Leyes in­mu­ta­bles, por Gon­za­lo Restini

Pulso - - Front Page - GON­ZA­LO RESTINI

Her­nan­do de Ma­ga­lla­nes fue el pri­me­ro en dar la vuel­ta al mundo. En ri­gor no al­can­zó a com­ple­tar­la: mu­rió en las Fi­li­pi­nas en un enfrentamiento con los na­ti­vos. El ca­so es que de­ci­dió par­tir ha­cia oc­ci­den­te, lle­gan­do a Amé­ri­ca y re­gre­san­do por Áfri­ca. Si­guió al sol de la tar­de en el ho­ri­zon­te. Pe­ro, por qué no, po­dría ha­ber si­do a la in­ver­sa. Es ra­ro, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te po­si­ble que Ma­ga­lla­nes hu­bie­se na­ve­ga­do a la in­ver­sa. Ha­bría pa­sa­do por Áfri­ca, In­dia y Asia pa­ra ter­mi­nar en Amé­ri­ca an­tes cru­zar el char­co. Mu­chas co­sas ha­brían cam­bia­do. Qui­zás no hu­bie­se muer­to. Una so­la co­sa es segura: Ha­bría te­ni­do al sol de la ma­ña­na al fren­te y el de la tar­de en su es­pal­da. Es­ta se­ma­na los ni­ños te­rri­bles del or­den mun­dial han anun­cia­do re­cor­tes im­po­si­ti­vos pa­ra es­ti­mu­lar sus eco­no­mías. Así es, los Bre­xi­ters en UK y Do­nald Trump en USA han pro­cla­ma­do pro­nun­cia­das ba­jas en las ta­sas cor­po­ra­ti­vas, a la es­pe­ra de atraer ca­pi­ta­les de em­pre­sas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les y que me­jo­re la eco­no­mía por un au­men­to de com­pe­ti­ti­vi­dad. No hay que ser un ge­nio ni un ex­plo­ra­dor. La idea es muy sen­ci­lla: ba­je los im­pues­tos y au­men­ta­rá la ac­ti­vi­dad. Los in­cen­ti­vos tri­bu­ta­rios son un mag­ne­to pa­ra las em­pre­sas glo­ba­li­za­das. En tér­mi­nos fi­nan­cie­ros, au­men­ta la ren­ta­bi­li­dad de to­dos los pro­yec­tos. San Ro­nald Rea­gan con sus Rea­ga­no­mics. Aun­que na­da es tan fá­cil. Co­mo to­das las co­sas, tie­ne sus cos­tos. El más ob­vio, un po­ten­cial dé­fi­cit fiscal y su con­si­guien­te car­ga de deu­da pa­ra fi­nan­ciar­lo ha­rá más frá­gil el ba­lan­ce de Es­ta­dos Uni­dos. To­do es­to es muy evi­den­te. Us­ted na­ve­ga a oc­ci­den­te y mi­ra­rá el sol del atar­de­cer. Si par­te pa­ra el otro la­do, lo ten­drá en su es­pal­da. Pe­ro acá en Chi­le nos di­mos el lu­jo de cues­tio­nar al­go tan sen­ci­llo. Por­que si el ra­zo­na­mien­to fun­cio­na pa­ra un la­do (ba­jo los im­pues­tos y au­men­ta la ac­ti­vi­dad), de­be ne­ce­sa­ria­men­te ge­ne­rar el efec­to con­tra­rio si re­co­rre­mos el ca­mino in­ver­so. Una elec­ción, qui­zás vá­li­da, pe­ro ese es el cos­to de su­bir los im­pues­tos: la eco­no­mía se re­sen­ti­rá. Cual­quier alumno de pri­mer se­mes­tre de eco­no­mía lo en­tien­de. Pe­ro el ministro Are­nas te­nía otras ideas, que con mu­cha pa­cho­rra cues­tio­na­ban esa ló­gi­ca. Bas­ta goo­glear­lo. El 26 de Sep­tiem­bre de 2014 en­tre­vis­ta­do en La Ter­ce­ra, un exul­tan­te ministro se­ña­la­ba que “los cam­bios im­po­si-

ti­vos son par­te de la go­ber­na­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to que Chi­le re­quie­re y ne­ce­si­ta”. Agre­ga­ba que “es­ta re­for­ma tri­bu­ta­ria ge­ne­ra la es­ta­bi­li­dad y cer­ti­dum­bre ne­ce­sa­ria en el mer­ca­do y pa­ra los agen­tes en el mer­ca­do pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes”. Y aquí es­ta­mos. Subie­ron las ta­sas (¡ooops!), el cre­ci­mien­to se des­plo­mó. Más allá de la dis­cu­sión bi­zan­ti­na de los efec­tos ex­ter­nos ver­sus in­ter­nos (a es­tas al­tu­ras su­pe­ra­da), pa­só lo que te­nía que pa­sar: tres años (ti­ran­do pa cua­tro), de cre­ci­mien­to ti­po 2%. Aho­ra vie­ne la se­gun­da pa­ti­ta, que ha­rá to­do más com­pli­ca­do. A pe­sar de la re­for­ma a la re­for­ma, exis­te una ge­ne­ra­li­za­da sen­sa­ción de que es­ta­mos en­tran­do en la di­men­sión des­co­no­ci­da. El Se­mi In­te­gra­do y la Ren­ta Atri­bui­da se aso­man co­mo dos per­fec­tos desconocidos, con si­lue­tas cu­yos bor­des ha­brá que apren­der a co­no­cer y ad­mi­nis­trar. Jun­to con ellos, es­tán las de­ce­nas de si­glas de los re­gis­tros que los acom­pa­ñan, cu­yos nom­bres aso­man com­pli­ca­dos e ines­cru­ta­bles. El re­sul­ta­do más pro­ba­ble es fá­cil de adi­vi­nar. Va­mos cru­za­dos con Do­nald Trump y Theresa May. Ellos ba­jan im­pues­tos y sim­pli­fi­can. Cre­ce­rán. No­so­tros to­do lo con­tra­rio. Es bueno te­ner cla­ro qué efec­to cau­sa­rá y que no nos nu­ble el vo­lun­ta­ris­mo. Por mu­cho en­tu­sias­mo que uno le pon­ga y re­me o so­ple las ve­las, el sol siem­pre se po­sa­rá en el oes­te.

El au­tor es pa­ne­lis­ta del pro­gra­ma In­for­ma­ción Pri­vi­le­gia­da de Ra­dio Du­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.