Bie­nes Na­cio­na­les res­pon­de a mi­ne­ras por fa­llo de áreas re­ser­va­das

Si bien en So­na­mi ca­li­fi­ca­ron sen­ten­cia de la Su­pre­ma co­mo una “ju­ris­pru­den­cia gra­ví­si­ma”, la mi­nis­tra del ra­mo di­jo que nun­ca se pue­de con­si­de­rar im­pro­pio un fa­llo del má­xi­mo tribunal.

Pulso - - Empresas & Mercados - CONS­TAN­ZA VA­LEN­ZUE­LA

—“La Cor­te Su­pre­ma ya re­sol­vió. Yo aca­to gus­to­sa­men­te el fa­llo”. Así res­pon­dió la mi­nis­tra de Bie­nes Na­cio­na­les, Ni­via Pal­ma, a la aler­ta lan­za­da por el gre­mio que agru­pa a las pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des mi­ne­ras (So­na­mi), por el pre­ce­den­te que de­ja so­bre la pro­pie­dad un re­cien­te fa­llo del má­xi­mo tribunal en el que pri­vi­le­gia un de­cre­to de áreas pro­te­gi­das por en­ci­ma de las ser­vi­dum­bres mi­ne­ras ya otor­ga­das.

El de­sen­cuen­tro, y que ha ge­ne­ra­do reunio­nes in­ter­mi­nis­te­ria­les pa­ra abor­dar­lo, de­ri­va de un con­ve­nio sus­cri­to en­tre los mi­nis­te­rios de Ener­gía y de Bie­nes Na­cio­na­les pa­ra el de­sa­rro­llo de pro­yec­tos con ERNC en lu­ga­res don­de in­clu­so ha­bían per­te­nen­cias mi­ne­ras. El ca­so afec­ta­ba a dos em­pre­sas – Ar­bio­do y An­fo­gas­ta Mi­ne­rals- sien­do es­ta úl­ti­ma la que lle­vó el ca­so a la Cor­te Su­pre­ma, fa­llan­do a fa­vor del Mi­nis­te­rio.

Lo an­te­rior fue ca­li­fi­ca­do por So­na­mi co­mo una “ju- ris­pru­den­cia gra­ví­si­ma pa­ra la industria mi­ne­ra”.

Es­to fue re­pli­ca­do por Bie­nes Na­cio­na­les, quien des­es­ti­mó las crí­ti­cas del gre­mio li­de­ra­do por el ex AMSA, Die­go Her­nán­dez. “Nun­ca se pue­de con­si­de­rar im­pro­pio un fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma, que es el má­xi­mo tribunal del país de acuer­do a nues­tra Constitución Po­lí­ti­ca (…) Lo que vie­ne a ha­cer la Cor­te Su­pre­ma es ra­ti­fi­car un prin­ci­pio fun­da­men­tal que uno en­cuen­tra no só­lo en la Cons- El de­cre­to fue fir­ma­do el 11 de ju­lio de 2013 y apro­ba­do por De­cre­to Exen­to N° 359, el 29 de agos­to de 2013. Mi­nis­tra de Bie­nes Na­cio­na­les ti­tu­ción, sino a lo lar­go de to­do el Có­di­go Ci­vil”, se­ña­la, y ex­pli­ca que el pro­pie­ta­rio del te­rreno -es de­cir el Es­ta­do- si­gue sien­do pro­pie­ta­rio aun­que exis­tan per­te­nen­cias mi­ne­ras. “Es de­cir, el que es pro­pie­ta­rio de una per­te­nen­cia mi­ne­ra ja­más es pro­pie­ta­rio de la su­per­fi­cie del te­rreno, y por tan­to nun­ca el pro­pie­ta­rio del te­rreno pier­de la ca­pa­ci­dad de ese te­rri­to­rio, sea fis­cal o par­ti­cu­lar”, di­jo la ti­tu­lar de la car­te­ra.

Y agre­gó: “Cuan­do la de­fi­ni­ción del par­que Tal­tal se hi­zo, se to­mó en cuen­ta lo que era re­le­van­te en ese mo­men­to, que era la ener­gía lim­pia por­que es­tá­ba­mos en una cri­sis ener­gé­ti­ca muy gran­de. En el fu­tu­ro, cuan­do vol­va­mos a re­ser­var un pa­ño, ten­dre­mos que ver to­dos los usos po­si­bles y có­mo la de­ci­sión de ex­cluir un pa­ño pa­ra la ener­gía tie­ne im­pac­to en nues­tra ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca”.

Hoy el Mi­nis­te­rio lan­za­rá las ba­ses de una nue­va li­ci­ta­ción en el mis­mo sec­tor que ge­ne­ró dis­cre­pan­cia con So­na­mi: la zo­na de Tal­tal. En él se dis­pon­drán exac­ta­men­te

de 7.945,32 hec­tá­reas, en las que ca­da ofe­ren­te po­drá pre­sen­tar un pro­yec­to con un ta­ma­ño mí­ni­mo del par­que a desa­rro­llar de 100 MW.

“El es­ta­do tie­ne que desa­rro­llar sus po­lí­ti­cas de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca y ya he­mos sos­te­ni­do reunio­nes con la mi­nis­tra de Mi­ne­ría, pa­ra ver có­mo dia­lo­ga­mos en es­tos dos ám­bi­tos de ac­ti­vi­dad: ge­ne­ra­ción de ener­gía y ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, sa­bien­do que la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra es cen­tral pa­ra la eco­no­mía de Chi­le, por tan­to no la mi­ra­mos co­mo una ac­ti­vi­dad que de­be ser re­cha­za­da ni mu­cho me­nos”.

Y es que es­te con­cur­so afec­ta nue­va­men­te el pro­yec­to Ar­bio­do, ya que cer­ca de 5% del te­rreno es­tá en la zo­na en cues­tión. La ini­cia­ti­va im­pli­ca una in­ver­sión de US$ 503 mi­llo­nes y bus­ca pro­du­cir yo­do y ni­tra­to a par­tir de la ex­trac­ción y pro­ce­sa­mien­to del ca­li­che.

Pa­ra evi­tar nue­vas di­fe­ren­cia, el go­bierno ya bus­có al­ter­na­ti­vas pa­ra que di­cha li­ci­ta­ción no ten­ga un efec­to ad­ver­so en el de­sa­rro­llo de ese pro­yec­to. “Fue de­ci­sión nues­tra, el ase­gu­rar que el pa­ño que es­ta­mos li­ci­tan­do no afec­ta­se el de­sa­rro­llo de ese pro­yec­to. El di­se­ño de es­ta li­ci­ta­ción, la se­lec­ción de las zo­nas, tu­vo a la vis­ta el in­te­rés y la po­si­bi­li­dad de lle­var ade­lan­te el pro­yec­to”, des­ta­có Christian San­ta­na, je­fe de la Di­vi­sión de Ener­gías Re­no­va­bles del Mi­nis­te­rio de Ener­gía. A la fe­cha, el Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les ha en­tre­ga­do 220 Con­ce­sio­nes de Uso One­ro­so pa­ra la im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos de ERNC.

“Lo que vie­ne a ha­cer la Cor­te Su­pre­ma es ra­ti­fi­car un prin­ci­pio fun­da­men­tal que uno en­cuen­tra no só­lo en la Constitución, sino a lo lar­go de to­do el Có­di­go Ci­vil”

NI­VIA PAL­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.