Muer­te lí­qui­da

Pulso - - Intro - —por AL­BER­TO LÓPEZ-HERMIDA— Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des @al­ber­to­pe­dro

UN PRO­BLE­MA, aun­que po­co mas­ti­ca­do, es cuan­do mue­ren hom­bres de la ta­lla de Fi­del Cas­tro en es­ta “mo­der­ni­dad lí­qui­da”, tal co­mo la lla­ma Syg­munt Bau­man. Y es que más allá del re­la­ti­vo pe­ro so­cial­men­te dog­má­ti­co “no hay muer­to ma­lo”, que de­je de exis­tir un pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria uni­ver­sal en tiem­pos en que lo que más im­por­ta es el es­ta­do de Fa­ce­book y la úl­ti­ma fo­to en Ins­ta­gram es un in­con­ve­nien­te que pue­de traer más en­tuer­tos que ali­vios. Por lo mis­mo, na­da más pe­li­gro­so que abor­dar el le­ga­do de Fi­del Cas­tro des­de la pers­pec­ti­va de quie­nes en su vi­da só­lo han vis­to que los vi­lla­nos son cu­rio­sos agen­tes de Hy­dra o cria­tu­ras que pro­vie­nen de otras di­men­sio­nes. Es­to no se tra­ta de que só­lo los “an­cia­nos” pue­dan opi­nar. No ha­ce fal­ta ha­ber vi­vi­do el úl­ti­mo gol­pe mi­li­tar en nues­tro país, ha­ber vis­to al mun­do dividido en dos por un mu­ro fí­si­co y cien­tos de mu­ros ideo­ló­gi­cos o ha­ber pre­sen­cia­do en vi­vo el des­plo­me de las To­rres Ge­me­las. Pe­ro sí es con­di­ción que ca­da su­ce­so im­por­tan­te se­pa­mos leer­lo con pers­pec­ti­va, ma­du­rez y res­pon­sa­bi­li­dad. El dic­ta­dor cu­bano pue­de le­van­tar tren­ding to­pics de afec­to en una so­cie­dad en la que pre­do­mi­na una or- fan­dad de li­de­raz­gos, pe­ro no pue­de con­fun­dir a nues­tros ado­les­cen­tes -bio­ló­gi­cos e in­te­lec­tua­les­crean­do un ícono tan atrac­ti­vo pe­ro irreal co­mo el del Che Gue­va­ra. Son las ca­ri­ca­tu­ri­za­cio­nes que per­mi­te una cul­tu­ra lí­qui­da, sin orien­ta­ción. Cas­tro ju­gó un rol cla­ve en la his­to­ria, ins­tau­ró una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta en Oc­ci­den­te que -no hay que con­fun­dir- ha per­du­ra­do, pe­ro es­tá le­jos de ser exi­to­sa. Fue des­de tem­prano un me­ga­ló­mano que creía ve­nir a dar res­pues­ta a una ne­ce­si­dad me­siá­ni­ca de su pue­blo y eso lo lle­vó a cris­ta­li­zar su po­der mien­tras el res­to del pla­ne­ta se­guía gi­ran­do. Coincidencia dig­na de tra­ge­dia grie­ga, Cas­tro mu­rió el mis­mo día del na­ta­li­cio de Au­gus­to Pi­no­chet, otra fi­gu­ra icó­ni­ca que co­mo país he­mos fa­lla­do en co­lo­car en su lu­gar; y es que con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad subimos a los di­fun­tos en un al­tar o los en­via­mos sin mi­ra­mien­tos al in­fierno, cuan­do an­tes que to­do de­be­ría­mos man­te­ner­los vi­vos en nues­tra men­te co­lec­ti­va pa­ra no re­pe­tir las cir­cuns­tan­cias ne­fas­tas que pu­die­ron ha­ber he­cho ne­ce­sa­ria y ur­gen­te su apa­ri­ción. La muer­te de cual­quier su­je­to exi­ge un aná­li­sis só­li­do, di­fí­cil -¿im­po­si­ble?- de al­can­zar en­tre tan­ta li­qui­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.