Mu­je­res, cuo­tas y di­rec­to­rios

Pulso - - Opinion - MAR­CO MU­ÑOZ

LA PO­CA PRE­SEN­CIA de mu­je­res en di­rec­to­rios ha si­do un te­ma de de­ba­te per­ma­nen­te. Si bien ha ha­bi­do avan­ces sus­tan­cia­les, co­mo el au­men­to de 1% a 6,6% de pre­sen­cia de ellas en di­rec­to­rios del IPSA en los úl­ti­mos cin­co años, hay po­cas po­si­bi­li­da­des de que es­tas ci­fras au­men­ten de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Es­to no se de­be a la po­ca vo­lun­tad de las em­pre­sas por con­tar con di­rec­to­ras, sino a la po­ca ofer­ta de mu­je­res con la ex­pe­rien­cia re­que­ri­da que exis­te en el mer­ca­do. Las ra­zo­nes son más de fon­do, por lo que la so­lu­ción no pa­sa por me­di­das pa­lia­ti­vas co­mo es­ta­ble­cer o im­po­ner cuo­tas de gé­ne­ro. Una de ellas son los pa­ra­dig­mas o mal­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les que aten­tan con­tra el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res y que, si­len­cio­sa­men­te, van cons­tru­yen­do mo­de­los que les im­pi­den te­ner un desa­rro­llo pro­fe­sio­nal para es­tar acor­des con lo que el mer­ca­do exi­ge. Otra ex­pli­ca­ción es que se ha in­ver­ti­do po­co o na­da en el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de la mu­jer. Bas­ta ver la es­ca­sí­si­ma pre­sen­cia fe­me­ni­na en cur­sos de post­gra­do co­mo los MBA, que son una ba­se im­por­tan­te para as­pi­rar a pues­tos de al­ta di­rec­ción que lue­go con­du­cen a di­rec­to­rios. Se pue­de con­cluir que una de las ra­zo­nes prin­ci­pa­les de por­qué hay po­ca pre­sen­cia fe­me­ni­na en di­rec­to­rios no es la fal­ta de vo­lun­tad, sino la fal­ta de ofer­ta pre­pa­ra­da y de­bi­da­men­te ca­pa­ci­ta­da. Es­to sin du­da tam­bién es cau­sa im­por­tan­te de la bre­cha sa­la­rial. Para ge­ne­rar un cam­bio pro­fun­do e in­me­dia­to, el Es­ta­do, las em­pre­sas y las uni­ver­si­da­des de­ben asu­mir un rol re­le­van­te en in­cen­ti­var y apo­yar a las mu­je­res a pre­pa­rar­se para asu­mir al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. Ello, ge­ne­ran­do be­cas para que cur­sen pro­gra­mas de post­gra­do, pro­gra­mas de li­de­raz­go, pro­gra­mas para di­rec­to­res de em­pre­sa y mu­chos otros. A ello hay que su­mar un cam­bio so­cio­cul­tu­ral en que, sin in­ten­tar im­po­ner el éxi­to pro­fe­sio­nal co­mo úni­co ca­mino, se abra un es­pa­cio en las fa­mi­lias y co­le­gios para que las mu­je­res se in­tere­sen y com­pi­tan por ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les cul­tu­ral­men­te aso­cia­das al hom­bre. Es­to lle­va a cues­tio­nar si las le­yes de cuo­ta por gé­ne­ro son la so­lu­ción, cuan­do to­do in­di­ca que asig­nar re­cur­sos en­fo­ca­dos en edu­ca­ción y es­pe­cia­li­za­ción de las mu­je­res ten­drá ma­yor im­pac­to y sus­ten­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.