Lo­ren­zo Cons­tans y elec­ción en CPC:

“Ge­ne­rar con­fian­za es un pun­to prio­ri­ta­rio para te­ner éxi­to en la re­pre­sen­ta­ción em­pre­sa­rial”

Pulso - - Front Page - LUCY ARA­VE­NA L.

Tras asu­mir en ju­nio la pre­si­den­cia de la Mu­tual de Se­gu­ri­dad, Lo­ren­zo Cons­tans, cuen­ta que su ad­mi­nis­tra­ción ha es­ta­do en­fo­ca­da en im­pul­sar la pre­ven­ción de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. El te­ma lo mo­ti­va tan­to que ha tra­ba­ja­do en ha­cer si­ner­gias con las ini­cia­ti­vas que la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC)-en­ti­dad de la cual for­man par­te- y ade­más es­pe­ra inau­gu­rar en mar­zo un cen­tro de in­for­ma­ción so­bre ac­ci­den­tes al fren­te del cen­tro cul­tu­ral Gabriela Mis­tral para in­cul­car la pre­ven­ción des­de la eta­pa de la ni­ñez.

El tam­bién ex pre­si­den­te de la CChC y de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC) da su opi­nión so­bre las nue­vas nor­ma­ti­vas para el sec­tor, co­mo un más es­tric­to pro­to­co­lo de eva­lua­ción para ca­li­fi­car el ori­gen de las en­fer­me­da­des de­nun­cia­das co­mo pro­fe­sio­na­le­se y en don­de en­tran las de­no­mi­na­das psi­co­so­cia­les. El pró­xi­mo año tam­bién co­men­za­rán a re­gir ma­yo­res exi­gen­cias en ma­te­ria de go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos so­bre la in­dus­tria.

Asi­mis­mo, Cons­tans se da tiem­po de abor­dar el ti­po de li­de­raz­go que ne­ce­si­ta el em­pre­sa­ria­do. Jus­ta­men­te, a cua­tro me­ses de que se lle­ven a ca­bo las elec­cio­nes para de­sig­nar al nue­vo lí­der de la tra­di­cio­nal ca­so­na de Mon­se­ñor So­te­ro Sanz 182 .

¿Qué ca­pa­ci­da­des de­be­ría te­ner el nue­vo pre­si­den­te de la CPC?

—Yo creo que el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción pri­me­ro tie­ne que en­fo­car­se en los desafíos que tie­ne el país y eso tie­ne que ver fun­da­men­tal­men­te con el cre­ci­mien­to. Es­ta es una de las preo­cu­pa­cio­nes que ya ac­tual­men­te tie­ne el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción, Al­ber­to Sa­las, y que lo tie­ne el país. Y cuan­do hay coin­ci­den­cias en el ob­je­ti­vo, el tra­ba­jo es mu­cho más fá­cil. El país tie­ne que en­ten­der que el bie­nes­tar se pro­du­ce con cre­ci­mien­to y en es­to no hay re­ce­tas má­gi­cas. Creo que eso es un men­sa­je muy po­ten­te. Ade­más, cuan­do las po­lí­ti­cas le afec­tan a las per­so­nas de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, eso sig­ni­fi­ca que no hu­bo éxi­to en im­ple­men­tar­las. La otra co­sa es que al pró­xi­mo pre­si­den­te de la CPC le va a to­car es­tar un año con el ac­tual Go­bierno y otro año con las nue­vas au­to­ri­da­des, en­ton­ces hay que te­ner una gran ca­pa­ci­dad de po­der em­pa­ti­zar, por­que cuan­do él em­pie­ce te­ner una re­la­ción flui­da con un go­bierno va a ve­nir el pró­xi­mo. Van a ser dos años de ir co­no­cien­do a la au­to­ri­dad. Por ello, fun­da­men­tal­men­te, cuan­do uno quie­re ma­ni­fes­tar una po­si­ción lo que tie­ne que ge­ne­rar es con­fian­za.

¿Y có­mo se lo­gra te­ner una al­ta ca­pa­ci­dad de diá­lo­go y al mis­mo tiem­po plan­tear el pen­sa­mien­to dis­tin­to que tie­ne al del Go­bierno con res­pec­to a va­rios te­mas del país?

—Te di­ría que uno tie­ne que es­tar dis­pues­to a in­ver­tir tiem­po. Cuan­do uno con­ver­sa con la au­to­ri­dad y quie­re re­sol­ver to­do en muy po­co tiem­po, en una so­la reunión, nor­mal­men­te no al­can­za ni si­quie­ra a co­no­cer­se. Creo que hoy día, que se ha­bla mu­cho de la cri­sis de con­fian­za, és­ta se ge­ne­ra en la me­di­da en que uno con­ver­sa con la au­to­ri­dad, plan­tea sus pun­tos de vis­ta y tie­ne la opor­tu­ni­dad de re­vi­sar esos pun­tos de vis­ta. No hay nin­gún pro­ble­ma que uno di­fie­ra en los pun­tos que ana­li­za. En la me­di­da en que uno va ge­ne­ran­do con­fian­za em­pie­za a en­con­trar una so­lu­ción en que am­bas par­tes apor­tan. Ge­ne­rar con­fian­za es un te­ma prio­ri­ta­rio para po­der te­ner éxi­to en la re­pre­sen­ta­ción em­pre­sa­rial.

¿Qué otros te­mas, ade­más del cre­ci­mien­to, de­be­ría abor­dar el pró­xi­mo lí­der de la CPC?

—H ay te­mas de ca­rác­ter na­cio­nal que per­so­nal­men­te pien­so que son de una preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te. Uno es el te­ma de la Arau­ca­nía. La No­ve­na Re­gión es una preo­cu­pa­ción del Es­ta­do de Chi­le y creo que en ge­ne­ral no he­mos si­do exi­to­so en afron­tar­lo. Y por lo tan­to, creo ese es un te­ma que tam­bién de­be-

“El país tie­ne que en­ten­der que el bie­nes­tar se pro­du­ce con cre­ci­mien­to”.

Nue­va nor­ma de mu­tua­les: “El que uno ten­ga una dis­cre­pan­cia y la plan­tee, creo que es un apor­te”

ría es­tar pre­sen­te en la agen­da. El otro te­ma es el de la Edu­ca­ción. Es­te se ha dis­cu­ti­do bas­tan­te. El pró­xi­mo año pro­ba­ble­men­te se va a dis­cu­tir la ley de Edu­ca­ción en pro­fun­di­dad. Tam­bién es un pro­ble­ma im­por­tan­te para el em­pre­sa­ria­do, por­que la pro­duc­ti­vi­dad se me­jo­ra con edu­ca­ción.

An­te el fuer­te con­tex­to po­lí­ti­co que de­be­rá en­fren­tar el pró­xi­mo pre­si­den­te de la CPC¿Cree que el sec­tor de­ba bus­car un per­fil más po­lí­ti­co que prag­má­ti­co em­pre­sa­rial para que los re­pre­sen­te?

—¿De que es­ta­mos ha­blan­do? De la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta o de la al­ta po­lí­ti­ca de la Na­ción. Sin uno pien­sa que la po­lí­ti­ca sig­ni­fi­ca trans­mi­tir con cla­ri­dad y en­tu­sias­mo a las au­to­ri­da­des nues­tros pun­tos de vis­ta, en­ton­ces tie­ne que te­ner esa con­di­ción. Yo lo des­vincu­lo de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta, pe­ro te­ner ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca sig­ni­fi­ca que se tie­ne que te­ner con­di­cio­nes de trans­mi­tir las in­quie­tu­des de la ins­ti­tu­ción que re­pre­sen­tas. Y para eso se re­quie­ren con­di­cio­nes po­lí­ti­cas, que no es lo mis­mo per­te­ner­cer a un par­ti­do po­lí­ti­co. —Las mu­tua­les abor­dan tres áreas prin­ci­pa­les: la pre­ven­ción, la aten­ción y el pa­go de pen­sio­nes. Mi in­ten­sión, en lí­nea con lo que es­tá ha­cien­do la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, es po­ner én­fa­sis en la pre­ven­ción. Eso sig­ni­fi­ca trans­mi­tir a las per­so­nas lo im­por­tan­te del au­to­cui­da­do. Por ejem­plo, las pre­cau­cio­nes que hay que te­ner cuan­do uno se di­ri­ge al lu­gar de tra­ba­jo y tam­bién las pre­cau­cio­nes que hay que te­ner den­tro del mis­mo lu­gar de tra­ba­jo.

¿En ese sen­ti­do, cuá­les son los prin­ci­pa­les desafios?

—El desafío es­tá en se­guir siem­pre es­for­zán­do­se . Va­mos a tra­ba­jar en con­jun­to con la CChC y esas ex­pe­rien­cias las que­re­mos trans­mi­tir a las em­pre­sas ad­he­ri­das a la Mu­tual. Por ejem­plo, la CChC lan­zó re­cien­te­men­te en Iqui­que una cam­pa­ña que se lla­ma “ce­ro ac­ci­den­te fa­tal”, la cual va di­ri­gi­da es­pe­cí­fi­ca­men­te a los em­pre­sa­rios del sec­tor cons­truc­tor para que se com­pro­me­tan con ese ob­je­ti­vo. Y no­so­tros es­pe­ra­mos ex­ten­der­la a los otros so­cios miem­bros de la Mu­tual que son de di­ver­sos sec­to­res de la eco­no­mía. Es una cam­pa­ña muy desafian­te, pe­ro muy mo­ti­van­te. Lo otros que que­re­mos es man­te­ner una re­la­ción muy cer­ca­na con la au­to­ri­dad. La red de mu­tua­les tie­ne una co­ber­tu­ra na­cio­nal y por lo tan­to, es una red al­ter­na­ti­va de aten­ción de sa- lud an­te al­gu­na emer­gen­cia que se pue­da pro­du­cir. —No­so­tros las he­mos ana­li­za­do con pro­fun­di­dad. Hay un do­cu­men­to he­cho por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), que he­mos to­ma­do co­mo pre­di­ca­men­to y le he­mos in­for­ma­do a la au­to­ri­dad que nos pa­re­ce muy in­tere­san­te.

¿En par­ti­cu­lar, la nue­va nor­ma re­la­cio­na­da a ma­yo­res exi­gen­cias en ma­te­ria de go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos?

—Nues­tro go­bierno cor­po­ra­ti­vo tie­ne una nor­ma­ti­va que de­pen­de de la CChC . Ba­jo ese mar­co, te­ne­mos una po­lí­ti­ca de que uno­pue­de es­tar en la Pre­si­den­cia tres años y ser re­ele­gi­do só­lo una vez por tres años más. Na­da más. Es­to da una cier­ta mo­vi­li­dad y fres­cu­ra a la ins­ti­tu­ción. Ade­más, te­ne­mos di­rec­to­res ti­tu­la­res y su­plen­tes y es­tá re­pre­sen­ta­do el sec­tor em­pre­sa­rial y de los tra­ba­ja­do­res, por lo que no nos ge­ne­ra ma­yo­res pro­ble­mas.

¿En­ton­ces, qué ma­te­rias les es­tá ge­ne­ran­do ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes?

—Yo di­ría que los te­mas más sen­si­bles son las en­fer­me­da­des psi­co­so­cia­les y de los ac­ci­den­tes de tra­yec­to. Am­bos in­di­ca­do­res han au­men­ta­do de for­ma im­por­tan­te. Las en­fer­me­da­des psi­co­so­cia­les son una si­tua­ción que es­ca­pa al lu­gar de tra­ba­jo. si una per­so­na tie­ne eso y ne­ce­si­ta un tra­ta­mien­to, hay que ana­li­zar­lo con una vi­sión de con­jun­to, por­que pue­de ser que la si­tua­ción no sea 100% pro­duc­to del tra­ba­jo, pe­ro es de preo­cu­pa­ción. Los ac­ci­den­tes de tra­yec­to se pro­du­cen fue­ra del lu­gar de tra­ba­jo. Y ahí hay un co­sa que hay que ana­li­zar, por­que uno no pue­de ha­cer mu­cha pre­ven­ción si una per­so­na es­tá es­pe­ran­do mi­cro, por ejem­plo. Tie­ne que ha­ber una cam­pa­ña na­cio­nal que apun­te a la in­fra­es­truc­tu­ra, al trans­por­te, a la ca­li­dad de las vías e ilu­mi­na­ción.

¿Y có­mo ve que las nue­vas nor­mas ya es­tán pró­xi­mas a apli­car­se?

—El que uno ten­ga una dis­cre­pan­cia y la plan­tee, creo que es un apor­te, por­que la ex­pe­rien­cia en el tra­to de las en­fer­me­da­des en el ca­so de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo la te­ne­mos las mu­tua­les y por eso es im­por­tan­te trans­mi­tir esa ex­pe­rien­cia. Si hay una ley de los años 60, ob­via­men­te que la nor­ma­ti­va hay que ir ade­cuán­do­la, lo im­por­tan­te es que hay que te­ner cla­ri­dad, fran­que­za y trans­pa­ren­cia de trans­mi­tir los pun­tos que a uno no le pa­re­cen. Creo que los paí­ses pro­gre­san en la me­di­da que ha­ya fran­que­za en­tre los sec­to­res que par­ti­ci­pan en el país. No­so­tros ma­ni­fes­ta­mos nues­tra opi­nión. Y es­pe­ro que es­ta nor­ma­ti­va, cuan­do se apli­que, re­co­ja par­te de las in­quie­tu­des que he­mos trans­mi­ti­do.

“Los te­mas más sen­si­bles son las en­fer­me­da­des psi­co­so­cia­les y los ac­ci­den­tes de tra­yec­to”.

“H ay te­mas de ca­rác­ter na­cio­nal que son de preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te. Uno es el te­ma de la Arau­ca­nía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.