Au­to­ri­dad y res­pe­to

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se reserva el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. fuen­te de in­gre­sos. Da­do el mo­men­to crí­ti­co que es­tá atra­ve­san­do la eco­no­mía lo­cal, es­ta si­tua­ción nos preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra. No só­lo po­dría re­tra­sar aún más la sa­li­da de las mer­can­cías que es­tán re­za­ga­das des­de el pa­ro de la ANEF, sino que ade­más po­dría afec­tar el abas­te­ci­mien­to in­terno de pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca, co­mo la car­ne y al­gu­nas fru­tas y ver­du­ras, im­pac­tan­do al al­za los pre­cios de al­gu­nos ali­men­tos. Es­to, en su con­jun­to, afec­ta se­ria­men­te la ima­gen y competitividad del país. La so­lu­ción de es­te con­flic­to es­tá en las ma­nos del Go­bierno, por lo que so­li­ci­ta­mos que se to­men to­das las me­di­das que dis­po­ne la le­ga­li­dad vi­gen­te para lo­grar una so­lu­ción que per­mi­ta pre­ve­nir nue­vas mer­mas co­mo las del año pa­sa­do, en que se per­die- ron más de US$100 mi­llo­nes du­ran­te los nue­ve días que du­ró el pa­ro adua­ne­ro. Ro­dri­go Ji­mé­nez Pa­che­co Pre­si­den­te Aso­cia­ción Lo­gís­ti­ca de Chi­le A.G.

Aun­que hay di­fe­ren­cia en­tre los in­sul­tos pro­fe­ri­dos en la Cá­ma­ra de Dipu­tados al mi­nis­tro de Ha­cien­da por par­te de la pre­si­den­ta de la CUT y los di­chos del se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier al mi­nis­tro del In­te­rior, am­bos se to­can en cuan­to al res­pe­to que se de­be a las au­to­ri­da­des y el res­pe­to que se de­ben asi­mis­mo en­tre ellas. Bár­ba­ra Fi­gue­roa de­be res­pe­to por­que re­pre­sen­ta a to­dos los aso­cia­dos de la CUT, a los cua­les con su vo­ca­bu­la­rio soez los de­jó mal an­te el país. Por otro la­do, Ale­jan­dro Gui­llier, se­na­dor y fu­tu­ro can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, mos- tran­do su na­tu­ral iro­nía trans­for­ma­da en sar­cas­mo, ha­ce mo­fa de Ma­rio Fer­nán­dez, en oca­sio­nes vi­ce­pre­si­den­te de Chi­le, in­si­nuan­do que no es­tá ap­to, por te­ner Alz­hei­mer. La fal­ta de res­pe­to a las au­to­ri­da­des ha­ce que ca­da vez más se vean dis­mi­nui­das an­te la ciu­da­da­nía, con la con­si­guien­te des­con­fian­za que se vi­ve res­pec­to de la cla­se po­lí­ti­ca y sus di­ri­gen­tes, y para qué ha­blar del mal ejem­plo a los jó­ve­nes, que con el co­rrer del tiem­po no res­pe­ta­rán a na­die con aso­mo de au­to­ri­dad. Marcos Con­cha Va­len­cia San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.