU­LA SCHÜLER

SI BIEN has­ta aquí para el Par­ti­do Co­mu­nis­ta no ha­bía si­do fá­cil la con­vi­ven­cia al in­te­rior de la Nue­va Ma­yo­ría, el epi­so­dio vi­vi­do tras el re­cha­zo al rea­jus­te del sec­tor pú­bli­co, don­de los pre­si­den­tes de los par­ti­dos del blo­que sus­cri­bie­ron una de­cla­ra­ción pú­bli­ca cri­ti­cán­do­los, fue la go­ta que re­ba­só el va­so.

El epi­so­dio de he­cho y se­gún se con­ver­só en el úl­ti­mo co­mi­té cen­tral, rea­li­za­do el sá­ba­do 12 de no­viem­bre, lle­vó al par­ti­do a en­trar en una eta­pa de re­fle­xión so­bre el fu­tu­ro de la Nue­va Ma­yo­ría.

Es que más allá de los des­en­cuen­tros en ma­te­ria pro­gra­má­ti­ca que ha­bían te­ni­do, por ejem­plo, con la DC, en el par­ti­do do­lió de ma­ne­ra es­pe­cial que en es­ta opor­tu­ni­dad sus so­cios de coa­li­ción no tu­vie­ron nin­gún com­ple­jo en cul­par­los pú­bli­ca­men­te por el des­or­den del con­glo­me­ra­do, he­cho que fue leí­do co­mo una in­ten­ción di­rec­ta de al­gu­nos sec­to­res para echar­los del blo­que.

“Sin du­da que de­be ha­ber sec­to­res de dis­tin­tos par­ti­dos, en­tre ellos la DC, que a lo me­jor tie­nen más in­te­rés de ge­ne­rar un quie­bre en la NM”, ase­gu­ra la dipu­tada de la co­lec­ti­vi­dad Ka­rol Ca­rio­la.

Am­pliar an­tes que re­ti­rar­se

Sin em­bar­go, en el PC la ma­yo­ría es­tá con­ven­ci­do que dar un pa­so al cos­ta­do se­ría de­jar el ca­mino abier­to para los sec­to­res más con­ser­va­do­res del blo­que y po­dría fre­nar re­for­mas co­mo la la­bo­ral y la de edu­ca­ción, las que al in­te­rior de la co­lec­ti­vi­dad de­fi­nen co­mo uno de los mo­ti­vos por lo que de­ci­die­ron en­trar a la NM ofi­cia­lis­ta y que hoy ven co­mo triun­fos.

En es­ta lí­nea, y an­te lo que creen es una arre­me­ti­da de los sec­to­res con­ser­va­do­res de la NM, en el PC op­ta­ron por, an­tes de bus­car un nue­vo do­mi­ci­lio, in­ten­tar abrir la Nue­va Ma­yo­ría, a los nue­vos mo­vi­mien­tos y par­ti­dos de la cen­tro iz­quier­da, de ma­ne­ra de dar­le un nue­vo ai­re al blo­que y a las re­for­mas.

Así, en la co­lec­ti­vi­dad ya ana­li­zan re­unir­se con otras fuer­zas po­lí­ti­cas de iz­quier­da, las que po­drían in­cluir des­de el Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta del dipu­tado Ga­briel Bo­ric, has­ta el Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, co­lec­ti­vi­dad que li­de­ra el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Mar­co Enríquez-Ominami.

En las fi­las co­mu­nis­tas ade­más, creen que el fu­tu­ro del con­glo­me­ra­do de­be dis­cu­tir­se en un de­ba­te de ideas y no a tra­vés de lo que de­fi­nen co­mo “un ame­dren­ta­mien­to”.

Es por es­to que el par­ti­do man­da­tó para que el ti­mo­nel de la co­lec­ti­vi­dad, Guillermo Tei­llier, man­tu­vie­ra una pos­tu­ra du­ra fren­te al he­cho y que no per­mi­tie­ra dar por su­pe­ra­do el con­flic­to sin que hu­bie­ra una au­to­crí­ti­ca res­pec­to a la for­ma en que se lle­va­ron a ca­bo los he­chos.

La pér­di­da de in­fluen­cia en los mo­vi­mien­tos so­cia­les Pe­ro el ti­mo­nel de la co­lec­ti­vi­dad tam­bién tie­ne abier­to otros fren­tes que hoy preo­cu­pan en el PC y que tam­bién po­drían mar­car el fu­tu­ro de la re­la­ción del par­ti­do con la Nue­va Ma­yo­ría.

El pri­me­ro es el cos­to que el par­ti­do ha de­bi­do pa­gar en los mo­vi­mien­tos so­cia­les y que hoy lo han he­cho per­der fuer­za en dos or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les em­ble­má­ti­cas para el co­ra­zón co­mu­nis­ta: la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res (CUT) y el Co­le­gio de Pro­fe­so­res.

Mien­tras en la CUT en el par­ti­do mi­ran ca­da vez con más preo­cu­pa­ción los cues­tio­na­mien­tos a su pre­si­den­ta Bár­ba­ra Fi­gue­roa ( PC), quien en la úl­ti­ma elec­ción del gre­mio ga­nó ba­jo una se­rie de acu­sa­cio­nes a la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so, en el Co­le­gio de Pro­fe­so­res se ha lo­gra­do con­fi­gu­rar una di­si­den­cia im­por­tan­te al ac­tual lí­der del gre­mio Jai­me Ga­jar­do, tam­bién PC, si­tua­ción que po­dría po­ner en ries­go su re­elec­ción es­te miér­co­les 23 de no­viem­bre.

Per­der re­le­van­cia en es­tos gre­mios po­dría re­sul­tar un gol­pe im­por­tan­te para las ba­ses del PC, que ven en edu­ca­ción y tra­ba­jo sus lu­chas ícono.

Ade­más, en la co­lec­ti­vi­dad preo­cu­pa­ron los re­sul­ta­dos de la elec­ción mu­ni­ci­pal re­cien­te don­de per­die­ron la co­mu­na de Pe­dro Agui­rre Cer­da, lu­gar al que apos­ta­ban co­mo par­te cla­ve de su elec­to­ra­do.

La apues­ta par­la­men­ta­ria

El se­gun­do fren­te es la pró­xi­ma elec­ción par­la­men­ta­ria. La apues­ta del par­ti­do es au­men­tar de los seis es­ca­ños en la Cá­ma­ra -que lo­gra­ron en par­te gra­cias a per­te­ne­cer a la NM- a diez par­la­men­ta­rios y lo­grar al me­nos un se­na­dor.

Por eso el vier­nes pa­sa­do lla­mó la aten­ción que en el ajus­te mi­nis­te­rial que reali­zó la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, no sa­lie­ran del ga­bi­ne­te los mi­nis­tros Mar­cos Ba­rra­za ( Desa­rro­llo So­cial) y Clau­dia Pas­cual (Mi­nis­te­rio de la Mu­jer), car­tas fuer­tes del PC para com­pe­tir por un cu­po par­la­men­ta­rio. Y es que la se­ma­na pa­sa­da se cum­plió la fe­cha lí­mi­te que te­nían los se­cre­ta­rios de Es­ta­do para re­nun­ciar a sus car­te­ras y po­der op­tar así a un car­go de elec­ción po­pu­lar.

Am­bos mi­nis­tros es­tán bien eva­lua­dos al in­te­rior del ga­bi­ne­te y ha­brían de­ci­di­do man­te­ner­se co­mo un ac­to de leal­tad ha­cia Ba­che­let y apor­tar así a que el Go­bierno ter­mi­ne con me­jo­res nú­me­ros de apro­ba­ción su úl­ti­mo año de ad­mi­nis­tra­ción.

Al in­te­rior de la co­lec­ti­vi­dad, en to­do ca­so, te­men que la “ex­ce­si­va leal­tad” que han te­ni­do con el Go­bierno les ter­mi­ne pa­san­do la cuen­ta el pró­xi­mo año.

La pa­sa­da elec­ción mu­ni­ci­pal no de­jó un buen pro­nós­ti­co, ya que, se­gún los cálcu­los que ha­cen en el par­ti­do, ha­bría ha­bi­do una ba­ja im­por­tan­te de vo­ta­ción en los sec­to­res don­de ga­nó la dipu­tada Ca­mi­la Vallejo y Ka­rol Ca­rio­la, lo que tam­bién en­cen­dió las alar­mas en la co­lec­ti­vi­dad.

Una de las preo­cu­pa­cio­nes del PC es el cos­to que han de­bi­do pa­gar en los mo­vi­mien­tos so­cia­les y al­gu­nos gre­mios íco­nos co­mo la CUT y el Co­le­gio de Pro­fe­so­res.

En el par­ti­do creen que la NM de­be am­pliar­se ha­cia nue­vos sec­to­res de la iz­quier­da.

A T S O C A O F L O D O R : N O I C A R T S U L I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.