“Hay una res­pon­sa­bi­li­dad del gru­po Ponce de acla­rar qué ha­rá con sus vo­tos en Po­ta­sios”

—Se­gún el ex re­gu­la­dor, en el ca­so de la venta de Ca­li­che­ra, “uno se pre­gun­ta por qué una em­pre­sa es­ta­ría pa­gan­do más ca­ro por al­go que re­que­ri­rá los vo­tos de Ponce para con­tro­lar”.

Pulso - - Empresas & Mercados - Una en­tre­vis­ta de MA­XI­MI­LI­ANO VILLENA

—“Es bien im­pre­sio­nan­te có­mo en un mun­do don­de la trans­pa­ren­cia y el es­tán­dar con el cual se juz­ga el fun­cio­na­mien­to de las em­pre­sas y go­bier­nos, és­ta com­pa­ñía se las in­ge­nia para man­te­ner una es­truc­tu­ra de pro­pie­dad tan opa­ca y que di­fi­cul­ta de una ma­ne­ra tan sig­ni­fi­ca­ti­va la ac­ción, tan­to de las au­to­ri­da­des, co­mo del aná­li­sis que el mer­ca­do pue­de ha­cer. In­clu­so si lees la in­for­ma­ción pú­bli­ca de So­qui­mich, tie­ne va­gue­da­des real­men­te sor­pren­den­tes”. Ese es el co­men­ta­rio de in­tro­duc­ción del ex su­per­in­ten­den­te de Va­lo­res y Se­gu­ros, Gui­ller­mo La­rraín, quien ba­jo su man­da­to en 2007 res­pon­dió a la con­sul­tas de mi­no­ri­ta­rios de SQM res­pec­to al pac­to con­tro­la­dor en­tre Pam­pa Ca­li­che­ra y Ko­wa. Nue­ve años des­pués, el mar­tes, la SVS res­pon­dió a la con­sul­ta rea­li­za­da por HK Scott Mi­ne­rals y de­fi­nió que el con­trol en SQM se ejer­ce me­dian­te el do­mi­nio del di­rec­to­rio, al­go que en la prác­ti­ca se con­si­gue al te­ner cua­tro di­rec­to­res ele­gi­dos por la se­rie A de SQM. Ca­li­che­ra es ca­paz de ele­gir a tres, y Po­ta­sios, una vez ven­di­da la pri­me­ra, po­drá po- ner a un re­pre­sen­tan­te en la me­sa de la mi­ne­ra no me­tá­li­ca.

A jui­cio del ex re­gu­la­dor, “acá hay un con­tro­la­dor que es el Gru­po Pam­pa, que quie­re ven­der, pe­ro que al mis­mo tiem­po pue­de de­ter­mi­nar si quien com­pra va a ad­qui­rir el con­trol, por­que en So­qui­mich man­tie­ne una po­si­ción que le per­mi­te de­fi­nir­lo. Mien­tras esa am­bi­güe­dad no es­té de­fi­ni­da, es bien di­fí­cil po­der dar una opi­nión cer­te­ra de lo que co­rres­pon­de ha­cer. Acá hay una res­pon­sa­bi­li­dad de que el Gru­po Ponce acla­re qué ha­rá con sus vo­tos en Po­ta­sios, por­que si even­tual­men­te ven­de el gru­po Pam­pa, en­ton­ces Po­ta­sios en­tra a la ba­se de cálcu­lo de los vo­tos de SQM”.

¿En­ton­ces es co­rrec­to lo de­fi­ni­do por la SVS en el sen­ti­do de que el con­trol en es­te ca­so se de­fi­ne por la can­ti­dad de ac­cio­nis­tas se­rie A?

—Me pa­re­ce que tie­ne sen­ti­do de­cir que acá no sa­be­mos la na­tu­ra­le­za de la ope­ra­ción que se es­tá dis­cu­tien­do, no sa­be­mos lo que ocu­rri­rá con el con­trol, y eso es al­go que ten­drán que acla­rar com­pra­do­res y ven­de­do­res. Lo que hi­zo la Su­pe­rin­ten­den­cia de Va­lo­res fue ra­zo­na- ble, por­que de­jas abier­ta la can­cha para que los in­tere­sa­dos de­fi­nan cuá­les son sus ob­je­ti­vos y así ver qué me­ca­nis­mos se si­guen.

En­ton­ces Po­ta­sios es cla­ve al mo­men­to de de­fi­nir lo que ocu­rri­rá con quien com­pre Ca­li­che­ra aun­que quien en­tre se ad­hie­ra al pac­to de ac­cio­nis­tas exis­ten­te.

—Co­mo hay una re­la­ción en­tre Pam­pa Ca­li­che­ra y Po­ta­sios, al ven­der la pri­me­ra, la se­gun­da vuel­ve a en­trar en el cálcu­lo del quó­rum y ten­drá la ca­pa­ci­dad de afec­tar el con­trol me­dian­te la elec­ción de un di­rec­tor. Si lo ha­cen, uno se pre­gun­ta­ría por qué una em­pre­sa chi­na, o cual­quie­ra, es­ta­ría pa­gan­do más ca­ro por al­go (Ca­li­che­ra) que re­que­ri­rá los vo­tos de Ponce para con­tro­lar.

Es de­cir que mien­tras Po­ta­sios no se pro­nun­cie es di­fí­cil de­ter­mi­nar ca­mi­nos exac­tos.

—Es di­fí­cil.

¿La res­pues­ta de la SVS del mar­tes no se con­tra­di­ce con la en­tre­ga­da en 2007 a los mi­no­ri­ta­rios?

—No, por­que en me­dio hu­bo mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les, y por tan­to lo que man­da es el es­pí­ri­tu de esos cam­bios. És­tos ocu­rrie­ron des­pués de mi pa­so por la Su­pe­rin­ten­den­cia, en­ton­ces creo que hay una evo­lu­ción de la SVS, que más que ver con su pen­sa­mien­to, se re­la­cio­na con es­tos cam­bios le­ga­les y con el ca­so par­ti­cu­lar que se ha­bla acá, que es una OPA en So­qui­mich.

TRANS­PA­REN­CIA EN CON­TROL “Es una so­cie­dad que es tan os­cu­ra en su es­truc­tu­ra de con­trol que di­fi­cul­ta bas­tan­te el aná­li­sis”.

¿Por qué en­ton­ces en 2007 no se obli­gó a Ca­li­che­ra y Ko­wa a lan­zar una OPA?

PRE­CE­DEN­TE “Una re­so­lu­ción co­mo es­ta mar­ca una cier­ta pau­ta que ten­drá que ser con­si­de­ra­da en una si­tua­ción pos­te­rior”.

—No re­cuer­do al ra­zón.

¿Nun­ca se ana­li­zó?

—So­bre SQM siempre se han rea­li­za­do mu­chos aná­li­sis, pe­ro efec­ti­va­men­te es una so­cie­dad que es tan os­cu­ra en su es­truc­tu­ra de con­trol que di­fi­cul­ta bas­tan­te el aná­li­sis y pue­de que ha­yan co­sas que no se hi­cie­ron en su mi­nu­to por­que ha­bía du­das res­pec­to de la in­for­ma­ción.

¿La res­pues­ta de la SVS mar­ca al­gún pre­ce­den­te en el ca­so de otras es­truc­tu­ras si­mi­la­res en so­cie­da­des hol­ding?

RE­SO­LU­CIÓN SVS “De­jas abier­ta la can­cha para que los in­tere­sa­dos de­fi­nan cuá­les son sus ob­je­ti­vos”.

—Es­ta fue una res­pues­ta es­pe­cí­fi­ca para SQM, y ha­brá que ver ca­so a ca­so que pa­sa con otras. Pe­ro lo que es ob­vio, así co­mo ha sa­li­do a la luz el ca­so CCU, es que con una re­so­lu­ción co­mo la emi­ti­da el mar­tes mar­ca una cier­ta pau­ta que ten­drá que ser con­si­de­ra­da en una si­tua­ción pos­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.