Ho­ra de de­ci­sio­nes,

La elec­ción de ré­gi­men tri­bu­ta­rio se tor­na más com­ple­ja cuan­do los con­cep­tos ge­ne­ra­les se apli­can a la si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca de las em­pre­sas, ya que ca­da una de ellas de­be ana­li­zar su pro­pia reali­dad.

Pulso - - Portada - por Gon­za­lo Polanco

NO DE­JES pa­ra ma­ña­na lo que pue­des ha­cer hoy”, di­ce el re­frán. Es­te di­cho pa­re­ce ser una má­xi­ma que es­tán re­pi­tien­do por es­tos días mu­chos con­tri­bu­yen­tes que, por ha­ber ini­cia­do ac­ti­vi­da­des an­tes del 1 de ju­nio de 2016, de­ben ejer­cer la opción de aco­ger­se al ré­gi­men de ren­ta atri­bui­da o par­cial­men­te in­te­gra­do has­ta el 31 de di­ciem­bre de es­te año. Las con­se­cuen­cias de es­ta de­ci­sión no son me­no­res.

Por una par­te, quie­nes op­ten por el ré­gi­men de ren­ta atri­bui­da de­be­rán re­co­no­cer en el mis­mo ejer­ci­cio, en sus im­pues­tos fi­na­les, las ren­tas ge­ne­ra­das por la em­pre­sa de la cual son pro­pie­ta­rios, in­de­pen­dien­te­men­te del he­cho de exis­tir retiros o dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos. Los que se en­cuen­tren ads­cri­tos al ré­gi­men de in­te­gra­ción par­cial, en tan­to, ten­drán un sis­te­ma muy si­mi­lar al que exis­te has­ta hoy, ya que los im­pues­tos fi­na­les se ga­ti­lla­rán só­lo una vez que se pro­duz­ca por par­te de los pro­pie­ta­rios el re­ti­ro de uti­li­da­des o dis­tri­bu­ción de di­vi­den­dos.

Co­mo con­tra­par­ti­da, el ré­gi­men de ren­ta atri­bui­da per­mi­te re­co­no­cer la to­ta­li­dad del im­pues­to de pri­me­ra ca­te­go­ría pa­ga­do por la em­pre­sa co­mo cré­di­to en con­tra de los im­pues­tos fi­na­les. En el ré­gi­men de in­te­gra­ción par­cial, por el con­tra­rio, cuan­do se im­pu­te el cré­di­to por im­pues­to de pri­me­ra ca­te­go­ría, los pro­pie­ta­rios, co­mu­ne­ros, so­cios o ac­cio­nis­tas de­be­rán res­ti­tuir, a tí­tu­lo de dé­bi­to fis­cal, el 35% de di­cho cré­di­to, con­si­de­rán­do­se es­te co­mo un ma­yor Im­pues­to Glo­bal Com­ple­men­ta­rio o un ma­yor Im­pues­to Adi­cio­nal, se­gún co­rres­pon­da; en de­fi­ni­ti­va, exis­te un co­bro de un in­te­rés por par­te del Es­ta­do cu­ya cau­sa es la po­si­bi­li­dad de di­fe­rir el im­pues­to fi­nal.

Las di­fe­ren­cias des­cri­tas son las dis­tin­cio­nes bá­si­cas que per­mi­ten en­ten­der la lógica de am­bos sis­te­mas y no ge­ne­ran en apa­rien­cia nin­gu­na di­fi­cul­tad. No obs­tan­te, la elec­ción del ré­gi­men se tor­na más com­ple­ja cuan­do es­tos con­cep­tos se apli­can a la si­tua­ción es­pe­cí­fi­ca de ca­da em­pre­sa. No exis­ten re­ce­tas apro­pia­das pa­ra un ti­po de con­tri­bu­yen­tes, sino que la de­ci­sión de­be­rá ser adop­ta­da con­si­de­ran­do, en­tre otros ele­men­tos, la po­lí­ti­ca de retiros de las so­cie­da­des, el gra­do de de­sa­rro­llo de la em­pre­sa, la exis­ten­cia de pro­yec­tos de in­ver­sión a fi­nan­ciar.

Por lo tan­to, la re­co­men­da­ción es la mis­ma que se ha ve­ni­do re­pi­tien­do des­de ha­ce un tiem­po: ase­so­rar­se ade­cua- da­men­te de mo­do de ase­gu­rar que el “tra­je” que se es­tá eli­gien­do co­rres­pon­da a la reali­dad de la em­pre­sa. Re­cor­de­mos que la so­cie­dad, una vez que op­te por un ré­gi­men, de­be per­ma­ne­cer cin­co años co­mer­cia­les con­se­cu­ti­vos en él.

Exis­ten ca­sos en que las em­pre­sas no ten­drán la po­si­bi­li­dad de ele­gir, sino que de­be­rán es­tar en un ré­gi­men de­ter­mi­na­do, ya que les es­tá ve­da­do el in­gre­so al al­ter­na­ti­vo. Así, por ejem­plo, las so­cie­da­des anó­ni­mas, las so­cie­da­des en co­man­di­ta por ac­cio­nes y las so­cie­da­des de per­so­nas o por ac­cio­nes que cuen­ten con al me­nos un so­cio o ac­cio­nis­ta que sea per­so­na ju­rí­di­ca con do­mi­ci­lio y re­si­den­cia en Chi­le, de­be­rán ne­ce­sa­ria­men­te es­tar en el ré­gi­men de in­te­gra­ción par­cial. En es­tos ca­sos, la im­por­tan­cia de la ade­cua­da ase­so­ría es­ta­rá da­da por la ne­ce­si­dad de com­pren­der ca­bal­men­te las im­pli­can­cias del ré­gi­men al cual se es­tá ads­cri­to y ma­ne­jar ade­cua­da­men­te los nue­vos re­gis­tros que com­pren­de la re­for­ma y que re­em­pla­za­rán al ya co­no­ci­do FUT.

En de­fi­ni­ti­va, el mes de di­ciem­bre que vie­ne es un pe­río­do de de­ci­sio­nes en ma­te­ria tri­bu­ta­ria. Aún es tiem­po de en­trar a los nue­vos re­gí­me­nes de tri­bu­ta­ción con la tran­qui­li­dad de ha­ber to­ma­do una de­ci­sión bien pen­sa­da. Pe­ro el pla­zo avan­za, el “no de­jes pa­ra ma­ña­na lo que pue­des ha­cer hoy” co­bra vi­gen­cia más que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.