Reg­tech: la evo­lu­ción de las fin­tech

Cloud, big da­ta, analy­tics y block­chain son par­te de las tec­no­lo­gías que bus­can dar res­pues­ta de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­cien­te a los re­que­ri­mien­tos de los en­tes re­gu­la­do­res. ¿El ob­je­ti­vo? In­cor­po­rar en la industria pro­ce­sos más ági­les y, por su­pues­to, dis­mi­nu

Pulso - - Especial - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

DU­RAN­TE los úl­ti­mos años, las fin­tech han con­cen­tra­do al­tas in­ver­sio­nes en el mun­do. Sin em­bar­go, aho­ra lle­ga una nue­va evo­lu­ción: las reg­tech (acró­ni­mo de re­gu­la­tion y tech­no­logy), son nue­vas em­pre­sas que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo re­sol­ver as­pec­tos re­gu­la­to­rios co­mo nor­ma­ti­va KYC, re­por­ting re­gu­la­to­rio y AML, en­tre otros, de la mano de un con­jun­to de tec­no­lo­gías co­mo cloud y block­chain.

Se­gún el Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les (IFI), el no cum­pli­mien­to de las nor­mas re­gu­la­to­rias le pue­de cos­tar a una en­ti­dad fi­nan­cie­ra más de US$1.000 mi­llo­nes al año. McKin­sey ha cons­ta­ta­do que las mul­tas y san­cio­nes re­gu­la­to- rias en 20 gran­des ban­cos uni­ver­sa­les de EEUU y la UE se mul­ti­pli­ca­ron por 45% en el pe­rio­do 20102014. Ade­más, se es­ti­ma que en­tre el 10-15% de la fuer­za la­bo­ral to­tal de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­tá de­di­ca­da a la go­ber­nan­za, la ges­tión de ries­gos y el cum­pli­mien­to.

Se tra­ta de un con­cep­to nue­vo. In­clu­so, la pri­me­ra en­ti­dad re­gu­la­do­ra en re­co­no­cer­lo co­mo tal fue la Au­to­ri­dad de Con­duc­ta Fi­nan­cie­ra (FCA por su si­glas en in­glés) del Reino Uni­do a me­dia­dos de 2016, al es­ti­pu­lar que “reg­tech es un sub­con­jun­to de las fin­tech, que se en­fo­ca en tec­no­lo­gías que pue­den fa­ci­li­tar la en­tre­ga de re­qui­si­tos re­gu­la­to­rios de ma­ne­ra más efi­cien­te y efec­ti­va que las ca­pa­ci­da­des exis­ten­tes”. De he­cho, Eu­ro­pa va a la ca­be­za en la ma­te­ria. Pa­ra ha­cer­se una idea, el in­for­me men­sual de fe­bre­ro de es­te año del BBVA Re­search, de­di­ca un im­por­tan­te ca­pí­tu­lo acer­ca de las pro­yec­cio­nes de las reg­tech.

Có­mo fun­cio­nan Pa­ra cum­plir con sus ob­je­ti­vos, las reg­tech se sos­tie­ne en tres pi­la­res: el “ce­re­bro”, que es don­de se es­tan­da­ri­za la in­for­ma­ción, se sin­cro­ni­za y agre­gan da­tos re­le­van­tes y se rea­li­za un aná­li­sis avan­za­do de és- tos. Lue­go si­gue la par­te del “en­gra­na­je”, don­de se crean es­tán­da­res, in­te­gra­ción y au­to­ma­ti­za­ción de los pro­ce­sos. Y fi­nal­men­te, to­do es­to que­da or­de­na­do a tra­vés de una “co­lum­na ver­te­bral”, que con­tie­ne la pla­ta­for­ma, apli­ca­cio­nes e in­ter­fa­ces, que per­mi­ten or­de­nar los da­tos y pro­ce­sar­los. “Los be­ne­fi­cios más re­le­van­tes de tra­ba­jar con fir­mas de reg­tech tie­nen re­la­ción a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor, ser más efec­ti­vos res­pec­to al cum­pli­mien­to re­gu­la­to­rio y me­jo­rar el cos­to y efi­cien­cia de los pro­ce­sos”, di­ce Mar­cial Ra­pe­la, so­cio Bain & Com­pany, con­sul­to­ra de­di­ca­da a la ges­tión.

¿Có­mo pue­de cam­biar la industria fi­nan­cie­ra? Las re­cien­tes cri­sis fi­nan­cie­ras, así co­mo los dis­tin­tos in­cum­pli­mien­tos re­gu­la­to­rios a ni­vel lo­cal y glo­bal, han he­cho a los en­tes re­gu­la­do­res res­pon­der de ma­ne­ra con­tun­den­te y ace­le­ra­da en tér­mi­nos de for­ta­le­cer las re­glas del jue­go y en­du­re­cer las re­gu­la­cio­nes. Por ejem­plo, el re­gu­la­dor es­ta­dou­ni­den­se multó a Gold­man Sachs con US $ 5.060 mi­llo­nes a prin­ci­pios de es­te año por sus prác­ti­cas frau­du­len­tas de ven­der tí­tu­los res­pal­da­dos por hi­po­te­cas.

“Es­to ha obli­ga­do a la industria fi­nan­cie­ra a po­ner mu­cho fo­co, es­fuer­zo e in­ver­sión en po­der res­pon­der y cum­plir tan­to con las re­gu­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les (Ba­si­lea III, Dodd Frank, EMIR, Sol­vency II) co­mo con aque­llas pro­pues­tas por el re­gu­la­dor lo­cal”, cuen­ta Jor­ge Ro­jas, So­cio TI de De­loit­te. Él in­di­ca que so­lu­cio­nes del sec­tor reg­tech pro­vee­rá im­por­tan­tes efi­cien­cias a la industria, al po­der res­pon­der a las re­gu­la­cio­nes de ma­ne­ra más ágil, dis­mi­nuir ries­gos ope­ra­cio­na­les, pe­ro prin­ci­pal­men­te, for­za­rán a nue­vos ni­ve­les de trans­pa­ren­cia no so­lo de ca­ra a los re­gu­la­do­res sino que prin­ci­pal­men­te al usua­rio fi­nal.

En­tre los be­ne­fi­cios de es­te ti­po de tec­no­lo­gía es­tá la agi­li­dad, por­que to­ma da­tos des­or­de­na­dos y en­tre­la­za­dos, que pue­den des­aco­plar­se y or­ga­ni­zar­se me­dian­te tec­no­lo­gías ETL (Ex­tract, Trans­fer Load). Otro fren­te es el tiem­po de res­pues­ta, ya que los in­for­mes se pue­den con­fi­gu­rar y ge­ne­rar rá­pi­da­men­te. Del mis­mo mo­do, se re­du­cen los pla­zos pa­ra po­der po­ner en mar­cha cual­quier nue­vo re­que­ri­mien­to. “Las so­lu­cio­nes reg­tech ofrecen dos ven­ta­jas: pri­me­ro per­mi­ten aho­rros en tér­mi­nos de costos y es­fuer­zos, da­do prin­ci­pal­men­te a que es­tán ba­sa­das en tec­no­lo­gías es­ca­la­bles (deep lear­ning, big da­ta y cloud com­pu­ting, en­tre otras) y al­ta­men-

Even­to El 18 de no­viem­bre pa­sa­do, el IFI reali­zó el “Reg­tech Fo­rum” en Sin­ga­pur. Se tra­ta de nue­vas em­pre­sas que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo el re­sol­ver as­pec­tos re­gu­la­to­rios a tra­vés de la tec­no­lo­gía.

Los ban­cos de­ben ha­cer fren­te a va­ria­das fuen­tes de con­trol, no só­lo do­més­ti­cas, sino que a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

te adap­ta­bles. En se­gun­do lu­gar, la po­si­bi­li­dad de re­por­tar de ma­ne­ra mu­cho más pre­ci­sa la in­for­ma­ción re­que­ri­da por los or­ga­nis­mos re­gu­la­to­rios, es otro de los gran­des be­ne­fi­cios”, ex­pre­sa Se­bas­tián Ro­bles, ge­ren­te de In­no­va­ción de Bci. Él se­ña­la que en el ban­co “es­ta­mos ace­le­ran­do la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra adap­tar­nos rá­pi­da­men­te a las re­gu­la­cio­nes y po­der ofre­cer­les a nues­tros clien­tes ex­pe­rien­cias de ser­vi­cio más gra­ti­fi­can­tes y me­mo­ra­bles”.

Ra­pe­la ma­ni­fies­ta que hay gran­des desafíos. Por ejem­plo, los ban­cos de­be­rán te­ner un buen en­ten­di­mien­to so­bre las op­cio­nes que las reg­tech en­tre­gan y eva­luar cui­da­do­sa­men­te las ne­ce­si­da­des prio­ri­ta­rias. “De ma­ne­ra crí­ti­ca, ten­drán que lle­var a los re­gu­la­do­res a la con­ver­sa­ción an­tes de com­pro­me­ter­se. Y de­ben ase­gu­rar­se de que la com­bi­na­ción de tec­no­lo­gía y ser­vi­cios de ter­ce­ros con sus pro­ce­sos in­ter­nos no ge­ne­re más com­ple­ji­dad del sis­te­ma”.

Pe­ro uno de los te­mas más re­le­van­tes pa­ra la industria tie­ne que ver con la fia­bi­li­dad de la in­for­ma­ción. Pa­ra ello, las reg­tech ex­traen in­for­ma­ción tan­to de sis­te­mas ban­ca­rios co­mo los or­ga­nis­mos pú­bli­cos y ter­ce­ros, di­se­ñan al­go­rit­mos pa­ra que es­tos da­tos ser ac­tua­li­cen de for­ma au­to­má­ti­ca y usan sis­te­mas que les per­mi­ten con­ti­nua­men­te me­jo­rar la ca­li­dad, pre­ci­sión y fia­bi­li­dad des­de don­de pro­vie­nen los da­tos.

Por úl­ti­mo, otra de las gran­des ven­ta­jas de las reg­tech es que es­tán co­men­zan­do a au­men­tar el in­te­rés de startups, aun­que en Chi­le, el te­ma aún es­tá me­nos que co­men­zan­do.

En­tre los be­ne­fi­cios de es­te ti­po de tec­no­lo­gía es­tá la agi­li­dad y dis­mi­nu­ción de ries­gos ope­ra­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.