“La ca­le­fac­ción dis­tri­tal es una de las so­lu­cio­nes más po­ten­tes en la des­con­ta­mi­na­ción del ai­re”

¿Có­mo se ali­nea es­to con una vi­sión más sus­ten­ta­ble

Pulso - - Empresas & Mercados - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

PER­MI­TE dis­mi­nuir has­ta el 99% de ma­te­rial par­ti­cu­la­do y se con­ci­be co­mo una al­ter­na­ti­va real pa­ra tem­pe­rar de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble. Se tra­ta de la ca­le­fac­ción dis­tri­tal. En Chi­le se co­no­ce muy po­co, sin em­bar­go en paí­ses co­mo Sui­za o Ru­sia, con tem­pe­ra­tu­ras que des­cien­den fá­cil­men­te has­ta -15°, es­te ti­po de sis­te­ma es de­ter­mi­nan­te pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des.

Es­tas plan­tas ener­gé­ti­cas pro­du­cen ca­lor a tra­vés de dis­tin­tos me­ca­nis­mos pa­ra una gran can­ti­dad de edi­fi­ca­cio­nes. La ener­gía ca­ló­ri­ca ge­ne­ra­da por la plan­ta se dis­tri­bu­ye a tra­vés de agua ca­lien­te que cir­cu­la por re­des sub­te­rrá­neas, que tie­nen un ni­vel de ais­la­ción ade­cua­do pa­ra dis­mi­nuir las pér­di­das. El agua ca­lien­te lue­go lle­ga a sub­es­ta­cio­nes que es­tán en ca­da edi­fi­cio. És­ta pue­de usar­se en du­chas, la­va­ma­nos o pa­ra ca­le­fac­ción a tra­vés de ra­dia­do­res o sis­te­mas de lo­sa ra­dian­te. “El uso de es­tos sis­te­mas, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos que fun­cio­nan con bio­ma­sa, ge­ne­ran va­lor pa­ra la economía lo­cal. A mo­do de ejem­plo, por ca­da $1.000 gas­ta­dos en pe­tró­leo, $200 se que­dan en la lo­ca­li­dad. Con la ca­le­fac­ción dis­tri­tal, es­te va­lor se­ría $800”, ase­gu­ra Bruno Liesch, CEO de ca­le­fac­ción dis­tri­tal de Ber­na, que es­tu­vo de pa­so en nues­tro país pa­ra ha­blar de la ex­pe­rien­cia sui­za.

¿Qué im­pac­to tie­ne en la ciu­da­da­nía?

—La ca­le­fac­ción dis­tri­tal es una de las so­lu­cio­nes más po­ten­tes en la des­con­ta­mi­na­ción del ai­re, ya que per­mi­te dis­mi­nuir has­ta ca­si el 100% del ma­te­rial par­ti­cu­la­do grue­so (MP10) y fino (MP2,5). Otra de sus ven­ta­jas es la po­si­bi­li­dad de cam­biar el com­bus­ti­ble de ma­ne­ra cen­tra­li­za­da, ha­cien­do fren­te de me­jor for­ma a la va­ria­bi­li­dad en los pre­cios, u otro ti­po de re­gu­la­cio­nes que pu­die­ran afec­tar su uso. Tam­bién evi­ta la con­ta­mi­na­ción in­tra­do­mi­ci­lia­ria, ya que la ca­le­fac­ción den­tro de la ca­sa es a tra­vés de sis­te­mas ra­dian­tes que uti­li­zan agua.

¿Có­mo ha fun­cio­na­do en Sui­za?

—En las ciu­da­des y en sec­to­res ru- ra­les, las plan­tas de ca­le­fac­ción dis­tri­tal son los ma­yo­res pro­duc­to­res de ca­lor.

¿Qué han apren­di­do en el pro­ce­so?

—Con la im­ple­men­ta­ción, nos di­mos cuen­ta de que a par­tir del pri­mer mi­nu­to se de­be in­cor­po­rar a los be­ne­fi­cia­rios y a los ac­to­res que jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en la cons­truc­ción, ope­ra­ción y pla­ni­fi­ca­ción. Ade­más, se de­be te­ner a par­tir de las eta­pas ini­cia­les del desa­rro­llo del pro­yec­to una es­ti­ma­ción del cos­to por uni­dad de ener­gía que ten­drá el usua­rio fi­nal

¿Cuá­les son esos cos­tos?

—La ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to de­pen­de de la den­si­dad de de­man­da de ener­gía, un ba­jo pre­cio del com­bus­ti­ble y las con­di­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to. Ge­ne­ral­men­te, el ma­yor com­po­nen­te del cos­to ini­cial co­rres­pon­de a la red de distribución. En uno de los ca­sos eva­lua­dos pa­ra Chi­le, se ob­tu­vo un cos­to de apro­xi­ma­da­men­te US$2,3 mi­llo­nes pa­ra abas­te­cer a 220 vi­vien­das. En el ca­so de una ca­le­fac­ción dis­tri­tal en Sui­za, los va­lo­res son si­mi­la­res. Se es­ti­ma co­mo una pri­me- ra apro­xi­ma­ción un cos­to de US$1 mi­llón pa­ra un sis­te­ma de 1 [MW].

ES­TRA­TE­GIA ENERGÉTICA “Exis­ten com­pro­mi­sos y me­tas de re­duc­ción de hue­lla de car­bono y de uso de ener­gías re­no­va­bles, pa­ra lo cual la ca­le­fac­ción dis­tri­tal es un ele­men­to muy im­por­tan­te”.

—Es una he­rra­mien­ta pa­ra la trans­for­ma­ción energética de Sui­za. Exis­ten com­pro­mi­sos y me­tas de re­duc­ción de hue­lla de car­bono y de uso de ener­gías re­no­va­bles, pa­ra lo cual la ca­le­fac­ción dis­tri­tal es un ele­men­to muy im­por­tan­te, por­que per­mi­te in­cor­po­rar ener­gía re­no­va­ble co­mo com­bus­ti­ble (bio­ma­sa, bom­ba de ca­lor, so­lar). De he­cho, un 53% de las ca­le­fac­cio­nes dis­tri­ta­les exis­ten­tes en Sui­za uti­li­zan ca­lor re­si­dual de pro­ce­sos pa­ra ge­ne­rar el ca­lor o sis­te­mas de co­ge­ne­ra­ción. Ade­más, su uso es es­tra­té­gi­co por­que per­mi­te fle­xi­bi­li­dad del uso de com­bus­ti­ble pa­ra ha­cer fren­te a va­ria­cio­nes de pre­cio.

USO: “En paí­ses co­mo Sui­za o Ru­sia, es­te ti­po de sis­te­ma es de­ter­mi­nan­te pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des”.

¿Qué po­ten­cia­li­da­des tie­ne en nues­tro país?

IM­PAC­TO SO­CIAL: “Por ca­da $1.000 gas­ta­dos en pe­tró­leo, $200 se que­dan en la lo­ca­li­dad. Con la ca­le­fac­ción dis­tri­tal, $800”, ase­gu­ra.

—Hay va­rias ini­cia­ti­vas que per­mi­ten su­po­ner que la ca­le­fac­ción dis­tri­tal es una tec­no­lo­gía con un al­to po­ten­cial de desa­rro­llo. En­tre ellas, el Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te es­tá desa­rro­llan­do en con­jun­to con la em­pre­sa EBP Chi­le y CDT una ho­ja de ru­ta pa­ra el desa­rro­llo de la ca­le­fac­ción dis­tri­tal en Chi­le, con la que se pro­pon­drán ac­cio­nes que per­mi­tan fa­ci­li­tar el desa­rro­llo de es­te ti­po de so­lu­cio­nes. Ade­más se tie­ne el com­pro­mi­so de desa­rro­llar pi­lo­tos de ca­le­fac­ción dis­tri­tal en cin­co ciu­da­des con Pla­nes de Des­con­ta­mi­na­ción At­mos­fé­ri­ca.

Den­tro del desa­rro­llo de la Ho­ja de Ru­ta pa­ra ca­le­fac­ción dis­tri­tal, se es­ti­mó que el ma­yor po­ten­cial de ca­le­fac­ción dis­tri­tal es pa­ra desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios nue­vos, ya que dis­mi­nu­ye los cos­tos de in­ver­sión pa­ra el sis­te­ma de distribución en com­pa­ra­ción con un sis­te­ma que re­quie­ra mo­di­fi­car la in­fra­es­truc­tu­ra exis­ten­te.

¿Qué otros be­ne­fi­cios tie­ne?

— Am­bien­tal­men­te fa­ci­li­ta el uso de ener­gías re­no­va­bles co­mo bio­ma­sa, so­lar o bom­bas de ca­lor. Per­mi­te ade­más lo­grar una dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes y es neu­tro en la emi­sión de CO2 cuan­do se uti­li­za bio­ma­sa. A ni­vel so­cial, un sis­te­ma de ca­le­fac­ción dis­tri­tal apor­ta en lo- grar una dis­mi­nu­ción de la ta­sa de en­fer­me­da­des por con­ta­mi­na­ción in­tra­do­mi­ci­lia­ria y con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca. En tan­to, eco­nó­mi­ca­men­te fo­men­ta el desa­rro­llo de la economía lo­cal. Tie­ne el po­ten­cial de ge­ne­rar nue­vos mer­ca­dos, desa­rro­llo de mo­de­los de ne­go­cio pa­ra ac­to­res lo­ca­les con in­te­rés en es­tos pro­yec­tos.

¿Cuá­les son las ba­rre­ras en su im­ple­men­ta­ción?

—Prin­ci­pal­men­te, la fal­ta de in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra los in­ver­sio­nis­tas, el co­no­cer los cos­tos de im­ple­men­ta­ción, los lu­ga­res con ma­yor po­ten­cial, los mo­de­los de ne­go­cio o los mo­de­los de ad­mi­nis­tra­ción. To­da es­ta in­for­ma­ción se pue­de ge­ne­rar a tra­vés de pro­yec­tos pi­lo­tos en dis­tin­tas ciu­da­des del país. Otra de las ba­rre­ras res­pon­de a la fal­ta de ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas lo­ca­les pa­ra la cons­truc­ción, ope­ra­ción y man­ten­ción de las plan­tas y la fal­ta de li­de­raz­go en la pla­ni­fi­ca­ción y ar­ti­cu­la­ción de los dis­tin­tos ac­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.