¡Eso no se ha­ce!,

Cuan­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la le­ga­li­dad tie­nen grie­tas de am­bi­güe­dad, el lí­mi­te pue­de que­dar só­lo su­bor­di­na­do a fac­to­res tan am­bi­guos como a cuán ro­ja es­tá di­pues­ta a po­ner­se la per­so­na.

Pulso - - Semana Aniversario: 2011-2016 - por Ca­rol Bown

ESO NO SE HA­CE!” es lo que le di­go a mi hi­ja de dos años cuan­do ha­ce al­go que con­si­de­ro que no co­rres­pon­de. Aho­ra, lo que es un con­cep­to in­fi­ni­ta­men­te am­plio: pue­de ir desde al­go pe­li­gro­so, como me­ter los de­dos al en­chu­fe, has­ta co­sas más tri­via­les como pe­gar­le a su her­ma­na o me­ter­se los de­dos a la na­riz. Es de­cir, ac­tos que pue­den te­ner con­se­cuen­cias gra­ves pa­ra ella, que pue­den ser im­por­tan­tes pa­ra otro o, sen­ci­lla­men­te, al­go que si bien se ve mal, pro­ba­ble­men­te no va a cam­biar­le la vi­da. A me­di­da que los ni­ños van cre­cien­do, de­be­mos en­tre­gar­les ex­pli­ca­cio­nes un po­co más con­tun­den­tes que un sim­ple “eso no se ha­ce”, pa­ra que ad­vier­tan que exis­ten dis­tin­tos gra­dos de gra­ve­dad de lo que se pue­de y no hacer y, pos­te­rior­men­te, ten­gan las he­rra­mien­tas que les per­mi­tan dis­cer­nir y de­ci­dir.

El te­ma ac­tual es que si bien era es­pe­ra­ble que el he­cho que mar­ca­se la agen­da po­lí­ti­ca la se­ma­na pa­sa­da fue­ra el lar­ga­men­te anun­cia­do cam­bio de ga­bi­ne­te, las li­mi­ta­das di­men­sio­nes del “ajus­te” die­ron ca­bi­da a que otros acon­te­ci­mien­tos -como los cues­tio­na­mien­tos a in­ver­sio­nes del gru­po Ban­card en Exal­mar y la re­nun­cia de dos con­ce­ja­las de Chi­le Va­mos an­tes de asu­mir pa­ra ser can­di­da­tas a dipu­tadas- co­bra­ran un cier­to pro­ta­go­nis­mo.

Las co­sas han cam­bia­do. La des­con­fian­za de la ciu­da­da­nía es in­men­sa y la cla­se po­lí­ti­ca (y to­dos) de­be­mos ser cui­da­do­sos y exi­gen­tes. La pre­gun­ta de ri­gor, en es­tos ca­sos, es cuál es el lí­mi­te. Cuan­do la ins­ti-

no co­rres­pon­de

tu­cio­na­li­dad y la le­ga­li­dad mues­tran grie­tas de am­bi­güe­dad, el lí­mi­te pue­de que­dar su­bor­di­na­do a fac­to­res tan ab­sur­dos como a cuán ro­jo o ro­ja es­tá dis­pues­ta a po­ner­se la per­so­na cuan­do ten­ga que dar ex­pli­ca­cio­nes. Es im­pre­sen­ta­ble que el lí­mi­te sea da­do por el um­bral del pu­dor. Ejem­plos hay mu­chos, pe­ro ojo con ser más pa­pis­tas que el Pa­pa.

Se ve mal (y di­ría que no se ha­ce) que quien tie­ne un car­go de li­de­raz­go lle­ve a to­da su fa­mi­lia a tra­ba­jar al go­bierno de la pro­pia coa­li­ción, o que el se­na­dor de una cir­cuns­crip­ción pon­ga a la her­ma­na de dipu­tada y al tío de al­cal­de. Pe­ro ello no sig­ni­fi­ca que los her­ma­nos o pri­mos de los po­lí­ti­cos -que ten­gan vo­ca­ción de ser­vi­cio- no pue­dan tra­ba­jar en el Es­ta­do ni en na­da re­la­cio­na­do.

Por otra par­te, se ve mal que quien es due­ño de una mi­ne­ra pa­se a ser mi­nis­tro de Mi­ne­ría o, igual­men­te, que quien es mi­nis­tro de Mi­ne­ría, al día si­guien­te de su re­nun­cia, se va­ya a tra­ba­jar a una mi­ne­ra. Pe­ro tam­po­co pue­de ser que só­lo pue­da ser mi­nis­tro de Mi­ne­ría quien nun­ca ha es­ta­do ni cer­ca de una mi­na. Lo ideal se­ría, na­tu­ral­men­te, al­guien que co­noz­ca el sec­tor. El pro­ble­ma es dón­de si­tuar esos lí­mi­tes.

Aun­que me car­ga que la so­lu­ción a los pro­ble­mas siempre sea re­cu­rrir a la re­gu­la­ción y al ser ca­pa­ces de en­tre­gar a la ciu­da­da­nía la ca­pa­ci­dad de eva­luar y cas­ti­gar o no a quie­nes ac­túen en forma in­co­rrec­ta, pien­so que la ex­pe­rien­cia dice que no bas­ta con un “eso no se ha­ce”. Al pa­re­cer, siempre sue­le ser ne­ce­sa­rio par­tir por te­ner las re­glas cla­ras. Es­ta­ble­cer lí­mi­tes y re­glas trans­pa­ren­tes y co­no­ci­das por la ciu­da­da­nía, por­que hoy no bas­ta con la au­to­rre­gu­la­ción. Como dice mi sue­gra, el ser hu­mano es in­fi­ni­to y, al pa­re­cer, la ca­pa­ci­dad de po­ner­se ro­jo tam­bién.

Pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos al Con­gre­so. Que no le­gis­le por in­tere­ses par­ti­cu­la­res y tam­po­co de acuer­do con la ca­suís­ti­ca. Que se es­ta­blez­can lí­mi­tes y sean re­glas que se apli­quen a to­dos los car­gos pú­bli­cos por igual. Sin cas­ti­gar por ser pa­rien­te ni de­jar sin tra­ba­jo de por vi­da a quien tra­ba­jó en cier­to sec­tor. Con cri­te­rio. Que es lo que tan­to ha­ce fal­ta por es­tos días.

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.