El rum­bo es el mis­mo

El men­sa­je es más que cla­ro: Ba­che­let se­gui­rá la mis­ma lí­nea apli­ca­da has­ta aho­ra y pe­se a que las apren­sio­nes de los partidos no han des­apa­re­ci­do, las crí­ti­cas se man­ten­drán en pri­va­do.

Pulso - - Opinion -

DE­BE HA­BER SI­DO el cam­bio de ga­bi­ne­te más es­pe­ra­do del úl­ti­mo tiempo, por lo tan­to, las ex­pec­ta­ti­vas res­pec­to de las mo­di­fi­ca­cio­nes que se ha­rían eran muy al­tas. Por­que si bien se ha­bía an­ti­ci­pa­do la sa­li­da de al­gu­nos mi­nis­tros por ra­zo­nes elec­to­ra­les, desde el pro­pio sec­tor ofi­cia­lis­ta se es­pe­ra­ba un cam­bio en el co­mi­té po­lí­ti­co, al que se ha cri­ti­ca­do por su fal­ta de ma­ne­jo. Pe­ro la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let op­tó por otro mo­vi­mien­to aco­ta­do -al igual que cuan­do se pro­du­je­ron las sa­li­das de Má­xi­mo Pa­che­co, Ja­vie­ra Blan­co y Víc­tor Oso­rio a me­dia­dos de oc­tu­bre-, nom­bran­do so­la­men­te a los re­em­pla­zan­tes de los tres mi­nis­tros que pre­sen­ta- ron sus re­nun­cias, como fue el ca­so de Mar­ce­lo Díaz, Natalia Rif­fo y Ximena Rin­cón.

El aco­ta­do mo­vi­mien­to en el ga­bi­ne­te tie­ne sen­ti­do si se eva­lúa en el con­tex­to de lo se­ña­la­do por la man­da­ta­ria en El Mer­cu­rio el fin de se­ma­na, en cuan­to a que el co­mi­té po­lí­ti­co “es­ta­ba fun­cio­nan­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien”, de­fen­dien­do la ex­pe­rien­cia de sus in­te­gran­tes y se­ña­lan­do que “no es­toy pa­ra par­tir con equi­pos nue­vos que ten­gan que ve­nir a apren­der”. Por tan­to, el men­sa­je es más que cla­ro: Ba­che­let se­gui­rá la mis­ma lí­nea apli­ca­da has­ta aho­ra y pe­se a que las apren­sio­nes de los partidos no han des­apa­re­ci­do, es­tos de­be­rán con­ten­tar­se con hacer las crí­ti­cas en pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.