“Lo peor que me po­dría pa­sar es que Pi­ñe­ra se cai­ga, por­que quie­ro ga­nar en can­cha”

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de NATALIA OLIVARES Pe­ro us­ted quie­re ser can­di­da­to úni­co del sec­tor, y es su ex par­ti­do.

PE­SE al tra­ba­jo de ca­ra a un pro­gra­ma de Go­bierno que lle­va ade­lan­te Chi­le Va­mos, y par­ti­dos co­mo Evó­po­li, el se­na­dor ex RN y pre­si­den­cia­ble Manuel Jo­sé Ossandón tie­ne una es­tra­te­gia dis­tin­ta: no con­cen­trar­se por aho­ra en ge­ne­rar uno, sino pro­pues­tas con­cre­tas y au­men­tar su ba­se de apo­yo mo­ti­van­do a pe­que­ños gru­pos — “em­ba­ja­do­res” les lla­ma, don­de es­pe­ra lle­gar a las 50 mil per­so­nas— pa­ra que sean és­tos quie­nes fi­de­li­zan­do a sus cer­ca­nos ha­gan cre­cer ex­po­nen­cial­men­te su res­pal­do. Ossandón ade­más quie­re de­ba­tes de ca­ra a las pri­ma­rias, y no só­lo de con­te­ni­do, sino de prin­ci­pios. Un “eje con­duc­tual”, ex­pli­ca.

¿Ve­re­mos pron­to su pro­gra­ma de Go­bierno?

—No voy a en­trar en la com­pe­ten­cia que se tra­ta de ha­cer hoy en día so­bre quién tie­ne más per­so­nas. Ten­go un equi­po gran­de ha­cien­do pro­pues­tas, es­ta­mos es­tu­dian­do y en su mi­nu­to va­mos a te­ner pro­pues­tas con­cre­tas. En es­ta eta­pa, que es una eta­pa de cam­pa­ña, lo im­por­tan­te más que ha­cer un pro­gra­ma es mos­trar plan­tea­mien­tos. Por ejem­plo, cuan­do sea Pre­si­den­te voy a to­mar en se­rio el te­ma de la mi­gra­ción pa­ra aco­ger a los migrantes, pe­ro ex­pul­sar a to­dos los de­lin­cuen­tes. Las pri­ma­rias no se ga­nan con pro­gra­mas, se ga­nan con vo­tos.

Pe­ro de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos que han da­do pa­ra jus­ti­fi­car las pri­ma­rias ha si­do ese, po­der “con­fron­tar ideas”.

—Pe­ro a mí me gus­ta­ría que más de pro­gra­mas po­da­mos con­ver­sar po­si­cio­nes im­por­tan­tes co­mo, por ejem­plo, cuál es la opi­nión que te­ne­mos fren­te a la co­rrup­ción, a los im­pues­tos, a la res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ciu­da­da­nos.

¿En­ton­ces im­pul­sa­rá de­ba­tes de ca­ra a las pri­ma­rias de ju­lio?

—Una pri­ma­ria sin de­ba­te no es pri­ma­ria, no es de­mo­cra­cia. Su­pon­go que las pri­ma­rias van a ser con de­ba­tes im­por­tan­tes, fuer­tes y sin te­mas ve­da­dos.

¿Pien­sa man­te­ner has­ta el fi­nal su op­ción co­mo in­de­pen­dien­te o es­tá abier­to a ser pro­cla­ma­do, por ejem­plo, por el Con­se­jo Ge­ne­ral de RN si se die­ran las con­di­cio­nes?

—Quie­ro ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te, pe­ro eso no li­mi­ta si un par­ti­do quie­re pro­cla­mar­me. Re­nun­cié a RN por­que sa­bía que Chi­le Va­mos no que­ría pri­ma­rias, que es­ta­ba to­do arre­gla­do pa­ra el can­di­da­to de la UDI. Pe­ro cuan­do jun­té las 35 mil fir­mas me em­pe­za­ron a in­vi­tar amo­ro­sa­men­te, por lo tan­to, voy a ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te pe­ro per­fec­ta­men­te pue­do te­ner el apo­yo de RN.

¿Cree que el Con­se­jo Ge­ne­ral de RN fi­nal­men­te se­rá fun­cio­nal a Se­bas­tián Pi­ñe­ra?

—Nun­ca he te­ni­do nin­gu­na du­da de que el Con­se­jo Ge­ne­ral no va a ser fun­cio­nal a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Si hay un par­ti­do que su­frió en el Go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue RN, por lo tan­to hay mu­cha gen­te que es­tá con­mi­go, y tam­bién con él. Lo im­por­tan­te es que la gen­te ten­ga la li­ber­tad de apo­yar a cual­quie­ra de los dos.

¿Cuán­to in­flu­yó el re­torno de Car­los La­rraín a la primera lí­nea de RN pa­ra que us­ted re­sol­vie­ra ir a pri­ma­rias?

—La vuel­ta de Car­los La­rraín no tie­ne na­da que ver en mi de­ci­sión de ir a pri­ma­rias. Siem­pre di­je que re­nun­cia­ba pa­ra que exis­tie­ran ga- ran­tías de ir a pri­ma­rias, jun­té mis fir­mas y con eso los obli­gué a ha­cer pri­ma­rias. Siem­pre pen­sé que iba a ir a pri­ma­rias, por­que creo en la uni­dad del sec­tor, pe­ro tam­bién creo que es­ta uni­dad tie­ne que ser so­bre la ba­se de un de­cá­lo­go de prin­ci­pios, eje con­duc­tual, no so­la­men­te pro­gra­ma. ¿Co­rrup­ción o no co­rrup­ción?, ¿mano du­ra o mano blan­da?

¿Cree que Chi­le Va­mos des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de po­ner esos te­mas en la pa­les­tra con el te­ma Bancard al ali­near­se al ti­ro tras el ex man­da­ta­rio?

—Lo que pa­sa es que pa­ra mí es di­fí­cil opi­nar de eso, por­que van a de­cir que soy par­te in­tere­sa­da. Lo peor que me pue­de pa­sar es que Pi­ñe­ra se cai­ga, por­que quie­ro ga­nar en la can­cha.

¿Co­mo se en­tien­de que Chi­le Va­mos se ali­nee y de­fien­da a Pi­ñe­ra cuan­do sa­lie­ron a cri­ti­car a Mi­che­lle Ba­che­let por­que in­sis­tió en que no su­po na­da so­bre los ne­go­cios de su hi­jo Se­bas­tián Dá­va­los?

—En política uno es pre­so de sus pa­la­bras. En­ton­ces cuan­do la gen­te de Chi­le Va­mos di­jo que era im­po­si­ble que Mi­che­lle Ba­che­let en el ca­so Caval no su­pie­ra lo que ha­cía su hi­jo, y aho­ra opi­nan lo con­tra­rio, lo úni­co que ha­cen es au­men­tar el des­pres­ti­gio de la política. Si era im­po­si­ble que no su­pie­ra, bueno, hay que apli­car lo mis­mo pa­ra el ex Pre­si­den­te.

¿Por qué no ocu­rre eso?

—Por­que Chi­le Va­mos fue desa­rro­lla­do, he­cho y fun­da­do pa­ra Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Otra co­sa es que no les ha­ya re­sul­ta­do.

¿Por qué no re­sul­tó?

—Por­que va a te­ner que ir a pri­ma­rias.

Car­los La­rraín di­jo que aquí no ha­bía “Ca­so Bancard”, que era un cuen­to ar­ma­do con ab­so­lu­ta ma­la fe ha­cia Pi­ñe­ra, ¿a qué atri­bu­ye que tam­bién se ha­ya ali­nea­do tras su de­fen­sa pe­se a una in­ves­ti­ga­ción en cur­so?

—Es su opi­nión no más. No opino so­bre su opi­nión, por­que su­pon­go que es lo que él cree. Pe­ro creo que en el ca­so Bancard, Pi­ñe­ra tie­ne la gran opor­tu­ni­dad de dar ex­pli­ca­cio­nes él y sus vo­ce­ros, y de trans­pa­ren­tar to­do, y acep­tar la in­ves­ti­ga­ción. Lo ló­gi­co se­ría, qui­zás, abrir to­das sus in­ver­sio­nes en las Is­las Vír­ge­nes y ahí va a ser mu­cho más fá­cil.

Pe­ro na­die le ha pe­di­do al­go así, ni si­quie­ra des­de Chi­le Va­mos...

—Pue­de ser, pe­ro a mí no me gus­ta opi­nar so­bre eso por­que me van a de­cir que es­toy in­tere­sa­do en que le pa­se eso y no es así. No ten­go na­da que ver con es­to a pe­sar que hay gen­te ma­lin­ten­cio­na­da que di­ce que pu­dié­ra­mos te­ner al­go que ver, o al­guien de mi equi­po. No te­ne­mos ni in­for­ma­ción, ni pla­ta, ni fun­cio­na­mos de esa for­ma. Por eso en es­ta pri­ma­ria se va a ver la pe­lea en­tre la an­ti­gua política y la nue­va, y la nue­va ga­na en la can­cha.

¿Qué tan­to cam­bia te­ner a La­rraín en una vi­ce­pre­si­den­cia RN al te­ner que ne­go­ciar el pró­xi­mo año lis­tas par­la­men­ta­rias y un pro­gra­ma de Go­bierno?

—Eso hay que pre­gun­tár­se­lo a gen­te de RN, soy in­de­pen­dien­te no me voy a me­ter en eso.

HA­CIA LAS PRI­MA­RIAS “Voy a ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te, pe­ro per­fec­ta­men­te pue­do te­ner el apo­yo de RN”.

—Quie­ro ser can­di­da­to úni­co y pa­ra eso ten­go que pa­sar por pri­ma­rias, no ten­go que te­ner a Car­los La­rraín. Lo que sí, sin du­da Car­los La­rraín le da es­ta­bi­li­dad y pe­so al li­de­raz­go de Cris­tián Monc­ke­berg, tie­ne mu­cha tra­yec­to­ria.

¿No es un fac­tor a su fa­vor ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia?

—Di­ría más que un fac­tor a mi fa­vor, el que es­té Car­los La­rraín en la di­rec­ti­va es un fac­tor de trans­pa­ren­cia, de que exis­tan he­rra­mien­tas de com­pe­ten­cia y no ha­yan mo­vi­das pa­ra re­ven­tar a al­guien. Que las co­sas se ha­gan bien. Me con­vie­ne, sí, pe­ro en el he­cho que es­tan­do Car­los La­rraín o Bal­do Pro­ku­ri­ca me dan las ga­ran­tías que exis­ta una com­pe­ten­cia lim­pia, al­go que es muy im­por­tan­te.

BANCARD VER­SUS CA­SO CAVAL “Si era im­po­si­ble que no su­pie­ra (Ba­che­let), bueno, hay que apli­car lo mis­mo pa­ra el ex Pre­si­den­te”.

PI­ÑE­RA E IN­VES­TI­GA­CIÓN “Lo ló­gi­co se­ría, qui­zás, abrir to­das sus in­ver­sio­nes en Is­las Vír­ge­nes y ahí va a ser mu­cho más fá­cil”.

MANUEL JO­SÉ OSSANDÓN Pre­can­di­da­to pre­si­den­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.