Arturo Mar­tí­nez critica a Bár­ba­ra Fi­gue­roa por in­sul­tos en el rea­jus­te:

“Un di­ri­gen­te sin­di­cal tie­ne que guar­dar la com­pos­tu­ra”

Pulso - - Front Page - J.P. PA­LA­CIOS

—“Oja­lá que la nue­va mi­nis­tra Ale­jan­dra Krauss nos in­vi­te para con­ver­sar te­mas de fon­do. Lo pri­me­ro que le plan­tea­ría es me­jo­rar la Re­for­ma La­bo­ral”, sos­tie­ne el ex ti­mo­nel de la Cen­tral. —So­bre el rea­jus­te, cues­tio­na la “per­for­man­ce” de Bár­ba­ra Fi­gue­roa. “El pro­ble­ma de fon­do es que la di­ri­gen­cia de la CUT no tu­vo el po­der que te­nía an­tes. Ne­go­ció una CUT con una cri­sis in­ter­na”, di­ce.

HAN pa­sa­do más de dos me­ses des­de que la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res (CUT) cons­ti­tu­yó una me­sa tran­si­to­ria tras una fa­lli­da elec­ción, y las he­ri­das aún si­guen abier­tas. Así lo ve Arturo Mar­tí­nez, vi­ce­pre­si­den­te de la mul­ti­sin­di­cal, quien pe­se a lo­grar la pri­me­ra ma­yo­ría de vo­tos no pu­do asu­mir la pre­si­den­cia, de­bi­do al pac­to que sus­cri­bie­ron las lis­tas de Bár­ba­ra Fi­gue­roa y Nol­ber­to Díaz. El di­ri­gen­te lla­ma a tra­ba­jar en las nue­vas elec­cio­nes y tam­bién se re­fie­re al re­cien­te de­ba­te del rea­jus­te y al cam­bio de man­do en el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo.

¿En qué pro­ce­so es­tá hoy la CUT tras la úl­ti­ma fa­lli­da elec­ción?

—La CUT hoy só­lo es­tá cen­tra­da en el te­ma de la pró­xi­ma elec­ción. Te­ne­mos que ha­cer un con­gre­so en enero y esa ins­tan­cia fi­ja la fe­cha de la elec­ción. Hay dos fe­chas so­bre la me­sa: nues­tro sec­tor plan­tea ma­yo de 2017 y la me­sa de tran­si­ción quie­re que sea du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre, en torno a oc­tu­bre. El con­gre­so de­fi­ni­rá la fe­cha de­fi­ni­ti­va. El de­ba­te in­terno tam­bién ha es­ta­do en có­mo re­sol­ve­mos el te­ma de los pa­dro­nes. Hay una can­ti­dad de sin­di­ca­tos que no apa­re­cen afi­lia­dos y que han es­ta­do par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en las elec­cio­nes. Tam­bién que­re­mos re­sol­ver el te­ma de las con­fe­de­ra­cio­nes que pa­ga­ron exa­ge­ra­da­men­te por afi­lia­dos. Hay en men­te ha­cer una re­for­ma es­ta­tu­ta­ria para que nun­ca más se jun­ten las lis­tas per­de­do­ras para qui­tar­le la di­rec­ción a la lis­ta que ga­na en vo­tos.

¿Qué po­dría im­pli­car eso, que la lis­ta más vo­ta­da siem­pre ten­ga la pre­si­den­cia de la Cen­tral?

—Lo que es­toy plan­tean­do es una re­for­ma es­ta­tu­ta­ria, don­de la lis­ta más vo­ta­da eli­ja la pre­si­den­cia y otros car­gos del co­mi­té eje­cu­ti­vo. Y la se­gun­da lis­ta más ele­gi­da ten­ga la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Mien­tras la ter­ce­ra lis­ta en or­den de vo­tos ocu­pe la te­so­re­ría, para de esa ma­ne­ra re­par­tir los car­gos más im­por­tan­tes de la CUT.

¿Ha ha­bi­do re­cep­ción a esa pro­pues­ta des­de el sec­tor de Bár­ba­ra Fi­gue­roa?

—Na­die se pro­nun­cia des­de ese sec­tor. Ellos es­tán prác­ti­ca­men­te mu­dos. Les he­mos plan­tea­do co­sas, se mi­ran en­tre ellos y no se pro­nun­cian. Quie­ren es­ti­rar las co­sas para que to­do que­de igual, pe­ro no­so­tros cree­mos que el con­gre­so del 27 y 28 de enero va a re­sol­ver esos te­mas.

¿Por lo an­te­rior, no se ha vis­to una bue­na con­vi­ven­cia en la CUT post elec­cio­nes?

—La con­vi­ven­cia ca­da vez es peor por­que que­da­ron muy da­ña­das las con­fian­zas y las re­la­cio­nes hu­ma­nas. La ac­tual me­sa de Fi­gue­roa en vez de ayu­dar a arre­glar el pro­ble­ma, ha he­cho uso y abu­so de la ma­yo­ría pre­ca­ria que tie­nen. Por ejem­plo, a nues­tro sec­tor nos qui­ta­ron el pa­go de los ce­lu­la­res y se qui­ta­ron viá­ti­cos, tra­tan­do de pe­gar­nos para que nues­tra lis­ta se de­bi­li­te.

¿Pue­de ayu­dar en al­go a la CUT la cons­ti­tu­ción de la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra de dipu­tados?

—Fui in­vi­ta­do a par­ti­ci­par el lu­nes (hoy) en la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Me pa­re­ce bien que los dipu­tados se in­tere­sen por lo que pa­só en la CUT. Le ha­ce bien al país que sean pú­bli­co los pro­ble­mas que ocu­rrie­ron en la elec­ción. Se di­je­ron co­sas que no eran ver­dad. Voy a ir a en­tre­gar mi pun­to de vis­ta co­mo di­ri­gen­te sin­di­cal, a plan­tear que la Di­rec­ción del Tra­ba­jo (DT) tie­ne a dis­po­si­ción de los sin­di­ca­tos un pro­gra­ma compu­tacio­nal don­de ca­da sin­di­ca­to tie­ne una cla­ve y pue­de im­pri­mir un cer­ti­fi­ca­do de vi­gen­cia y po­ner­le un nú­me­ro de afi­lia­dos que se le ocu­rra. Con eso la DT in­ci­ta al frau­de. La DT di­jo la se­ma­na pa­sa­da que no tie­ne ca­pa­ci­dad de fis­ca­li­za­ción, pe­ro tie­ne una pla­ta­for­ma que per­mi­te que los sin­di­ca­tos mien­tan. Que­re­mos ver qué pue­de ha­cer el Par­la­men­to para re­sol­ver ese pro­ble­ma. Tam­bién hay que in­da­gar si la DT aban­do­nó sus fun­cio­nes por­que los sin­di­ca­tos gran­des tie­nen la obli­ga­ción de lle­var con­ta­bi­li­dad y con eso se pue­de sa­ber de dón­de vie­nen las mi­llo­na­rias pla­tas para pa­gar las cuo­tas de la CUT, pe­ro no se ha ex­pli­ca­do de dón­de las con­fe­de­ra­cio­nes han sa­ca­do esos di­ne­ros.

¿Hay que per­fec­cio­nar las fa­cul­ta­des fis­ca­li­za­do­ras de la DT?

—Al re­co­no­cer la Di­rec­ción del Tra­ba­jo que no tie­ne fa­cul­ta­des de fis­ca-

“No quie­ro te­ner re­la­ción con el PS, voy a to­mar la de­ci­sión de no re­fi­char en el par­ti­do”

li­za­ción, ha de­ja­do ha­cer to­do lo que los di­ri­gen­tes quie­ren rea­li­zar con los cer­ti­fi­ca­dos de vi­gen­cia y nú­me­ro de afi­lia­dos. An­tes ha­bía una ley que de­cía que los sin­di­ca­tos cuan­do ele­gían a sus di­rec­ti­vas, al me­nos en su vo­ta­ción de­be­rían ha­ber par­ti­ci­pa­do el cin­cuen­ta por cien­to más uno de los afi­lia­dos. Pe­ro hoy se eli­ge una di­rec­ti­va de nue­ve per­so­nas con quin­ce miem­bros que fir­man. Eso in­cen­ti­va a que ha­ya frau­de.

¿Qué lec­cio­nes sa­ca de la re­cien­te dis­cu­sión del rea­jus­te del sec­tor pú­bli­co?

—Quie­ro de­cir que nues­tro mo­vi­mien­to au­to­no­mía sin­di­cal es­tu­vo ac­ti­vo en las pro­vin­cias, ayu­dan­do a que el pa­ro se rea­li­za­ra. No es­tu­vi­mos au­sen­tes. Es­ta fue una dis­cu­sión trau­má­ti­ca pro­duc­to de un mal di­se­ño, tan­to del Go­bierno co­mo de la di­ri­gen­cia sin­di­cal. La ne­go­cia­ción par­tió con mu­cha an­ti­ci­pa­ción. Es­ta dis­cu­sión siem­pre em­pe­za­ba en no­viem­bre y la Me­sa cre­yó que ade­lan­tán­do­la po­dían re­sol­ver bien el te­ma. Esa fue una ma­la de­ci­sión. Tam­bién los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría no acom­pa­ña­ron al Go­bierno en sus de­ci­sio­nes, lo que ge­ne­ró una gran cri­sis. La di­ri­gen­cia sin­di­cal lle­vó el pa­ro a un ex­tre­mo que sig­ni­fi­có que la ciu­da­da­nía em­pe­za­ra a cri­ti­car­lo. Cuan­do uno se mo­vi­li­za tam­bién tie­ne que ser ca­paz de sin­to­ni­zar con la ciu­da­da­nía y que ellos no es­tén con­tra no­so­tros. El pro­ble­ma de fon­do es que la di­ri­gen­cia de la CUT no tu­vo el po­der que te­nía an­tes para ne­go­ciar. Ne­go­ció una CUT con una cri­sis in­ter­na, con una di­rec­ti­va cues­tio­na­da y no tu­vo la fuer­za para que el Go­bierno avan­za­ra en su pro­pues­ta.

¿Qué le pa­re­cie­ron los in­sul­tos de Bár­ba­ra Fi­gue­roa al mi­nis­tro de Hacienda mien­tras era des­alo­ja­da de la Cá­ma­ra?

—Un di­ri­gen­te sin­di­cal tie­ne que guar­dar la com­pos­tu­ra. No se jus­ti­fi­ca ese len­gua­je de par­te de la di­ri­gen­cia. Siem­pre te­ne­mos que cui­dar eso pues hoy po­de­mos es­tar en desacuer­do, pe­ro ma­ña­na ten­dre­mos nue­vas reunio­nes con la con­tra­par­te. Hay que te­ner la ca­pa­ci­dad para se­guir ne­go­cian­do. Cuan­do uno ofen­de, la con­tra­par­te se po­ne más du­ra y las re­la­cio­nes se de­te­rio­ran. Ese vo­ca­bu­la­rio no co­rres­pon­de, pe­ro al fi­nal del ca­mino ca­da uno res­pon­de por sus di­chos.

¿Pe­se a lo su­ce­di­do, la CUT po­drá re­com­po­ner las con­fian­zas con el Go­bierno?

—Lo veo muy di­fí­cil. Hay un Go­bierno muy dé­bil, los mi­nis­tros no tie­nen ca­pa­ci­dad para dia­lo­gar. La mi­nis­tra del Tra­ba­jo (Ximena Rin­cón) de­be­ría ha­ber si­do una de las pro­ta­go­nis­tas para cons­truir puen­tes en el rea­jus­te, pe­ro es­tu­vo muy au­sen­te. Hay un Go­bierno que no tie­ne ga­nas de avan­zar en los te­mas de fon­do.

¿Qué le pa­re­ce la re­nun­cia de Ximena Rin­cón y la lle­ga­da de Ale­jan­dra Krauss al mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo?

—Es bueno que se ha­ya ido Ximena Rin­cón por­que tan­to en la Re­for­ma La­bo­ral co­mo en los re­ajus­tes fue un ce­ro a la iz­quier­da. La nue­va mi­nis­tra es más téc­ni­ca. No la co­noz­co mu­cho, pe­ro creo que tie­ne que sa­car lec­cio­nes de los erro­res que se co­me­tie­ron en los úl­ti­mos ca­si tres años en el mi­nis­te­rio.

¿Es­pe­ran re­unir­se con ella?

—Siem­pre los mi­nis­tros in­vi­tan a la CUT y a los em­pre­sa­rios para dar se­ña­les. Pre­fie­ro que esas se­ña­les no se den has­ta que uno se­pa qué es lo que quie­re ha­cer el mi­nis­te­rio. Oja­lá que nos in­vi­te para con­ver­sar te­mas de fon­do. Lo pri­me­ro que le plan­tea­ría es me­jo­rar la Re­for­ma La­bo­ral. —No ten­go nin­gu­na re­la­ción con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Par­ti­do Socialista (PS), no me he reuni­do con nin­gún di­ri­gen­te. Es­toy es­pe­ran­do que se ven­za el pla­zo del re­fi­cha­je, creo que ya no tie­ne sen­ti­do se­guir sien­do par­te de un par­ti­do que en vez de apo­yar a uno de sus di­ri­gen­tes má­xi­mos del sin­di­ca­lis­mo, fue ca­paz de apo­yar a otra per­so­na para la pre­si­den­cia de la CUT. La pre­si­den­ta del par­ti­do ava­ló una alian­za es­pu­ria en con­tra de uno de sus pro­pios mi­li­tan­tes. No quie­ro te­ner re­la­ción con el PS, voy a to­mar la de­ci­sión de no re­fi­char en el PS.

¿Esa de­ci­sión ya no tie­ne vuel­ta atrás?

—Voy a es­pe­rar el pla­zo le­gal. Quie­ro ver qué pa­sa. El te­ma lo ten­go re­suel­to, pe­ro en po­lí­ti­ca hay cier­tas co­sas que cam­bian el es­ce­na­rio.

¿Su ac­ción po­lí­ti­ca en el sin­di­ca­lis­mo va a se­guir des­de au­to­no­mía sin­di­cal?

—No­so­tros cons­ti­tui­mos un mo­vi­mien­to de de­mo­cra­cia y au­to­no­mía sin­di­cal. Es­ta­mos en to­do el país. Con ese mo­vi­mien­to ga­na­mos har­tas pro­vin­cias en la úl­ti­ma elec- ción y va­mos a se­guir en eso. A no­so­tros nos in­tere­sa ha­cer po­lí­ti­ca en el mundo sin­di­cal, des­de la au­to­no­mía, no mez­clan­do el te­ma con el de­ba­te de los par­ti­dos, que es­tán bas­tan­te des­pres­ti­gia­dos. No nos in­tere­san los par­ti­dos por­que en es­te mo­men­to ellos no dis­cu­ten los pro­ble­mas reales de la ciu­da­da­nía.

ROL DE ISA­BEL ALLEN­DE “La pre­si­den­ta del par­ti­do ava­ló una alian­za es­pu­ria en con­tra de uno de sus pro­pios mi­li­tan­tes”.

¿Con res­to de la Nue­va Ma­yo­ría tam­po­co exis­te diá­lo­go?

PLA­ZOS “Es­toy es­pe­ran­do que se ven­za el pla­zo del re­fi­cha­je, creo que ya no tie­ne sen­ti­do se­guir sien­do par­te del PS”

—Con el res­to de los par­ti­dos me­nos hay acer­ca­mien­tos. No me gus­tó la Con­cer­ta­ción y me­nos me gus­ta la Nue­va Ma­yo­ría. Es un en­jam­bre de in­tere­ses en el que nun­ca se van a po­ner de acuer­do. Son im­po­si­bles los acuer­dos en­tre la DC y el PC. Creo que nos en­ga­ña­mos con esa ilu­sión. Así que­dó de­mos­tra­do en va­rios pro­yec­tos de ley.

RE­LA­CIÓN CON EL GO­BIERNO “La CUT es­tu­vo muy cer­ca del Go­bierno, pro­mo­vió sus pro­pues­tas en dis­tin­tos ám­bi­tos. Ahí fra­ca­sa­mos”.

¿ Y ha ha­bi­do acer­ca­mien­tos con el Go­bierno?

—Por lo me­nos la lis­ta que yo en­ca­be­ce no ha te­ni­do nin­gu­na con­ver­sa­ción con mi­nis­tros o sub­se­cre­ta­rios. Tam­po­co se ha da­do la opor­tu­ni­dad para que la CUT se reúna for­mal­men­te con el Go­bierno. Las re­la­cio­nes con el Go­bierno se han ido de­te­rio­ran­do por el pa­ro del sec­tor pú­bli­co. En su mi­nu­to la CUT es­tu­vo muy cer­ca del Go­bierno, pro­mo­vió sus pro­pues­tas en dis­tin­tos ám­bi­tos. Creo que ahí fra­ca­sa­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.