La eco­no­mía cu­ba­na sin Fi­del

Más allá de la muer­te de Fi­del Cas­tro, la cla­ve se­rá la po­lí­ti­ca que de­ci­da to­mar el Pre­si­den­te elec­to de EEUU, Do­nald Trump, quien has­ta aho­ra ha en­tre­ga­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias.

Pulso - - Opinion -

LA MUER­TE de Fi­del Cas­tro no só­lo ge­ne­ró una se­rie de reac­cio­nes -al­gu­nas bas­tan­te sor­pren­den­tes- de po­lí­ti­cos al­re­de­dor de to­do el mun­do, sino tam­bién mu­cha ex­pec­ta­ción res­pec­to de lo que pa­se des­pués. En re­su­men, la pre­gun­ta que cir­cu­la es si es­to sig­ni­fi­ca­rá una de­rro­ta del ré­gi­men y un avan­ce ha­cia me­di­das más li­be­ra­li­za­do­ras en eco­no­mía y po­lí­ti­ca o si, por el con­tra­rio, se­rá una ins­tan­cia que el cas­tris­mo apro­ve­cha­rá pa­ra to­mar nue­vos bríos.

El dic­ta­dor cu­bano es­ta­ba re­ti­ra­do ha­ce ya ocho años, des­de que de­le­gó de­fi­ni­ti­va­men­te el po­der en su her­mano me­nor. Por lo tan­to, quien to­ma­ba las de­ci­sio­nes en reali­dad ha­ce mu­cho tiem­po era Raúl. Si bien él qui­so avan­zar ha­cia las re­for­mas des­de el VI Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en 2011, las me­di­das han avan­za­do con ti­bie­za y po­ca de­ci­sión, pe­se a los es­fuer­zos que ha rea­li­za­do el Go­bierno de Ba­rack Oba­ma pa­ra nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos. Por es­to, más allá de la muer­te de Fi­del Cas­tro, la cla­ve se­rá la po­lí­ti­ca que de­ci­da to­mar el Pre­si­den­te elec­to de EEUU, Do­nald Trump, quien ha en­tre­ga­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias res­pec­to de lo que quie­re ha­cer en la re­la­ción de su país con Cu­ba. Pe­ro una co­sa es­tá cla­ra: en ca­so de que de­ci­da con­ti­nuar con la nor­ma­li­za­ción (co­sa que ya es­tá en du­da) de se­gu­ro exi­gi­rá ma­yo­res con­ce­sio­nes de la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.