Cons­truc­to­ra Del­ta afi­na in­gre­so de so­cio y pi­de que le con­ge­len deu­das por US$54 millones

Ad­mi­tió en­con­trar­se en una “com­ple­ja si­tua­ción eco­nó­mi­ca” que la ha lle­va­do a ex­plo­rar di­ver­sas alternativas de re­es­truc­tu­ra­ción de sus ac­ti­vos y deu­das.

Pulso - - Semana Aniversario: 2011-2016 - LEO­NAR­DO CÁR­DE­NAS

— “Nues­tra re­pre­sen­ta­da es una em­pre­sa cons­truc­to­ra con gran ac­ti­vi­dad den­tro del mer­ca­do, lo cual nos ha lle­va­do a par­ti­ci­par de pro­yec­tos de gran re­le­van­cia so­cial”. Así co­mien­za el es­cri­to con que Del­ta In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción S.A. in­gre­só el mar­tes pa­sa­do al 21° Juz­ga­do Ci­vil de San­tia­go, so­li­ci­tan­do la aper­tu­ra de un pro­ce­di­mien­to con­cur­sal de re­or­ga­ni­za­ción ju­di­cial.

Se tra­ta de una de las mo­da­li­da­des que otor­gó la Ley de In­sol­ven­cia y Reem­pren­di­mien­to a fin de evitar que la com­pa­ñía cai­ga en una si­tua­ción de li­qui­da­ción for­zo­sa. En tér­mi­nos sim­ples la cons­truc­to­ra - con­tro­la­da desde 2009 por ca­pi­ta­les ve­ne­zo­la­nos– bus­ca con­ge­lar los tí­tu­los eje­cu­ti­vos, como bo­le­tas y pó­li­zas de se­gu­ros pa­ra evitar su quie­bra. De he- cho, el es­cri­to se­ña­la que Del­ta In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción po­see pa­si­vos por $20.271 millones por bo­le­tas de ga­ran­tía, y de $16.387 millones por pó­li­zas de ga­ran­tía. En to­tal son US$54 millones. En­tre los prin­ci­pa­les acree­do­res es­tán: Ban­co BBVA, BCI, Ban­co Con­sor­cio, Sco­tia­bank Chi­le, Ban­co Se­cu­rity y Ces­ce Chi­le Ase­gu­ra­do­ra.

Al­tas fuen­tes li­ga­das a la com­pa­ñía confirman que la re­es­truc­tu­ra­ción de pa­si­vos va en lí­nea con el pro­ce­so de bús­que­da de so­cio, que se en­cuen­tra en eta­pa avan­za­da y que se ma­ne­ja ba­jo ab­so­lu­ta re­ser­va. Por lo mis­mo la apues­ta de la fir­ma es ce­rrar es­ta vía a fin de evitar un flan­co ju­di­cial que en­tram­pe las ne­go­cia­cio­nes de su­mar un so­cio. Otros co­no­ce­do­res des­ta­can que el pro­ce­so se­rá exi­to­so, pues exis­te un avan­ce en las con­ver­sa­cio­nes con un gi­gan­te cons­truc­tor de Su­da­mé­ri­ca.

“Por di­ver­sas ra­zo­nes, nos en­con­tra­mos fren­te a una com­ple­ja si­tua­ción eco­nó­mi­ca que nos ha lle­va­do a ex­plo­rar di­ver­sas alternativas de re­es­truc­tu­ra­ción de nues­tros ac­ti­vos y pa­si­vos, pa­ra po­der dar cum­pli­mien­to ín­te­gro a to­das nues­tras obli­ga­cio­nes”, acla­ra el es­cri­to pre­sen­ta­do por los re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de la cons­truc­to­ra, Nel­son Con­ta­dor y Luis Fe­li­pe Cas­ta­ñe­da.

“He­mos des­ple­ga­do nues­tros me­jo­res es­fuer­zos pa­ra op­ti­mi­zar nues­tros es­tán­da­res de pro­duc­ti­vi­dad y cum­plir con to­das las obli­ga­cio­nes con­traí­das con nues­tros acree­do­res, pe­ro re­que­ri­mos ne­ce­sa­ria­men­te de un pro­ce­di­mien­to con­cur­sal de re­or­ga­ni­za­ción ju­di­cial que otor­gue cer­te­za ju­rí­di­ca a nues­tros acree­do­res y ga­ran­ti­ce la sus­crip­ción de un acuer­do pa­ra po­der re­em­pren­der con nues­tro ne­go­cio”, com­ple­men­ta el es­cri­to.

Si el tri­bu­nal ac­ce­de a la pe­ti­ción de la cons­truc­to­ra, los tí­tu­los eje­cu­ti­vos se con­ge­la­rían por 30 días, pro­rro­ga­bles por 90 días más. Es de­cir -se lee en el do­cu­men­to- “no po­drá de­cla­rar­se ni ini­ciar­se en su con­tra jui­cios eje­cu­ti­vos, eje­cu­cio­nes de cual­quier cla­se o res­ti­tu­cio­nes en jui­cios de arren­da­mien­to”

Más aún “se sus­pen­de­rá la tra­mi­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos se­ña­la­dos o los pla­zos de pres­crip­ción ex­tin­ti­va. (…) To­dos los con­tra­tos sus­cri­tos por el deu­dor man­ten­drán su vi­gen­cia y con­di­cio­nes de pa­go”, con­sig­na el li­be­lo al que tu­vo ac­ce­so es­te me­dio.

PRO­YEC­TOS. A tra­vés de su pá­gi­na web, la com­pa­ñía se de­fi­ne como es­pe­cia­lis­ta en cons­truc­ción de obras de edi­fi­ca­ción y pro­yec­tos de ma­yor en­ver­ga­du­ra, ta­les como: ho­te­les, edi­fi­cios de ofi­ci­nas, su­per­mer­ca­dos, obras ci­vi­les, con­jun­tos y edi­fi­cios ha­bi­ta­cio­na­les, etc.

Fun­da­da a me­dia­dos de los 90, la fir­ma co­men­zó a di­ver­si­fi­car­se, am­plian­do su cam­po de ac­ción, crean­do fi­lia­les y for­man­do con­sor­cios pa­ra se­guir su sen­da de ex­pan­sión.

En el año 2007, los ac­cio­nis­ta de la em­pre­sa con­tra­tis­ta mul­ti­na­cio­nal Em­pre­sas Y&V, con se­de en Ve­ne­zue­la, ad­qui­rie­ron par­te del ca­pi­tal ac­cio­na­rio de la em­pre­sa. En 2009 to­ma­ron el con­trol.

Sus uni­da­des de ne­go­cios se di­vi­den en re­tail, edi­fi­ca­ción, in­dus­tria­les e in­fra­es­truc­tu­ra.

PUL­SO con­tac­tó a la com­pa­ñía, sin em­bar­go, no hu­bo res­pues­ta.

En me­dio de la to­ma de con­trol de Em­pre­sas Y&V en 2009, la com­pa­ñía pre­veía al­can­zar ven­tas por US$100 millones con el in­gre­so al sec­tor de ener­gía.

“He­mos des­ple­ga­do nues­tros me­jo­res es­fuer­zos pa­ra op­ti­mi­zar nues­tros es­tán­da­res de pro­duc­ti­vi­dad (...) pe­ro re­que­ri­mos ne­ce­sa­ria­men­te, de un pro­ce­di­mien­to con­cur­sal de re­or­ga­ni­za­ción ju­di­cial” JORGE ZERPA E YGNACARES LÓ­PEZ Di­rec­to­res de Del­ta en el es­cri­to

FO­TO: ANDRES PE­REZ

La com­pa­ñía es con­tro­la­da por el gru­po ve­ne­zo­lano Em­pre­sas Y & V.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.