Cla­se me­dia se de­te­rio­ra en los paí­ses desa­rro­lla­dos, pe­ro en Chi­le au­men­ta sus in­gre­sos

—El vo­to a fa­vor del Bre­xit y el triun­fo de Trump se ex­pli­can por el des­con­ten­to de es­te seg­men­to.

Pulso - - Semana Aniversario: 2011-2016 - Un re­por­ta­je de MARCELA VÉLEZ-PLICKERT

MU­CHO se ha es­cri­to y di­cho so­bre la cla­se me­dia en el úl­ti­mo tiempo. El vo­to a fa­vor del Bre­xit y el triun­fo de Do­nald Trump han si­do atri­bui­dos al enojo del “hom­bre me­dio”. Es la re­be­lión de los tra­ba­ja­do­res que vi­ven ale­ja­dos de los pri­vi­le­gios de la éli­te, y a la vez han que­da­do ol­vi­da­dos por los dis­cur­sos po­lí­ti­cos orien­ta­dos a me­jo­rar la vi­da de las mi­no­rías.

“El pro­ble­ma sub­ya­cen­te es que, en la ma­yo­ría de los paí­ses, so­bre to­do desa­rro­lla­dos, la cla­se me­dia se ha em­po­bre­ci­do mu­cho los úl­ti­mos 30 años”, de­cla­ró a PUL­SO el pre­mio No­bel de Eco­no­mía, Mi­chael Spen­ce.

Las ci­fras apun­tan a un de­te­rio­ro del po­der ad­qui­si­ti­vo y ca­li­dad de vi­da. El año pa­sa­do, el in­gre­so me­dio de los ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses fue de US$56.516, ni­vel si­mi­lar al re­gis­tra­do en 2005, y le­jos del peak de US$57.909 de 1999. Es de­cir, el ho­gar me­dio es­ta­dou­ni­den­se aún no lo­gra re­cu­pe­rar el po­der ad­qui­si­ti­vo que te­nía an­tes de la re­ce­sión cau­sa­da por el fin de la bur­bu­ja pun­to com. Aun­que ya ha vuel­to al ni­vel re­gis­tra­do an-

tes de la úl­ti­ma cri­sis fi­nan­cie­ra. No hay es­ta­dís­ti­cas que per­mi­tan com­pa­rar, de ma­ne­ra his­tó­ri­ca, la evo­lu­ción del in­gre­so de los ho­ga­res de to­dos los miem­bros de la ac­tual Unión Eu­ro­pea. Pe­ro, al­gu­nas ci­fras, per­mi­ten ob­ser­var un pa­trón si­mi­lar al de Es­ta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en el ca­so de la Eu­ro­zo­na, el in­gre­so me­dio dis­po­ni­ble de los ho­ga­res (des­pués de impuestos y con­tri­bu­cio­nes) ha cre­ci­do ape­nas 3% en los úl­ti­mos cin­co años.

Mien­tras en Su­da­mé­ri­ca y Asia la cla­se me­dia ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do desde ini­cios de si­glo, en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa ape­nas si se ha ex­pan­di­do. Un es­tu­dio de Pew Re­search, pu­bli­ca­do en 2015, atri­buía las di­fe­ren­cias a la fuer­te des­ace­le­ra­ción del rit­mo de cre­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do en el mun­do desa­rro­lla­do, es­pe­cial­men­te des­pués de la gran cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008. En el ca­so de la Unión Eu­ro­pea, la ci­fra glo­bal de ex­pan­sión de su cla­se me­dia es ma­yor a la de Es­ta­dos Uni­dos, lo que se de­be a un ca­si ex­clu­si­va­men­te al efec­to de “ni­ve­la­ción” de las eco­no­mías de Eu­ro­pa del Es­te, en su pro­ce­so de in­te­gra­ción al blo­que re­gio­nal.

Da­niel Vaug­han-Whi­tehead es edi­tor de

“El vo­to a fa­vor del Bre­xit y el triun­fo de Do­nald Trump han si­do atri­bui­dos al enojo del ‘hom­bre me­dio’. Es la re­be­lión de los tra­ba­ja­do­res”.

“(La cla­se me­dia) sue­le fa­vo­re­cer ‘pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas pe­ro mo­de­ra­das’”, a de­cir del di­rec­tor del Cen­tro pa­ra el De­sa­rro­llo de la OCDE.

“La po­la­ri­za­ción del in­gre­so de los ho­ga­res, en des­me­dro de la cla­se me­dia, pue­de te­ner gra­ves im­pac­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos”. “En­cues­tas lo­ca­les, pro­yec­tan que la lí­der de la ex­tre­ma de­re­cha (de Fran­cia) Ma­ri­ne Le Pen ga­na­rá la primera vuel­ta presidencial el próximo abril”.

“¿ Es­tá des­apa­re­cien­do la cla­se me­dia en Eu­ro­pa?”, en el que va­rios au­to­res ex­plo­ran lo que des­cu­bren como una ten­den­cia que co­men­zó la dé­ca­da pa­sa­da. La in­ves­ti­ga­ción de Vaug­han-Whi­tehead arro­jó que mien­tras en los años 80’s y 90’s, la cla­se me­dia me­dia (con in­gre­sos equi­va­len­tes en­tre 80%-120% a la me­dia na­cio­nal) ex­pe­ri­men­tó un ace­le­ra­do cre­ci­mien­to, ya en­tre 2004 y 2006 es­ta ten­den­cia re­tro­ce­día. De 26 paí­ses que in­te­gra­ban en­ton­ces la Unión Eu­ro­pea, 10 ex­pe­ri­men­ta­ron una ex­pan­sión de su cla­se me­dia cen­tral, en su ma­yo­ría nue­vos miem­bros del blo­que, eco­no­mías pe­que­ñas de Eu­ro­pa del Es­te. En tres paí­ses la cla­se me­dia se man­tu­vo es­ta­ble, y en 13, és­ta se con­tra­jo. En es­te úl­ti­mo gru­po in­clu­ye a Alemania, Di­na­mar­ca, Reino Uni­do y Gre­cia, en­tre otros. Lo más preo­cu­pan­te, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor, es que en ca­si to­dos los ca­sos es­ta con­trac­ción es­tu­vo acom­pa­ña­da de una ex­pan­sión de los ex­tre­mos, de las cla­ses con menores y con más al­tos in­gre­sos. La ten­den­cia con­ti­nuó en el pe­río­do en­tre 2008 y 2011, has­ta pa­ra el cual hay da­tos com­pa­ra­bles. “La ero­sión de la cla­se me­dia se de­be a una se­rie de fac­to­res, den­tro del mun­do del tra­ba­jo (au­men­to del em­pleo no for­mal o es­tán­dar, re­duc­ción de sa­la­rios, re­cor­tes de em­pleo en el sec­tor pú­bli­co, y lí­mi­tes a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va). Te­nien­do en cuen­ta que es­tos fac­to­res con­ti­núan sien­do una reali­dad, no hay ra­zón pa­ra creer que la ero­sión de la cla­se me­dia no ha con­ti­nua­do desde 2011”, afir­ma Vaug­ha­nWhi­tehead. La po­la­ri­za­ción del in­gre­so de los ho­ga­res, en des­me­dro de la cla­se me­dia, pue­de te­ner gra­ves im­pac­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. La OECD ha de­fi­ni­do la cla­se me­dia como un ver­da­de­ro mo­tor de con­su­mo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra sus paí­ses. A ni­vel glo­bal, pro­yec­ta que la cla­se me­dia abar­que a 5.000 millones de per­so­nas a 2030, con un po­ten­cial de con­su­mo de US$51 bi­llo­nes (millones de millones). Un es­tu­dio pa­ra el Cen­tro Ame­ri­cano pa­ra el Pro­gre­so iden­ti­fi­có que la cla­se me­dia es vi­tal pa­ra el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, en cuan­to “pro­mue­ve el de­sa­rro­llo del ca­pi­tal hu­mano, crea una fuen­te es­ta­ble pa­ra bie­nes y ser­vi­cios, in­cu­ba la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de emprendedores, y apo­ya las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas in­clu­si­vas”. En el ca­so de Eu­ro­pa, el pro­ble­ma a lar­go pla­zo in­clu­so pue­de ser ma­yor. Vaug­ha­nWhi­tehead iden­ti­fi­ca que se es­tá pro­du­cien­do una bre­cha in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, de­bi­do al al­to des­em­pleo que afec­ta a los más jó­ve­nes. Mien­tras la ta­sa de des­em­pleo de la Unión Eu­ro­pea se ubi­ca en 8,5%, en­tre los más jó­ve­nes la de­socu­pa­ción afec­ta al 20,3% de la po­bla­ción. “Ade­más, la edu­ca­ción su­pe­rior ya no pa­re­ce ser un ac­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que los gru­pos de in­gre­sos me­dios evi­ten el de- sem­pleo y la inseguridad a ni­vel de sus in­gre­sos”, agre­ga el ex­per­to.

La cla­se me­dia es un pi­lar de la de­mo­cra­cia, por­que sue­le fa­vo­re­cer “pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas pe­ro mo­de­ra­das”, a de­cir del di­rec­tor del Cen­tro pa­ra el De­sa­rro­llo de la OCDE, Ma­rio Pez­zi­ni. Al me­nos en teo­ría. Como lo han de­mos­tra­do con sus vo­tos re­cien­tes, la cla­se me­dia de los paí­ses desa­rro­lla­dos es­tá dis­pues­ta a apo­yar pro­yec­tos po­lí­ti­cos que pro­me­tan re­cu­pe­rar el es­tán­dar de vi­da que les ha si­do ca­rac­te­rís­ti­co, aun­que es­to im­pli­que apo­yar agen­das o can­di­da­tos po­lé­mi­cos.

Efec­ti­va­men­te, afir­ma Vaug­han- Whi­tehead, su in­ves­ti­ga­ción mues­tra que el he­cho de que la cla­se me­dia se es­té re­du­cien­do re­quie­re de una re­vi­sión de po­lí­ti­cas la­bo­ra­les, tri­bu­ta­rias, de edu­ca­ción, y la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial universal.

Por lo pron­to, la UE bien po­dría ser tes­ti­go de un nue­vo ca­pí­tu­lo de es­ta re­be­lión de la cla­se me­dia en el cor­to pla­zo. En­cues­tas lo­ca­les, pro­yec­tan que la lí­der de la ex­tre­ma de­re­cha Ma­ri­ne Le Pen ga­na­rá la primera vuel­ta presidencial el próximo abril. De forma más in­me­dia­ta, los úl­ti­mos son­deos aven­tu­ran un triun­fo del “no” en el re­fe­rén­dum ita­liano del próximo do­min­go. De cum­plir­se el pro­nós­ti­co, el go­bierno de Mateo Ren­zi po­dría co­lap­sar. La cam­pa­ña por el “no” ha si­do li­de­ra­da por el mo­vi­mien­to de iz­quier­da Fi­ve Star. A pe­sar de los ex­tre­mos es­pec­tros po­lí­ti­cos que re­pre­sen­tan, tan­to Le Pen como Bep­pe Gri­llo, lí­der de Fi­ve Star, coin­ci­den en al­go: sus cam­pa­ñas se ba­san en cues­tio­nar la va­li­dez y be­ne­fi­cios de la UE. En­tre sus se­gui­do­res ya no hay so­lo tra­ba­ja­do­res de ba­jos in­gre­sos. Pro­fe­sio­na­les, gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, bu­ró­cra­tas. La cla­se me­dia, enoja­da, po­dría dar un nue­vo gol­pe mor­tal a la UE, com­ple­tan­do lo he­cho con el Bre­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.