Uti­li­da­des pa­ra huel­guis­tas

Pulso - - Intro - —por JAVIER PIN­TO— Pro­fe­sor de éti­ca em­pre­sa­rial Uni­ver­si­dad de los An­des

LA HUEL­GA del Ho­me­cen­ter per­mi­te al­gu­nas re­fle­xio­nes, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de dis­tri­bu­ción de ri­que­za y em­pleo. En prin­ci­pio po­de­mos sos­te­ner con bas­tan­te cer­ti­dum­bre que los re­sul­ta­dos de una em­pre­sa se de­ben en gran me­di­da a los em­plea­dos que la com­po­nen. Pe­ro es­to se re­fie­re no só­lo a la mano de obra me­nos ca­li­fi­ca­da, co­mo obre­ros y ope­ra­rios, sino también a je­fa­tu­ras y ge­ren­cias. To­dos apor­tan. En ese sen­ti­do, es im­por­tan­te que la re­mu­ne­ra­ción, en la me­di­da de lo po­si­ble, re­fle­je de mo­do jus­to ese aporte. Sin em­bar­go, hay que te­ner en con­si­de­ra­ción que la em­pre­sa, en vez de uti­li­da­des, pue­de te­ner pér­di­das, y es­tas no se tra­du­cen en una re­duc­ción de los suel­dos de los tra­ba­ja­do­res, de los je­fes o los ge­ren­tes. En ese ca­so, los que su­fren una pér­di­da pa­tri­mo­nial son los due­ños o ac­cio­nis­tas. Con­tra es­ta con­si­de­ra­ción, sin em­bar­go, hay un ar­gu­men­to re­cu­rren­te: cuan­do la em­pre­sa pier­de, los tra­ba­ja­do­res no ga­nan me­nos, pe­ro pue­den per­der su em­pleo, es de­cir, lo pier­den to­do.

Ca­ra a es­te pro­ble­ma las de­mo­cra­cias mo­der­nas han mi­ni­mi­za­do el ries­go de los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de una se­rie de me­ca­nis­mos que tien­den a pro­mo­ver la em­plea­bi­li­dad y con­tro­lar el im­pac­to so­cial del des­em­pleo. Cuan­do al­gu­nos dipu­tados ras­gan ves­ti­du­ras y se declaran, fue­ra de to­da le­ga­li­dad, de­fen­so­res de los huel­guis­tas, po­de­mos re­co­men­dar­les que re­fle­xio­nen un po­co más an­tes de acu­sar a la cla­se em­pre­sa­rial de abu­sa­do­ra, pues las em­pre­sas chi­le­nas tie­nen un rol ac­ti­vo en ma­te­ria de em­pleo. Aho­ra, si es­ta re­la­ción en­tre uti­li­da­des y re­mu­ne­ra­ción de tra­ba­ja­do­res de­be op­ti­mi­zar­se, pa­re­ce ser tiem­po de pro­cu­rar me­jo­rar el aporte del Es­ta­do, y no re­car­gar más a las em­pre­sas. En es­te sen­ti­do, se echa en fal­ta en el dis­cur­so po­lí­ti­co una preo­cu­pa­ción por me­jo­rar el ca­pi­tal hu­mano, la pro­duc­ti­vi­dad, la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, et­cé­te­ra. En otras pa­la­bras, an­tes de cri­ti­car lo que ha­cen las em­pre­sas, los dipu­tados de­ben preo­cu­par­se por lo que to­da­vía no ha he­cho el Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.