El pue­blo cu­bano co­mien­za a mi­rar la tran­si­ción de 2018

—Mi­guel Díaz-Ca­nel es el más pro­ba­ble su­ce­sor de Raúl Cas­tro.

Pulso - - Portada - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—A me­di­da que pa­san los días, co­mien­za a cre­cer la ex­pec­ta­ti­va acer­ca de quién to­ma­rá el con­trol una vez pa­sa­do el pe­río­do de tran­si­ción en Cu­ba. Por­que si bien Raúl Cas­tro se man­tie­ne co­mo pre­si­den­te, se es­pe­ra que en fe­bre­ro de 2018 de­je el po­der. Y el vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo de Es­ta­do, Mi­guel Díaz-Ca­nel, apa­re­ce co­mo una de las fi­gu­ras cla­ve. “La in­for­ma­ción que tras­cien­de fue­ra de Cu­ba acer­ca de Mi­guel Díaz-Ca­nel es bas­tan­te li­mi­ta­da”, di­jo el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Cu­ba­nas de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Flo­ri­da, Jor­ge Duany, y agre­gó que, se su­po que fue nom­bra­do co­mo Vi­ce­pre­si­den­te de Raúl Cas­tro, que pro­vie­ne de las fi­las del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que ha­bía as­cen­di­do pro­gre­si­va­men­te a pues­tos ca­da vez más im­por­tan­tes, “pe­ro su fi­lo­so­fía y ma­ne­ra de pen­sar acer­ca del fu­tu-

ro de Cu­ba to­da­vía no es­tá muy cla­ra” co­men­tó el ex­per­to.

In­ge­nie­ro elec­tró­ni­co de 56 años, na­ció en la lo­ca­li­dad de Pla­ce­tas (un mu­ni­ci­pio ubi­ca­do en la zo­na cen­tral de la is­la), en la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra.

“Es la fi­gu­ra más vi­si­ble y el que su­po­ne es el he­re­de­ro de Raúl Cas­tro” se­ña­ló Die­go Mo­ya-Ocam­pos, ana­lis­ta de IHS Mar­kit pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. “Es con­si­de­ra­do una per­so­na de lí­nea du­ra, rí­gi­da ab­so­lu­ta” agre­gó MoyaOcampos.

Ca­li­fi­ca­do por el New York Ti­mes co­mo “la es­tre­lla en as­cen­so del cas­tris­mo”, tam­bién es co­no­ci­do co­mo “el del­fín” del ac­tual man­da­ta­rio cu­bano. Ha as­cen­di­do bá­si­ca­men­te por ser or­to­do­xo y bas­tan­te ali­nea­do con la lí­nea cas­tris­ta y so­bre to­do con esa tendencia prag­má­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, ne­ga­do a una aper­tu­ra o re­for­ma de­mo­crá­ti­ca.

Hi­jo de una pro­fe­so­ra y un tra­ba­ja­dor de una plan­ta me­cá­ni­ca en San­ta Cla­ra, lue­go de ter­mi­nar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, al­can­zó ex­pe­rien­cia mi­li­tar en el Ejér­ci­to, cum­plien­do tres años en di­fe­ren­tes uni­da­des, don­de tam­bién fue ofi­cial de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias (FAR). EL RE­CAM­BIO. The Eco­no­mist lo des­cri­bió co­mo una per­so­na ca­lla­da en pú­bli­co, pe­ro agu­do y men­tal­men­te muy ágil. Día­zCa­nel es el pri­mer di­ri­gen­te cu­bano na­ci­do des­pués de 1950 en al­can­zar un cargo de tan al­to ran­go en ese país.

Al no ha­ber par­ti­ci­pa­do de la re­vo­lu­ción de 1959, “tam­bién es in­no­va­dor den­tro del par­ti­do” se­ña­ló Ch­ris­top­her Sa­ba­ti­ni, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

Sa­be­mos que ha so­bre­vi­vi­do a lo que no pu­die­ron sus pre­de­ce­so­res co­mo Car­los La­ge, Ro­ber­to Ro­bai­na y Fe­li­pe Pé­rez Roque que tam­bién per­fi­la­ban co­mo su­ce­so­res “pe­ro no se lle­va­ron bien con Fi­del por­que no pu­die­ron man­te­ner ba­jo per­fil” agre­gó Sa­ba­ti­ni.

Lo que ten­drá que ha­cer Díaz-Ca­nel es equi­li­brar los tres pun­tos de po­der: la nue­va ge­ne­ra­ción, de la cual no se co­no­cen sus opi­nio­nes y pers­pec­ti­vas; los his­tó­ri­cos que

“Su fi­lo­so­fía y ma­ne­ra de pen­sar acer­ca del fu­tu­ro de Cu­ba to­da­vía no es­tán muy cla­ras”. JOR­GE DUANY Di­rec­tor Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Cu­ba­nas Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Flo­ri­da “Tam­bién es in­no­va­dor den­tro del par­ti­do (...) él es vis­to co­mo un puen­te en­tre esa nue­va ge­ne­ra­ción y los his­tó­ri­cos”. CH­RIS­TOP­HER SA­BA­TI­NI Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia “Es la fi­gu­ra más vi­si­ble y el que se su­po­ne es el he­re­de­ro de Raúl Cas­tro (...) con­si­de­ra­do una per­so­na de lí­nea du­ra ab­so­lu­ta”. DIE­GO MOYAOCAMPOS IHS Mar­kit pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na

pe­se a la muer­te de Fi­del si­guen en el mun­do po­lí­ti­co; y el sec­tor po­pu­lar. “Él es vis­to co­mo un puen­te en­tre esa nue­va ge­ne­ra­ción y los his­tó­ri­cos”, agre­gó el ex­per­to de Co­lum­bia, quien agre­ga que a ni­vel po­pu­lar, Díaz-Ca­nel no tie­ne ni el ape­lli­do ni el ca­ris­ma.

El mis­mo Raúl al nom­brar a Díaz-Ca­nel a su ac­tual cargo en 2013 (an­tes desem­pe­ña­ba el de mi­nis­tro de Edu­ca­ción) di­jo que “no es un ad­ve­ne­di-

Tam­bién de­be­rá li­diar con una po­si­ble su­ce­sión di­nás­ti­ca, don­de sue­nan Ale­jan­dro Cas­tro Es­pín y Ma­rie­la Cas­trol.

zo ni un im­pro­vi­sa­do”.

Aman­te de la mú­si­ca, apa­sio­na­do por los Beatles, tam­bién asis­tió al con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes cuan­do vi­si­ta­ron La Ha­ba­na en mar­zo de es­te año, un acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral sin pre­ce­den­tes en Cu­ba.

En el Pleno Na­cio­nal del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, la Cien­cia y el De­por­te (SNTECD), rea­li­za­do los pri­me­ros días de es­te mes en la is­la, Díaz-Ca­nel ma­ni­fes­tó la ne­ce­si­dad de con­tar con un per­so­nal com­pe­ten­te, ca­paz de trans­mi­tir va­lo­res y sen­ti­mien­tos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

“El te­ma de quién ven­ga va a ser bá­si­ca­men­te si va a se­guir dan­do con­ti­nui­dad a las re­for­mas eco­nó­mi­cas, con más es­pa­cio pa­ra el sec­tor pri­va­do”, se­ña­ló Mo­ya-Ocam­pos, quien aña­dió que, de to­das ma­ne­ras, lo esen­cial se­rá co­no­cer si ava­la­rá una re­for­ma po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca.

FO­TO : AFP

Tras la muer­te de Fi­del Cas­tro cre­ció la in­cer­ti­dum­bre so­bre quién se­rá el su­ce­sor del cas­tris­mo de ca­ra a 2018.

FO­TO : AFP

Mi­guel Díaz-Ca­nel, ac­tual Pri­mer Vi­ce­pre­si­den­te de los Consejos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.