Los con­flic­tos de la nue­va Ley de Apor­tes al Es­pa­cio Pú­bli­co

Ex­per­tos ad­vier­ten que po­dría con­ver­tir­se en una ex­pro­pia­ción en­cu­bier­ta de las ren­ta­bi­li­da­des de los pro­yec­tos y ase­gu­ran que pre­cios de las vi­vien­das de­be­rían au­men­tar en­tre 5% y 8%.

Pulso - - Front Page - Un reportaje de EFRAÍN MORAGA

LA NUE­VA Ley de Apor­tes al Es­pa­cio Pú­bli­co, que en­tra­rá en vi­gen­cia en 2019, significa un im­por­tan­te pa­so pa­ra el Go­bierno en su agen­da pa­ra re­for­mar el sistema de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, pe­ro ha ge­ne­ra­do dudas en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, don­de ase­gu­ran que po­dría afec­tar se­ria­men­te el va­lor de las vi­vien­das.

La ac­tual le­gis­la­ción es­ta­ble­ce que so­la­men­te los pro­yec­tos re­si­den­cia­les y co­mer­cia­les con más de 250 y 150 es­ta­cio­na­mien­tos res­pec­ti­va­men­te, de­ben rea­li­zar un Es­tu­dio de Im­pac­to al Sistema de Trans­por­te Ur­bano (Eis­tu) y des­ti­nar re­cur­sos pa­ra la rea­li­za­ción de me­di­das de mi­ti­ga­ción. Se­gún el Go­bierno, con es­to exis­te un va­cío que po­si­bi­li­ta que en al­gu­nos pro­yec­tos se cons­tru­yan me­nos es­ta­cio­na­mien­tos y no se re­suel­va del to­do el im­pac­to vial que ge­ne­ran.

Es­te es el pro­ble­ma que bus­ca so­lu­cio­nar la nue­va Ley de Apor­tes al Es­pa­cio Pú­bli­co, lo cual se en­fren­ta­rá por me­dio de dos ins­tru­men­tos. Por una par­te, las mi­ti­ga­cio­nes, que se­rán las obras y me­di­das de ges­tión de trán­si­to en el en­torno in­me­dia­to al pro­yec­to eje­cu­ta­do, de­fi­ni­das en la re­gla­men­ta­ción de los In­for­mes de Mi­ti­ga­ción Vial (IMIV).

El otro as­pec­to se re­fie­re al aporte al es­pa­cio pú­bli­co, cu­ya re­spon­sa­bi­li­dad re­cae­rá en aque­llas cons­truc­cio­nes que se reali­cen en te­rre­nos ur­ba­ni­za­dos. En ta­les casos los desa­rro­lla­do­res de­be­rán en­tre­gar re­cur­sos que po­drían lle­gar has­ta el 44% del ava­lúo fiscal del te­rreno, di­ne­ros que pa­sa­rán a un fon­do que fi­nan­cia­rá los pla­nes co­mu­na­les de obras, cu­yo des­tino se­rá rein­ver­tir­se en un 70% en pro­yec­tos de movilidad.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por Map­city, que con­si­de­ra el aná­li­sis de la con­cen­tra­ción y tendencia en la cons­truc­ción de nue­vos pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios, per­mi­tió de­tec­tar zo­nas po­ten­cial­men­te afec­ta­das por la nue­va Ley de Apor­tes al Es­pa­cio Pú­bli­co, re­sul­tan­do Pa­dre Hur­ta­do, San Ber­nar­do, Ce­rri­llos, Mai­pú y Hue­chu­ra­ba las co­mu­nas en las que im­pac­ta­rá en ma­yor me­di­da es­ta nor­ma­ti­va.

“Co­mo em­pre­sa nos pa­re­ce co­rrec­ta la de­ci­sión res­pec­to a que las inmobiliarias que desa­rro­llan pro­yec­tos de den­si­fi­ca­ción con­si­de­ren una co­rrec­ta in­ser­ción con el en­torno, en­tre­gan­do a la ciudad un aporte que se tra­duz­ca en ca­li­dad de vi­da y de ba­rrio, agre­gan­do va­lor a la co­mu­ni­dad y a los pro­yec­tos en cues­tión”, afir­ma Ra­fael Bur­mes­ter, ge­ren­te ge­ne­ral in­mo­bi­lia­ria INDESA.

Pe­ro también los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios tie­nen sus dudas y sos­tie­nen que la nue­va ley ter­mi­na­rá en­ca­re­cien­do los pro­yec­tos, afec­tan­do fi­nal­men­te al bol­si­llo de los ciu­da­da­nos.

“Es­ti­ma­mos que es­to va a afec­tar los va­lo­res de las vi­vien­das y ba­ja­rán las ren­ta­bi­li­da­des de los pro­yec­tos. En al­gu­na me­di­da, también afec­ta­rá los bol­si­llos de los clien­tes. El desafío prin­ci­pal es lo­grar un equi­li­brio en­tre los cos­tos que im­pli­ca pa­ra los pro­yec­tos y có­mo esos cos­tos se van a tras­pa­sar a pre­cio. Con­si­de­ra­mos que de­be­rían au­men­tar en­tre un 5%y 8%”, ase­gu­ra An­drés Ergas, ge­ren­te co­mer­cial de Ra­lei De­ve­lop­ment Group.

El sec­tor se sien­te in­quie­to fren­te a la po­si­bi­li­dad de que la nue­va nor­ma­ti­va pier­da el fo­co y se trans­for­me en un impuesto orien­ta­do a la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria.

“Nues­tra preo­cu­pa­ción ra­di­ca en que es­ta ley pier­da su fo­co y se con­vier­ta en una ex­pro­pia­ción en­cu­bier­ta de las ren­ta­bi­li­da­des de los pro­yec­tos, me­dian­te un impuesto es­pe­cí­fi­co a la in­dus­tria que ter­mi­ne por en­ca­re­cer las vi­vien­das”, sos­tie­ne Bur­mes­ter.

Pe­ro no to­dos ven con preo­cu­pa­ción el po­si­ble au­men­to de cos­tos, pues­to que es­tos even­tual­men­te se ve­rían tra­du­ci­dos en una me­jo­ra del es­pa­cio pú­bli­co de las ciu­da­des. “Quien va a pa­gar el ma­yor cos­to va a ser la per­so­na que com­pre una casa o una vi­vien­da, pe­ro por otro la­do, ese mis­mo com­pra­dor, que es­tá pa­gan­do un po­co más ca­ro por su vi­vien­da, también se va a ver be­ne­fi­cia­do por las obras que se ha­gan en el es­pa­cio pú­bli­co”, di­ce Pi­lar Gi­mé­nez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de D’Ur­bano Con­sul­to­res y ex je­fa de la Di­vi­sión de Desa­rro­llo Ur­bano del Min­vu.

Es­ta vi­sión es com­ple­men­ta­da por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), que des­ta­ca que la ley tie­ne tres prin­ci­pios muy re­le­van­tes: la pro­por­cio­na­li­dad,

“Es­ti­ma­mos que es­to va a afec­tar los va­lo­res de las vi­vien­das y ba­ja­rán las ren­ta­bi­li­da­des de los pro­yec­tos. En al­gu­na me­di­da, también afec­ta­rá los bol­si­llos de los clien­tes” AN­DRÉS ERGAS Ge­ren­te co­mer­cial de Ra­lei De­ve­lop­ment Group

“La nor­ma­ti­va exi­ge que se de­jen las co­sas igual a co­mo es­ta­ban y jus­ta­men­te en el pro­ce­so de den­si­fi­ca­ción de una ciudad es im­po­si­ble que las co­sas que­den igual” AN­DRÉS VILLASECA So­cio fun­da­dor de Ur­bano Pro­yec­tos

Los desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios sos­tie­nen que la nue­va ley ter­mi­na­rá en­ca­re­cien­do los pro­yec­tos.

La nue­va nor­ma­ti­va po­dría per­der su fo­co y con­ver­tir­se en un impuesto orien­ta­do a la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria

pre­dic­ti­bi­li­dad y la uni­ver­sa­li­dad de los apor­tes, y po­ne pa­ños fríos fren­te al au­men­to de cos­tos, pues­to que aún no se re­dac­ta el re­gla­men­to que de­fi­ni­rá los apor­tes. “Hay mu­chas co­sas que se van a ju­gar en el re­gla­men­to que es­tá en re­dac­ción, se re­gu­la­rán co­sas im­por­tan­tes, co­mo por ejem­plo; la ta­bla de apor­tes que van a te­ner que ha­cer los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios”, ma­ni­fies­ta Pa­blo Álvarez, ge­ren­te de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de la CChC.

Des­de el pun­to de vis­ta del im­pac­to vial que pue­de ge­ne­rar la nue­va nor­ma­ti­va, los ex­per­tos sos­tie­nen que es im­po­si­ble me­jo­rar el trans­por­te pú­bli­co sin des­me­jo­rar las con­di­cio­nes de movilidad de los au­to­mó­vi­les, de­bi­do a que no exis­te el es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo. “La nor­ma­ti­va exi­ge que se de­jen las co­sas igual a co­mo es­ta­ban y jus­ta­men­te en el pro­ce­so de den­si­fi­ca­ción de una ciudad es im­po­si­ble que las co­sas que­den igual”, ex­pli­ca An­drés Villaseca, so­cio fun­da­dor de Ur­bano Pro­yec­tos.

Las mi­ti­ga­cio­nes se­rán las obras y me­di­das de ges­tión de trán­si­to en el en­torno in­me­dia­to al pro­yec­to eje­cu­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.