Más diá­lo­go, ma­yor cre­ci­mien­to y me­jor po­lí­ti­ca: las de­man­das pa­ra 2017

Ro­dri­go Ver­ga­ra se­ña­ló que el ma­yor desafío de la eco­no­mía chi­le­na “es re­cu­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to más ele­va­das que las que te­ne­mos aho­ra” . Asi­mis­mo, cri­ti­có a los eco­no­mis­tas que han se­ña­la­do que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se de­be uti­li­zar “pa­ra lo­grar un

Pulso - - Front Page - CAR­LOS ALON­SO M.

“He­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de dis­cu­tir y dia­lo­gar, que no es lo mis­mo que con­sen­suar”

“Uno de los gran­des daños que ha he­cho es­te Go­bierno es se­ña­lar que el diá­lo­go es arre­glín po­lí­ti­co ”

“Hay un di­vor­cio tre­men­do y se ex­pre­sa en el re­cha­zo a lo que no­so­tros re­pre­sen­ta­mos”

“Las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra es­te y el pró­xi­mo año también es­tán ba­jo 2%, y si eso se con­so­li­da va­mos a te­ner cin­co años de cre­ci­mien­to de en­tre 2% y 2,5%”. “El pa­no­ra­ma ex­terno se ha vuel­to más in­cier­to. En lo in­me­dia­to, he­mos vis­to un al­za de las ta­sas de lar­go pla­zo y una apre­cia­ción del dó­lar”. RO­DRI­GO VER­GA­RA Pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral “La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no de­be reac­cio­nar con fuer­za a cam­bios en los pre­cios que son por una so­la vez... en tiem­pos nor­ma­les, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no de­be ser uti­li­za­da pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo de ti­po de cam­bio”.

LA pre­sen­ta­ción de ayer pue­de ser la úl­ti­ma que Ro­dri­go Ver­ga­ra en­tre­gue co­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral. Por ello, qui­so en­viar un cla­ro men­sa­je: la eco­no­mía chi­le­na de­be ha­cer un es­fuer­zo im­por­tan­te pa­ra re­cu­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to de me­diano pla­zo ma­yo­res que las ac­tua­les, por­que el 2-2,5% no pue­de ser “el nue­vo nor­mal”, se­ña­ló Ver­ga­ra al par­ti­ci­par en el se­mi­na­rio ani­ver­sa­rio de PUL­SO.

En es­te pun­to, Ver­ga­ra pro­fun­di­zó se­ña­lan­do que “las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra es­te y el pró­xi­mo año también es­tán ba­jo 2%, y si eso se con­so­li­da va­mos a te­ner cin­co años de cre­ci­mien­to de en­tre 2% y 2,5% y por cier­to eso es al­go que de­bie­se preo­cu­par­nos”. Por es­to, pa­ra el man­da­más del en­te rec­tor, el ma­yor desafío que tie­ne la eco­no­mía chi­le­na “es re­cu­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to más ele­va­das que las que te­ne­mos aho­ra, y pa­ra ello la eco­no­mía chi­le­na de­be ha­cer un es­fuer­zo im­por­tan­te pa­ra re­cu­pe­rar ta­sas de cre­ci­mien­to ma­yo­res”.

En es­te con­tex­to, Ver­ga­ra in­di­có que ni la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ni fiscal pue­den afec­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el cre­ci­mien­to, sino que a lo que pue­de ayu­dar es a sua­vi­zar el ci­clo eco­nó­mi­co, y eso lo ha he­cho. Por to­do es­to, se de­ben bus­car ac­cio­nes en otros ám­bi­tos y en par­ti­cu­lar en te­mas de pro­duc­ti­vi­dad e in­ver­sión. Es­to por­que, se­gún Ver­ga­ra, si bien “la so­cie­dad tie­ne de­man­das jus­tas, las que de­ben ser re­suel­tas ade­cua­da­men­te, sin cre­ci­mien­to esas de­man­das no po­drán ser sa­tis­fe­chas”.

Ver­ga­ra ahon­dó también en el cam­bio de es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal tras la vic­to­ria de Do­nald Trump en

Es­ta­dos Uni­dos. “El pa­no­ra­ma ex­terno se ha vuel­to más in­cier­to. En lo in­me­dia­to, he­mos vis­to un al­za de las ta­sas de lar­go pla­zo y una apre­cia­ción del dó­lar”, co­men­tó.

El triun­fo de Trump ha te­ni­do un no­to­rio im­pac­to en los mercados. Des­de la elec­ción pre­si­den­cial en EEUU has­ta ayer las ta­sas lar­gas - BCU y BCP a diez años- subie­ron 40 y 36 pun­tos ba­se res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que el dó­lar se apre­ció 3,9%.

Ver­ga­ra in­di­có que to­da­vía es muy pron­to pa­ra cuan­ti­fi­car el al­can­ce de los efec­tos de las po­lí­ti­cas de Trump en la eco­no­mía glo­bal. Se­gún ex­pli­có, si bien sa­be­mos cuá­les son las pro­me­sas de campaña, aún no se co­no­ce el de­ta­lle de cuá­les se­rán las po­lí­ti­cas efec­ti­vas. De­pen­dien­do de eso, se po­drá di­lu­ci­dar el pa­no­ra­ma so­bre la fu­tu­ra evo­lu­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na.

El pro­gra­ma de Trump bá­si­ca­men­te con­si­de­ra un gran plan de in­fraes­truc­tu­ra y una baja muy im­por­tan­te de los im­pues­tos, lo que iría acom­pa­ña­do de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más res­tric­ti­va. Y es­to im­pli­ca un au­men­to de la ta­sa de in­te­rés de lar­go pla­zo. De to­das for­mas, fal­ta por ver si es­to ten­drá efec­to ne­ga­ti­vo so­bre el res­to de las eco­no­mías del mundo. En es­te con­tex­to, Ver­ga­ra in­di­có que “de­ter­mi­nar cuál de es­tos es­ce­na­rios se va a dar es muy com­ple­jo, prin­ci­pal­men­te por la in­cer­ti­dum­bre que aún exis­te por las de­ci­sio­nes es­pe­cí­fi­cas que aún per­sis­ten en el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano”.

Ver­ga­ra aña­dió que es­to se su­ma a otras in­cer­ti­dum­bres des­de el ex­te­rior, ya que aún es­tá pen­dien­te co­no­cer los de­ta­lles de có­mo se­rá la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. “En 2017 va­rios paí­ses de Eu­ro­pa en­fren­tan pro­ce­sos elec­to­ra­les que po­drían ge­ne­rar ma­yo­res ten­sio­nes en los mercados. To­do es­to en un con­tex­to en que los ries­gos en Chi­na si­guen pre­sen­tes. En al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na si­guen pen­dien­tes ajus­tes ma­cro­eco­nó­mi­cos”, aco­tó.

Así las co­sas, el pre­si­den­te del BC di­jo que las ci­fras de ac­ti­vi­dad y sus pers­pec­ti­vas no mues­tran ma­yo­res no­ve­da­des y si­guen in­di­can­do que en 2017 la eco­no­mía mun­dial cre­ce­rá más que es­te año. De to­dos mo­dos, es­tos da­tos aún no con­si­de­ran los efec­tos de los even­tos re­cien­tes. Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria. Du­ran­te su pre­sen­ta­ción, Ver­ga­ra de­fen­dió el rol de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria du­ran­te es­tos úl­ti­mos años, ase­gu­ran­do que el so­lo he­cho de que la in­fla­ción se ubi­que tem­po­ral­men­te fue­ra de los lí­mi­tes del ran­go de to­le­ran­cia no im­pli­ca au­to­má­ti­ca­men­te una reac­ción de po­lí­ti­ca, siem­pre y cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas se man­ten­gan an­cla­das en 3% en el ho­ri­zon­te de pro­yec­ción. “La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no de­be reac­cio­nar con fuer­za a cam­bios en los pre­cios que son por una so­la vez. Pe­ro también de­be ser fle­xi­ble. Por ejem­plo, en un es­ce­na­rio don­de se asien­tan me­no­res pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias de for­ma per­sis­ten­te, po­dría ser ne­ce­sa­rio al­go de ma­yor im­pul­so mo­ne­ta­rio”, in­di­có.

Asi­mis­mo, Ver­ga­ra in­di­có que “en tiem­pos nor­ma­les, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no de­be ser uti­li­za­da pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo de ti­po de cam­bio. Ha­cer­lo com­pro­me­te la cre­di­bi­li­dad del Ban­co Cen­tral. Además, la mag­ni­tud de los cam­bios ne­ce­sa­rios en la ta­sa de in­te­rés pa­ra lo­grar un efec­to en el ti­po de cam­bio pue­de ser ma­yor”.

En es­te pun­to, Ver­ga­ra se­ña­ló que “he vis­to con preo­cu­pa­ción que al­gu­nos ana­lis­tas di­gan que el Ban­co Cen­tral de­ba mo­ver la ta­sa de in­te­rés pa­ra te­ner efec­tos cam­bia­rios. Eso es al­go com­ple­jo, ya que la úl­ti­ma vez que lo hi­zo fue a fi­nes de los años 90, y ahí los efec­tos fue­ron bas­tan­te ne­ga­ti­vos”.

Aho­ra bien, con res­pec­to a la in­fla­ción, Ver­ga­ra in­di­có que es­ta ha ba­ja­do más rá­pi­do que lo pre­vis­to, prin­ci­pal­men­te por­que los pre­cios más sen­si­bles al ti­po de cam­bio han mos­tra­do un baja más pron­ta de lo es­pe­ra­do. De to­das for­mas, Ver­ga­ra in­di­có que “era na­tu­ral es­pe­rar que cuan­do el ti­po de cam­bio se es­ta­bi­li­za­ra íba­mos a te­ner una in­fla­ción más baja, no obs­tan­te, la dis­mi­nu­ción era más rá­pi­da de lo que no­so­tros es­pe­rá­ba­mos”. Las ci­fras de ac­ti­vi­dad y sus pers­pec­ti­vas no mues­tran ma­yo­res no­ve­da­des y si­guen in­di­can­do que en 2017 la eco­no­mía mun­dial cre­ce­rá más que es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.