Desafío ener­gé­ti­co fren­te al cam­bio cli­má­ti­co

Re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono no só­lo es ta­rea de un go­bierno, sino res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do y de to­dos los ac­to­res so­cia­les.

Pulso - - Opinion -

las exi­gen­cias mul­ti­la­te­ra­les so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

En la re­cien­te Con­fe­ren­cia de Ma­rra­kech, se dis­cu­tió la for­ma en que los es­ta­dos im­ple­men­ta­rán de ma­ne­ra efec­ti­va el Acuer­do de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Y nues­tra Po­lí­ti­ca Ener­gé­ti­ca 2050 es muy coin­ci­den­te con las preo­cu­pa­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. De acuer­do con el In­ven­ta­rio Na­cio­nal de Ga­ses de Efec­to In­ver­na­de­ro de Chi­le, la uti­li­za­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les, en el sec­tor ener­gé­ti­co, es res­pon­sa­ble de ca­si el 75% de las emi­sio­nes na­cio­na­les.

Es muy sin­to­má­ti­co des­ta­car que el cam­bio cli­má­ti­co ha afec­ta­do di­rec­ta­men­te la pro­pia in­fra­es­truc­tu­ra de ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca, en par­ti­cu­lar en hi­dro­elec­tri­ci­dad. Aca­ba­mos de ter­mi­nar un es­tu­dio en la Re­gión del Maule, con­si­de­ran­do un escenario pe­si­mis­ta de con­cen­tra­ción de emi­sio­nes ge­ne­ra­das por cam­bio cli­má­ti­co. Con­clu­sión: po­dría ha­ber un im­por­tan­te im­pac­to en los cau­da­les de las cuen­cas, con va­ria­cio­nes es­ta­cio­na­les del re­cur­so hí­dri­co, así co­mo una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en el cau­dal en al­gu­nos ca­sos. La in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da ra­ti­fi­ca nues­tro in­te­rés en las ener­gías re­no­va­bles al­ter­na­ti­vas, así co­mo el con­se­cuen­te com­pro­mi­so de fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

Las ini­cia­ti­vas en fa­vor de las ener­gías re­no­va­bles y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca tam­bién las es­ta­mos im­pul­san­do en las co­mu­nas, por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que las po­lí­ti­cas para cum­plir con el ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co re­quie­ren una de­ci­di­da par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Ello no só­lo ha­ce más efec­ti­vo el cum­pli­mien­to con la re­duc­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, sino que in­cor­po­ra de­mo­crá­ti­ca­men­te a to­dos los ha­bi­tan­tes de nues­tro país a una ta­rea en la que se jue­ga el fu­tu­ro de sus hi­jos. do con las ne­ce­si­da­des de nues­tra ciu­da­da­nía y en res­pues­ta a las exi­gen­cias de los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les.

Chi­le ha si­do un pio­ne­ro en Amé­ri­ca La­ti­na con la im­ple­men­ta­ción de es­te im­pues­to. Nues­tra in­ten­ción es dar una se­ñal ro­bus­ta e inequí­vo­ca, para mo­di­fi­car la con­duc­ta de los emi­so­res de ga­ses con­ta­mi­nan­tes. Es­to se en­cuen­tra en lí­nea con el com­pro­mi­so de re­du­cir en un 30% ha­cia 2030 la in­ten­si­dad car­bó­ni­ca de nues­tro PIB com­pa­ra­da con los ni­ve­les del año 2007.

El ac­tual Go­bierno ha da­do se­ña­les con­tun­den­tes en fa­vor del desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Con ello, nos com­pro­me­te­mos con un ti­po de cre­ci­mien­to que pro­mue­ve los equi­li­brios me­dioam­bien­ta­les, y que ase­gu­ra el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos.

Al mis­mo tiem­po, en­ten­de­mos que re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono no só­lo es ta­rea de un go­bierno, sino que es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do y es­to in­clu­ye a los di­ver­sos ac­to­res de nues­tra so­cie­dad: sec­tor pri­va­do, sec­tor pú­bli­co y a la so­cie­dad ci­vil. El desafío ener­gé­ti­co fren­te al cam­bio cli­má­ti­co es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.