5 ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas que mo­di­fi­ca­rán nues­tro tra­ba­jo

Au­tos que se ma­ne­jan so­los, im­pre­so­ras ca­pa­ces de de­jar en el ol­vi­do las lis­tas de es­pe­ra de trans­plan­tes, el uso de len­tes vir­tua­les pa­ra jue­gos y ex­pe­rien­cias in­mer­si­vas y sis­te­mas que apren­den, son al­gu­nos con­cep­tos ha­cia los que apun­ta la in­dus­tria en

Pulso - - Semana Aniversario: 2011-2016 - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

1 Ma­si­fi­ca­ción del In­ter­net de las Co­sas

Au­tos y ca­sas son só­lo al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas del In­ter­net de las co­sas (IoT, su si­gla en in­glés) que po­co a po­co em­pie­za a to­mar pro­ta­go­nis­mo a ni­vel con­su­mi­dor, y que en cin­co años ha­brá ge­ne­ra­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción de las má­qui­nas. De acuer­do a Cis­co, hoy só­lo el 1% de las má­qui­nas tie­ne al­gún ti­po de co­ne­xión a in­ter­net, lo que da cuen­ta del po­ten­cial pa­ra aque­llos que apues­ten por es­te seg­men­to. No só­lo se tra­ta de que los re­fri­ge­ra­do­res o co­ci­nas ten­gan la ca­pa­ci­dad de mos­trar re­ce­tas ca­da día o con­tar si hay al­gún producto ven­ci­do, sino de te­ner ac­ce­so a una se­rie de ser­vi­cios que hoy pa­re­cen sa­ca­dos de una pe­lí­cu­la de ciencia fic­ción. El es­tu­dio “Fu­tu­re of the In­ter­net of Things”, desa­rro­lla­do por BI In­te­lli­gen­ce, se­ña­la que al 2020 ha­brá al me­nos 24 mil millones de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos ope­ra­ti­vos. Con una in­ver­sión de US$6 bi­llo­nes (millones de millones) en el área, que ha­brá ge­ne­ra­do US$13 bi- llo­nes de ca­ra al 2025 en ROI. Unos de los que ha con­cen­tra­do la aten­ción son los vehícu­los au­tó­no­mos que tie­nen a fa­bri­can­tes como Au­di o BMW rea­li­zan­do in­ver­sio­nes pa­ra lo­grar con­quis­tar ese mer­ca­do. “Es­te ti­po de au­tos con in­te­li­gen­cia avan­za­da con­tri­bui­rá a eli­mi­nar el trá­fi­co vehi­cu­lar y ba­jar los ni­ve­les de ac­ci­den­ta­bi­li­dad. En BMW se es­tá tra­ba­jan­do en el de­sa­rro­llo de es­te ti­po de tec­no­lo­gías apli­ca­das a la con­duc­ción”, cuen­ta An­drea Vei­ga, ge­ren­te de Mar­ke­ting Cor­po­ra­ti­vo de BMW Chi­le. Sin du­da, el sur­gi­mien­to de in­ter­net pa­sa­rá a la his­to­ria como uno de los gran­des hi­tos del si­glo XX, com­pa­ra­ble qui­zás a la im­pren­ta o a la re­vo­lu­ción industrial. Sin em­bar­go, tam­bién re­pre­sen­ta una se­rie de desafíos, so­bre to­do si se con­si­de­ra que la can­ti­dad de in­for­ma­ción que se ge­ne­ra­rá y trans­mi­ti­rá por la red au­men­ta­rá de forma ex­po­nen­cial. Es­to im­pli­ca­rá un au­men­to de la ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­pi­lar, ana­li­zar y dis­tri­buir da­tos pa­ra ob­te­ner aún

más be­ne­fi­cios.

La po­si­bi­li­dad de crear un ju­gue­te o una si­lla en ca­sa ya es­tá ins­ta­la­da y cre­ce a me­di­da que avan­za la distribución de im­pre­so­ras 3D en el seg­men­to de con­su­mi­dor fi­nal. Sin em­bar­go, en cin­co años, la evo­lu­ción de es­tas má­qui­nas trae­ría con­si­go una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción mé­di­ca con la im­pre­sión de te­ji­dos e in­clu­so ór­ga­nos. En fe­bre­ro, la re­vis­ta británica Na­tu­re da­ba cuen­ta de que cien­tí­fi­cos en Es­ta­dos Uni­dos ha­bían con­se­gui­do im­plan­tar en ani­ma­les es­truc­tu­ras de te­ji­do vi­vo fa­bri­ca­das con una im­pre­so­ra 3D. Si bien hoy la ciencia apun­ta a la im­plan­ta­ción de pe­que­ños te­ji­dos, las bio­im­pre­so­ras 3D en po­co más de cin­co años po­drían fa­bri­car cual­quier te­ji­do es­ta­ble a es­ca­la hu­ma­na de cual­quier forma y ta­ma­ño. Es­te mé­to­do ya ha si­do usa­do pa­ra pró­te­sis de ca­rác­ter só­li­do. Por ejem­plo, en la uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan re­em­pla­za­ron un área de la trá­quea de una ni­ña que su­fría de tra­queo­ma­la­cia. La pró­te­sis fue ela­bo­ra­da me­dian­te una im­pre- sión ba­sa­da en un mo­de­lo vir­tual a ba­se de ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles, que per­mi­tie­ron una ade­cua­da fun­ción del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio mien­tras és­te ma­du­ra­ba. Desde sus co­mien­zos (a me­dia­dos de los ‘80), las im­pre­so­ras en tercera di­men­sión ha­bían te­ni­do un de­sa­rro­llo sos­te­ni­do, don­de la pro­duc­ción a pe­que­ña es­ca­la y los cos­tos eran fac­to­res de­ci­si­vos. “Las im­pre­so­ras 3D re­pre­sen­tan un cam­bio fun­da­men­tal en la forma de fa­bri­car ob­je­tos. A me­di­da que va­yan me­jo­ran­do afec­ta­rán en gran forma la ma­triz de pro­duc­ción mun­dial, en va­rios años más”, sos­tie­ne Mar­ce­lo Ruiz, pre­si­den­te de Ki­kai Labs, em­pre­sa ar­gen­ti­na que desa­rro­lla es­te ti­po de im­pre­so­ra. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca hoy apues­ta por lle­gar a la im­pre­sión de ór­ga­nos como pul­mo­nes, hí­ga­do o co­ra­zón que re­sul­ten ap­tos pa­ra la im­plan­ta­ción qui­rúr­gi­ca, un avan­ce que po­dría ter­mi­nar con las lis­tas de es­pe­ras de trans­plan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.