Chi­le, po­ten­cia mi­ne­ra mun­dial

La mi­ne­ría se ha desa­rro­lla­do so­bre la ba­se de un mar­co de in­ver­sio­nes só­li­do y la po­ten­cia de sus ya­ci­mien­tos. Sin em­bar­go, el fu­tu­ro es más com­ple­jo y aho­ra nos de­be­mos re­plan­tear su rol.

Pulso - - Opinion -

LA MI­NE­RÍA chi­le­na ha da­do que ha­blar es­te año. Ya sea por el tér­mino del sú­per ci­clo de pre­cios, la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, el ca­si nu­lo cre­ci­mien­to del sec­tor, la fal­ta de re­cur­sos de Co­del­co o la con­si­de­ra­ble caí­da del PIB mi­ne­ro, jun­to con los im­por­tan­tes impactos en las ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas. Si bien las ci­fras, aná­li­sis y diag­nós­ti­cos son re­cu­rren­tes, qui­sie­ra ser igual de ma­ja­de­ra pa­ra ase­gu­rar que Chi­le es un lí­der mi­ne­ro y tie­ne po­ten­cial pa­ra se­guir sién­do­lo por mu­cho tiem­po más. No hay que ol­vi­dar que nues­tro país tie­ne el 30% de las re­ser­vas mun­dia­les de co­bre y el por­ta­fo­lio de pro­yec­tos más gran­de en tér­mi­nos de pro­duc­ción.

Nues­tro li­de­raz­go mun­dial ha te­ni­do un gran im­pac­to en el de­sa­rro­llo del país, que ade­más ha man­te­ni­do una vi­sión de lar­go pla­zo en torno al rol gra­vi­tan­te de los in­gre­sos fis­ca­les pro­ve­nien­tes del co­bre pa­ra nues­tra eco­no­mía, aho­rran­do los ex­ce­den­tes en los ci­clos de auge, de mo­do de cu­brir los dé­fi­cits en mo­men­tos de cri­sis. He­mos sa­bi­do mi­ti­gar los impactos pa­ra nues­tra eco­no­mía abier­ta al mun­do gra­cias a po­lí­ti­cas co­mo el ba­lan­ce es­truc­tu­ral y los fondos so­be­ra­nos de in­ver­sión.

El úl­ti­mo sú­per ci­clo de pre­cios del co­bre -li­de­ra­do por el cre­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes de Chi­na- ocu­rrió en un mo­men­to en que Chi­le es­tu­vo en con­di­cio­nes de apro­ve­char la bo­nan­za con la en­tra­da en pro­duc­ción de va­rios pro­yec­tos mi­ne­ros desa­rro­lla­dos en la dé­ca­da de los años 90 y los años 2000.

Es­tas con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles de mer­ca- do a par­tir del año 2006 ge­ne­ra­ron ri­que­za pa­ra los in­ver­sio­nis­tas, el país y su te­rri­to­rio. Sin em­bar­go, el sú­per ci­clo tam­bién anes­te­sió los do­lo­res pro­pios del pa­so inexo­ra­ble del tiem­po que, en mi­ne­ría, sig­ni­fi­ca ya­ci­mien­tos con le­yes más ba­jas de mi­ne­ral, mi­ne­ría a ma­yor pro­fun­di­dad y con mi­ne­ra­les de ma­yor du­re­za y ma­yo­res exi­gen­cias del en­torno am­bien­tal y so­cial. Por otra par­te, las de­man­das por ener­gía y agua pa­ra los pró­xi­mos diez años aumentarán más de 50% res­pec­to de las ac­tua­les, só­lo pa­ra man­te­ner los ni­ve­les de pro­duc­ción. Ade­más, te­ne­mos im­por­tan­tes desafíos de pro­duc­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, es­tos do­lo­res son pro­pios de la evo­lu­ción de una industria y la for­ma de so­bre­po­ner­se a ellos es cons­tru­yen­do una nue­va es­tra­te­gia pa­ra el sec­tor. Has­ta aquí, la mi­ne­ría se ha desa­rro­lla­do so­bre la ba­se de un mar­co de in­ver­sio­nes só­li­do y la pro­pia po­ten­cia de sus ya­ci­mien­tos. El fu­tu­ro es más com­ple­jo que eso. De­be­mos re-plan­tear el rol que la mi­ne­ría tie­ne en el de­sa­rro­llo del país, con in­no­va­ción, ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y le­gi­ti­mi­dad so­cial y am­bien­tal, y la par­ti­ci­pa­ción de una ma­yor di­ver­si­dad de ac­to­res que con­tri­bu­yan a re­po­si­cio­nar a la mi­ne­ría co­mo un eje cla­ve en nues­tro de­sa­rro­llo.

Aca­ba­mos de ser an­fi­trio­nes en Chi­na, la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial, don­de más de 2 mil lí­de­res de la industria mi­ne­ra del mun­do par­ti­ci­pa­ron de la quin­ta ver­sión de la Ces­co Week Shan­gai y los desafíos plan­tea­dos en ese en­cuen­tro son los mis­mos que en­fren­ta el país y su mi­ne­ría.

Las mega ten­den­cias en cur­so, ta­les co­mo las ener­gías no con­ven­cio­na­les y su al­ma­ce­na­mien­to, las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, el aba­ti­mien­to de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, la ur­ba­ni­za­ción y smart ci­ties, la sa­lud y pro­vi­sión de ali­men­ta­ción a gran es­ca­la, en­tre otras, tie­nen co­mo de­no­mi­na­dor co­mún al co­bre. Los gran­des pro­duc­to­res del me­tal ro­jo es­tán ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra sa­tis­fa­cer esa de­man­da fu­tu­ra, en par­ti­cu­lar Chi­le. Es­te cli­ma más op­ti­mis­ta re­quie­re de esa nue­va mi­ra­da fu­tu­ra que jun­to a me­di­das que pro­mue­van la in­ver­sión, nos per­mi­tan ase­gu­rar la po­si­ción de li­de­raz­go mun­dial y, de es­te mo­do, se­guir con­tri­bu­yen­do al de­sa­rro­llo de Chi­le.

ALE­JAN­DRA WOOD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.