Una nue­va era fis­cal mo­ne­ta­ria, por Ál­va­ro Pe­rey­ra

A me­di­da que nos acer­ca­mos al año 2017, exis­te la im­pre­sión de que una po­lí­ti­ca fis­cal más ex­pan­si­va se­ría bien­ve­ni­da.

Pulso - - Portada - ÁL­VA­RO PE­REY­RA

HAS­TA HA­CE po­cas se­ma­nas, pre elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en EEUU, pa­re­cía que ha­blar de ma­yor gas­to fis­cal era ta­bú, ya que par­te de los es­fuer­zos que ve­nían rea­li­zan­do los go­bier­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos era en­fa­ti­zar la ne­ce­si­dad no só­lo de con­tro­lar el gas­to sino que el en­deu­da­mien­to fis­cal, que ha­bía ge­ne­ra­do de­gra­da­cio­nes cre­di­ti­cias de las agen­cias cla­si­fi­ca­do­ras de ries­go y desan­cla­jes en las ta­sas so­be­ra­nas, en par­ti­cu­lar de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos eu­ro­peos.

En el ín­te­rin, los pre­si­den­tes de los ban­cos cen­tra­les de los desa­rro­lla­dos, in­clu­yen­do EEUU, Eu­ro­pa, Reino Uni­do y Ja­pón, dan­za­ban ver­bal­men­te man­dan­do men­sa­jes a los go­bier­nos so­bre la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar re­for­mas po­lí­ti­cas es­truc­tu­ra­les pa­ra evi­tar un so­bre­en­deu­da­mien­to en deu­da pú­bli­ca, con­tro­lan­do el gas­to fis­cal. Sin em­bar­go, tras la elec­ción del re­pu­bli­cano Do­nald Trump los ín­di­ces ac­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses se han en­cum­bra­do ha­cia sus má­xi­mos his­tó­ri­cos, de­jan­do al S&P 500 por en­ci­ma de 2.200 pun­tos y al Dow so­bre­pa­san­do los 19.000 pun­tos, ba­jo la pre­sun­ción de que el nue­vo Go­bierno in­du­ci­rá ma­yor gas­to fis­cal en in­fra­es­truc­tu­ra y de­fen­sa, una re­duc­ción en la ba­se im­po­si­ti­va cor­po­ra­ti­va e im­ple­men­ta­rá un pro­ce­so ex­haus­ti­vo de des­re­gu­la­ción en di­ver­sos sec­to­res.

Es­tos pre­cep­tos, a su vez, han cam­bia­do las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to e in­fla­ción, tra­du­cién­do­se en un sal­to abrup­to en las ta­sas so­be­ra­nas de lar­go pla­zo es­ta­dou­ni­den­ses, las cua­les en cues­tión de días han pa­sa­do des­de 1,8% ha­cia 2,3% (+50 pun­tos). En­tre me­dio, y re­pen­ti­na­men­te, al­gu­nos es­ta­men­tos a ni­vel mun­dial, in­clu­yen­do au­to­ri­da­des de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) y la Unión Eu­ro­pea, han ar­gu­men­ta­do que en el ac­tual am­bien­te de es­fuer­zos mo­ne­ta­rios ti­tá­ni­cos con ta­sas de in­te­rés ex­tre­ma­da­men­te ba­jas y pro­gra­mas de li­qui­dez ex­tra­or­di­na­rios, un cam­bio en la po­lí­ti­ca fis­cal le­van­ta­ría un pe­so de en­ci­ma a los ins­ti­tu­tos emi­so­res fi­jan­do con ello una nue­va era fis­cal mo­ne­ta­ria.

A me­di­da que nos acer­cá­ba­mos a la elec­ción en EEUU, ya la pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen, ar­gu­men­tó la po­si­bi­li­dad de que el ins­ti­tu­to emi­sor podría per­mi­tir­se gra­dos de li­ber­tad de­jan­do que la in­fla­ción se ace­le­ra­se por en­ci­ma de la me­ta in­fla­cio­na­ria de 2%. Por aho­ra, la in­fla­ción ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se se en­cuen­tra en 1,6% año a año y la in­fla­ción sub­ya­cen­te, aque­lla que ex­clu­ye los pre­cios de los ali­men­tos y ener­gía, en 2,1% li­de­ra­da fun­da­men­tal­men­te por un re­pun­te en la in­fla­ción sa­la­rial del país. Sin em­bar­go, co­no­ci­da a gran­des ras­gos la nue­va agen­da eco­nó­mi­ca pre­si­den­cial, otros man­da­ta­rios del ins­ti­tu­to emi­sor em­pe­za­ron un dis­cur­so pro gas­to fis­cal, si­mi­lar al plan­tea­do por el pró­xi­mo Go­bierno.

EL MÁS feha­cien­te apo­yo vino del vi­ce­pre­si­den­te de la Fed, Stan­ley Fis­cher, quien ar­gu­men­tó ha­ce al­gu­nos días que una com­bi­na­ción de po­lí­ti­cas que in­clu­ya una me­jo­ría en la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca, me­jor edu­ca­ción, pro­mo­ción de la in­ver­sión pri­va­da y una re­gu­la­ción más ade­cua­da, ju­ga­ría un rol fun­da­men­tal pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to y me­jo­rar los es­tán­da­res de vi­da, re­pli­can­do en lo­cu­ción mo­ne­ta­ria ca­si los mis­mos pun­tos que ha ex­pre­sa­do el Go­bierno en­tran­te. El mis­mo Fis­cher, que vie­ne ar­gu­men­tan­do a fa­vor de un cam­bio en el di­rec­cio­na­mien­to fis­cal, se­ña­ló que in­clu­so per­mi­ti­ría nor­ma­li­zar la es­truc­tu­ra de ta­sas y pro­ce­der con ma­yo­res al­zas en la ta­sa de ins­tan­cia mo­ne­ta­ria. Es ba­jo di­cho en­ten­di­mien­to que el mer­ca­do es­tá dan­do por he­cho que la Fed su­birá su ta­sa de ins­tan­cia des­de 0,5% ha­cia 0,75% (+25 pun­tos ba­se) el 14 de di­ciem­bre, de­li­nean­do po­si­ble­men­te un ca­len­da­rio de al­zas más ex­haus­ti­vo en 2017. Sin em­bar­go, es­te cam­bio en el dis­cur­so pro gas­to fis­cal tam­bién se de­jó sen­tir en Eu­ro­pa lue­go que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ini­cial­men­te dic­ta­mi­na­se que ocho de sus miem­bros no cum­pli­rían con las me­tas fis­ca­les acor­da­das pa­ra el año en cur­so, in­clu­yen­do Es­pa­ña, Ita­lia y Por­tu­gal. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des fis­ca­les eu­ro­peas die­ron a en­ten­der que da­rán un mar­gen pa­ra que la ma­yo­ría de los paí­ses miem­bros pue­dan gas­tar en adi­ción a lo pre­su­pues­ta­do un 0,5% mar­gi­nal pa­ra sus­ten­tar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, da­da la in­cer­ti­dum­bre que pre­sen­ta la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE. Es de es­pe­rar que el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, el 8 de di­ciem­bre ar­gu­men­te que un ma­yor gas­to fis­cal ale­mán per­mi­ti­ría ali­via­nar las ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas que se re­gis­tran, al­go que ya vie­ne ex­pre­san­do en­tre lí­neas des­de fi­na­les de sep­tiem­bre.

En Reino Uni­do, el en­tran­te mi­nis­tro de la Te­so­re­ría, Phi­lip Ham­mond, ha ar­gu­men­ta­do que se­rá di­fí­cil ce­rrar el dé­fi­cit fis­cal del país, con­tra ar­gu­men­tan­do lo que ve­nía se­ña­lan­do su pre­de­ce­sor y dan­do a en­ten­der que el cos­to de la sa­li­da de la UE re­que­ri­rá ma­yor gas­to fis­cal. Por su par­te, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Mark Car­ney, en más de una oca­sión ha di­cho que los go­bier­nos de­be­rían apro­ve­char las ba­jas ta­sas de in­te­rés pa­ra fi­nan­ciar in­ver­sión pro­duc­ti­va en in­fra­es­truc­tu­ra, ad­hi­rién­do­se al dis­cur­so de que ha­bría már­ge­nes pa­ra au­men­tar el gas­to fis­cal. Por su par­te, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Ja­pón, Ha­ruhi­ko Ku­ro­da, ex­pre­só, en el sim­po­sio anual de Jack­son Ho­le, en Wyo­ming, la ne­ce­si­dad de re­ci­bir apo­yo por par­te del sec­tor fis­cal pa­ra sus­ten­tar ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción. Sin em­bar­go, el anun­cio fis­cal del Go­bierno ja­po­nés, a prin­ci­pios de agos­to, fue ex­tre­ma­da­men­te con­fu­so, de­pu­ran­do un monto mar­gi­nal ca­si in­sig­ni­fi­can­te pa­ra en­fren­tar la de­fla­ción. En con­clu­sión, a me­di­da que en­tra­mos a 2017, da la im­pre­sión de que una po­lí­ti­ca fis­cal más ex­pan­si­va se­rá bien­ve­ni­da siem­pre y cuan­do no ex­tien­da un pro­ce­so in­fla­cio­na­rio dis­ten­di­do o un ex­ce­so de en­deu­da­mien­to fis­cal im­pa­ga­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.