Chi­le y sus dos la­bo­ra­to­rios na­tu­ra­les,

En es­te si­glo la cien­cia y la tec­no­lo­gía se­rán las he­rra­mien­tas para re­sol­ver los pro­ble­mas que se cier­nen so­bre el pro­yec­to hu­mano.

Pulso - - Front Page - por Ál­va­ro Fis­cher A.

li­za­ción, al li­bre co­mer­cio de bie­nes y ser­vi­cios y al li­bre mo­vi­mien­to de per­so­nas, cu­yo efec­to se­rá trans­for­mar en jue­gos su­ma­ce­ro los que po­drían ser jue­gos su­ma po­si­ti­va.

El ca­mino al desa­rro­llo y el pro­gre­so pa­sa, in­elu­di­ble­men­te, por la cien­cia y la tec­no­lo­gía, la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to. Es­ta se­ma­na, Fun­da­ción Chi­le cum­ple 40 años en su mi­sión de apo­yo -pre­ci­sa­men­te- a es­tos com­po­nen­tes, y ce­le­bra con­vo­can­do a lí­de­res en las áreas de cien­cias, edu­ca­ción, ar­te y desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, en una cru­za­da de­no­mi­na­da Chi­le­nos Sin Fron­te­ras, for­ja­do­res de una nue­va era con un se­llo de com­pro­mi­so so­cial y me­dioam­bien­tal para co-crear un país más com­pe­ti­ti­vo y cons­cien­te. Es­ta sen­da al fu­tu­ro nos con­du­ce a nue­vas so­lu­cio­nes, abre el es­pa­cio a nue­vos pro­ble­mas, en un ci­clo que se re­pi­te y com­ple­ji­za. Para dar­le con­ti­nui­dad al pro­yec­to hu­mano, de­be­re­mos res­pe­tar al pla­ne­ta y, si no bas­ta, bus­car nue­vos te­rri­to­rios en el es­pa­cio cós­mi­co. Y en es­te sen­ti­do, los dos la­bo­ra­to­rios na­tu­ra­les chi­le­nos es­tán lla­ma­dos a aten­der ese desafío.

En el nor­te se en­cuen­tran los me­jo­res cie­los del mundo para la ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca, por la nitidez y se­que­dad de sus cie­los, y la al­tu­ra que les con­fie­ren las mon­ta­ñas an­di­nas. Asi­mis­mo, las con­di­cio­nes ex­tre­mas ba­jo las que se desa­rro­lla la vi­da que ha­bi­ta el de­sier­to de Ata­ca­ma, el más se­co del mundo, ofre­ce apren­di­za­jes para com­pren­der las adap­ta­cio­nes que le per­mi­tie­ron so­bre­vi­vir y apli­car­las para nues­tro be­ne­fi­cio. Y ade­más sus ex­cep­cio­na­les con­di­cio­nes para la ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar, le abren pers­pec­ti­vas in­sos­pe­cha­das para su desa­rro­llo e im­por­tan­cia geo­po­lí­ti­ca. a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y sin que nin­gún país sea su due­ño. El ex­tre­mo aus­tral es el me­jor ac­ce­so a ese te­rri­to­rio, da­do que es­tá a me­nos de la mi­tad de la dis­tan­cia de la que lo es­tán Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, y a me­nos de un ter­cio de la que lo es­tá Su­dá­fri­ca, por lo que Pun­ta Are­nas es­tá lla­ma­da a trans­for­mar­se en su ca­pi­tal cien­tí­fi­ca. La ciu­dad cuen­ta con cen­tros de ex­ce­len­cia en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, con la par­ti­ci­pa­ción de uni­ver­si­da­des na­cio­na­les y ex­tran­je­ras -el Ce­bi­ma en Pun­ta Are­nas y el IEB en Puer­to Wi­lliams.

Adi­cio­nal­men­te, los ex­tre­mos nor­te y sur de Chi­le son cen­tros de tu­ris­mo de cla­se mun­dial y, en el te­rri­to­rio aus­tral, se han es­cri­to sor­pren­den­tes ca­pí­tu­los de la his­to­ria de la na­ve­ga­ción, de la an­tro­po­lo­gía y de la cien­cia, lo que le con­fie­re un sig­ni­fi­ca­do de va­lor in­te­gral.

So­mos el país que al­ber­ga a es­tos dos la­bo­ra­to­rios na­tu­ra­les úni­cos y ello nos ubi­ca en el co­ra­zón del si­glo XXI, tiem­po en el que se pro­fun­di­za­rá el es­fuer­zo por res­pon­der las pre­gun­tas fun­da­men­ta­les de la hu­ma­ni­dad, y se desa­rro­lla­rán las tec­no­lo­gías ne­ce­sa­rias para dar­le con­ti­nui­dad al pro­yec­to de ci­vi­li­za­ción hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.