Bre­xit y elec­cio­nes en Fran­cia mar­can los 60 años de la UE

—De­di­ca­do a la aca­de­mia, ve en el pro­tec­cio­nis­mo y el po­pu­lis­mo del man­da­ta­rio de EEUU una de las gran­des ame­na­zas pa­ra el blo­que. —Sin em­bar­go, se mues­tra op­ti­mis­ta res­pec­to a las pró­xi­mas elec­cio­nes en Fran­cia y Ale­ma­nia.

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de F. GUE­RRE­RO

En­ri­co Let­ta, ex pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia: “Pre­si­den­tes co­mo Trump son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra una UE más uni­da”

EL TONO de la con­me­mo­ra­ción de los 60 años de los Tra­ta­dos de Ro­ma, que sen­ta­ron las ba­ses pa­ra la for­ma­ción de la Unión Eu­ro­pea, no de­bie­se ser de ce­le­bra­ción, ase­gu­ró a PUL­SO el ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano, En­ri­co Let­ta.

Aho­ra, de­di­ca­do a la aca­de­mia, co­mo de­cano de la Es­cue­la de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de Pa­rís en la Scien­ces Po y pre­si­den­te del think tank Jac­ques De­lors Ins­ti­tu­te, re­co­no­ce el desafian­te es­ce­na­rio que en­fren­ta el blo­que, tras la cri­sis del eu­ro, los in­mi­gran­tes, el Bre­xit, la pre­si­den­cia de Do­nald Trump en EEUU y la ame­na­za te­rro­ris­ta.

Pe­se a to­do es­to, Let­ta ase­gu­ra sen­tir­se op­ti­mis­ta, tan­to por la si­tua­ción más cal­ma que se vi­ve en Gre­cia, co­mo por las pers­pec­ti­vas de un for­ta­le­ci­mien­to de las pos­tu­ras pro eu­ro­peas, tras los pro­ce­sos elec­to­ra­les que se lle­va­rán a ca­bo es­te año en Fran­cia y Ale­ma­nia. ¿Qué sa­bor tie­ne la ce­le­bra­ción de es­te aniver­sa­rio con­si­de­ran­do que días más tar­de se ini­cia for­mal­men­te el di­vor­cio en­tre la Unión Eu­ro­pea y el Reino Uni­do? — Hay una gran opor­tu­ni­dad en es­ta ce­le­bra­ción, por el he­cho de que es­ta­mos en­fren­tan­do la si­tua­ción del Bre­xit y en mo­men­tos en que Do­nald Trump ame­na­za a la Unión Eu­ro­pea. La ce­le­bra­ción tie­ne que ser la opor­tu­ni­dad pa­ra desa­rro­llar ideas pa­ra el fu­tu­ro, es­to es lo más im­por­tan­te, por­que hay mu­chas co­sas que con­si­de­rar en es­ta ce­le­bra­ción.

Hay mu­chas di­fi­cul­ta­des y mu­chas ame­na­zas en torno a no­so­tros, con­si­de­ran­do to­das las cri­sis que ha ex­pe­ri­men­ta­do la Unión Eu­ro­pea, una tras otra: la cri­sis del eu­ro, lue­go la cri­sis mi­gra­to­ria, el te­rro­ris­mo y el Bre­xit.

La ce­le­bra­ción es­tá ahí, pe­ro de­be­ría­mos evi­tar la re­tó­ri­ca de una ce­le­bra­ción. Te­ne­mos que en­fo­car­nos en el re­lan­za­mien­to de la UE pen­san­do en sus 27 miem­bros. Es­pe­ro que en las reunio­nes en Ro­ma se den los pri­me­ros pa­sos, in­clu­yen­do el aná­li­sis de las elec­cio­nes en Fran­cia y Ale­ma­nia, pa­ra re­lan­zar a la UE al fi­nal del año.

Yo es­pe­ro que esos dos pro­ce­sos elec­to­ra­les nos den una pa­re­ja de go­bier­nos muy pro eu­ro­pea, lo que es po­si­ble si Em­ma­nuel Ma­cron ga­na las elec­cio­nes fran­ce­sas y si An­ge­la Mer­kel y Mar­tin Schulz son ca­pa­ces de con­for­mar una nue­va gran coa­li­ción, que apo­ye más los li­nea­mien­tos pro eu­ro­peos que la que ha go­ber­na­do a los ale­ma­nes du­ran­te los úl­ti­mos años.

Soy op­ti­mis­ta res­pec­to al fu­tu­ro. Hay es­pa­cio pa­ra cam­bios pa­ra me­jor, pe­ro la pre­con­di­ción pa­ra eso es co­men­zar a ela­bo­rar la ruta del ma­pa evi­tan­do cual­quier re­tó­ri­ca de ce­le­bra­ción en es­te even­to. Es im­por­tan­te mi­rar ha­cia el fu­tu­ro. Us­ted par­te se­ña­lan­do a Do­nald Trump co­mo una ame­na­za pa­ra la UE, ¿por qué? — Trump es una ame­na­za por mu­chas ra­zo­nes, al pri­me­ra es el nú­cleo de su en­fo­que en la po­lí­ti­ca y el nú­cleo de su pro­gra­ma. Se tra­ta de se­pa­ra­cio­nes y mu­ros, lo con­tra­rio del nú­cleo de los va­lo­res de la Unión Eu­ro­pea, que se cen­tra en la in­te­gra­ción. La Unión Eu­ro­pea fue crea­da pa­ra rom­per mu­ros y cons­truir puen­tes.

El lí­der de nues­tro ma­yor alia­do, EEUU, es­tá to­man­do una po­si­ción que es exac­ta­men­te opues­ta a lo que so­mos no­so­tros. Hay una po­si­ción muy di­ver­gen­te. Es una ame­na­za, pe­ro no só­lo por es­tas ra­zo­nes.

En la pri­me­ra lí­nea de las po­lí­ti­cas de Trump hay tres ame­na­zas a con­si­de­rar. La pri­me­ra es el pro­tec­cio­nis­mo, so­bre el cual es­ta­mos en con­tra; él no cree en el cam­bio cli­má­ti­co, no­so­tros sí lo ha­ce­mos y lo con­si­de­ra­mos un asun­to se­rio; y, ter­ce­ro, Trump es­tá to­man­do un po­lí­ti­ca muy desata­da de la Unión Eu­ro­pea. Es­to es por lo cual Trump es una ame­na­za pa­ra no­so­tros, por sus va­lo­res y po­lí­ti­cas. Trump, tal co­mo lo des­cri­be, ¿con­tri­bu­ye al for­ta­le­ci­mien­to de sec­to­res más eu­ro­es­cép­ti­cos? — Ocu­rre exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Pre­si­den­tes co­mo Trump son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra una UE más uni­da, por­que los eu­ro­peos ne­ce­si­ta­mos de ame­na­zas ex­tra­or­di­na­rias pa­ra to­mar de­ci­sio­nes va­lien­tes. No se pen­sa­ba que iba a ga­nar el Bre­xit en el re­fe­ren­do en el Reino Uni­do ni Do­nald Trump en EEUU. ¿Se pue­de des­car­tar un triun­fo de Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia? — En­tien­do que las ex­pec­ta­ti­vas de la opi­nión pú­bli­ca glo­bal son muy al­tas res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que ga­ne Ma­ri­ne Le Pen. Si ella no ga­na, la victoria de Em­ma­nuel Ma­cron da más po­si­bi­li­da­des de que se to­men de­ci­sio­nes cru­cia­les e im­pli­ca­ría un gran freno en la se­cuen­cia del po­pu­lis­mo en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, EEUU y UK, mos­tran­do que Fran­cia y la Unión Eu­ro­pea, in­clu­yen­do a mi país Ita­lia, es­tán to­man­do una po­si­ción muy di­fe­ren­te, le­jos de es­te po­pu­lis­mo que re­pre­sen­tan Trump y el Bre­xit.

Hay mu­chas ex­pec­ta­ti­vas en torno al ter­cer pa­so de es­ta se­cuen­cia, pe­ro pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­ta ex­pec­ta­ti­va glo­bal pue­de ayu­dar a Ma­cron, por­que pue­de dar la idea de que su victoria no es­tá ase­gu­ra­da, lo cual se­ría un gran lo­gro. ¿Có­mo que­da la Unión Eu­ro­pea y el Reino Uni­do tras el Bre­xit?, ¿am­bos se ven de­bi­li­ta­dos? — Creo que el Bre­xit fue una ma­la de­ci­sión tan­to pa­ra la UE co­mo pa­ra UK, de he­cho abo­ga­mos en su con­tra, pe­ro esa es una de­ci­sión to­ma­da y aho­ra hay que apli­car­la. Nues­tra po­si­ción es que te­ne­mos que te­ner una se­pa­ra­ción fuer­te en dos di­fe­ren­tes cam­pos, uno de ellos la ne­go­cia­ción de la se­pa­ra­ción y, por otra, el re­lan­za­mien­to de la Unión Eu­ro­pea con los 2027.

La se­pa­ra­ción ya es­tá de­ter­mi­na­da, hay un equi­po ba­jo el li­de­raz­go del ex Co­mi­sa­rio Eu­ro­peo de Mer­ca­do In­te­rior y Ser­vi­cios, Mi­chel Bar­nier, quien es­tá tra­ba­jan­do en el asun­to. Por otra par­te, te­ne­mos es­tos pa­pe­les blan­cos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea res­pec­to del fu­tu­ro de la UE con sus 27 in­te­gran­tes. ¿Cuá­les cree que se­rán los asun­tos más con­flic­ti­vos en la ne­go­cia­ción del Bre­xit? — El pun­to más con­flic­ti­vo va a ser el acuer­do so­bre el li­bre mo­vi­mien­to de tra­ba­ja­do­res y de ca­pi­ta­les. Des­de el en­fo­que bri­tá­ni­co quie­ren te­ner li­bre mo­vi­mien­to de ca­pi­ta­les, quie­ren man­te­ner el pa­sa­por­te fi­nan­cie­ro, pe­ro no quie­ren per­mi­tir que los eu­ro­peos pue­dan via­jar y tra­ba­jar allá de la ma­ne­ra en que lo ha­cen aho­ra.

Pa­ra no­so­tros es inacep­ta­ble un li­bre mo­vi­mien­to de di­ne­ro, pe­ro no de per­so­nas. Hay mu­chos otros pun­tos en con­flic­to, pe­ro es­tos dos son el nú­cleo de la dis­cu­sión y no hay una cla­ra so­lu­ción. Va a ser un acuer­do muy com­pli­ca­do.

¿To­do es­te rui­do po­lí­ti­co da­ña la re­cien­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de la zo­na eu­ro? — De se­gu­ro el Bre­xit va a afec­tar la re­cu­pe­ra­ción de am­bos, de UK y la UE, por­que es­tá y se­gui­rá tra­yen­do ines­ta­bi­li­dad, tan­to en las re­glas co­mo en los tiem­pos. Es im­po­si­ble que se­pa­mos el ti­ming de las ne­go­cia­cio­nes des­de que los bri­tá­ni­cos ac­ti­ven el Ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, por­que la can­ti­dad to­tal de asun­tos por tra­tar es enor­me. No creo que dos años sean su­fi­cien­tes y es­ta in­cer­ti­dum­bre va a con­ge­lar al­gu­nas in­ver­sio­nes des­de el ex­tran­je­ro.

De es­ta ma­ne­ra, lo im­por­tan­te es que los 27 nos man­ten­ga­mos uni­dos en torno a las ins­ti­tu­cio­nes, que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo con­ti­núe con su efec­ti­va y exi­to­sa po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta. La si­tua­ción pue­de me­jo­rar y es­pe­ro que ese sea el ca­so. ¿Si­gue vien­do en Gre­cia un ries­go pa­ra la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del blo­que? — La si­tua­ción es menos ries­go­sa de lo que era dos años atrás. El go­bierno de Tsi­pras ha he­cho un tra­ba­jo po­si­ti­vo y las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas es­tán con una pos­tu­ra más cooperativa, menos rí­gi­da en la apli­ca­ción de las re­glas.

Gre­cia ha vi­vi­do cer­ca de 5 y 7 años de de­cli­ve en sus es­tán­da­res de vi­da y un au­men­to de la po­bre­za, por lo que es ne­ce­sa­rio que se con­ti­núe en el ca­mino ac­tual, pa­ra evi­tar al­gún con­flic­to y cri­sis. Es­toy con­fia­do al res­pec­to. Ita­lia tam­bién ha si­do en mu­chas opor­tu­ni­da­des una fuen­te de in­cer­ti­dum­bre pa­ra la Unión Eu­ro­pea, ¿có­mo ve su si­tua­ción ac­tual? — Es­ta­mos en un mo­men­to de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Es­pe­ro que el go­bierno sea ca­paz de evi­tar las tor­men­tas des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. Es­pe­ro que el par­la­men­to sea ca­paz de apro­bar una nue­va ley elec­to­ral, por­que la ac­tual es pu­ra­men­te pro­por­cio­nal, lo que en las elec­cio­nes de fe­bre­ro del pró­xi­mo año arries­ga a lle­var a una si­tua­ción co­mo la es­pa­ño­la, sin ma­yo­ría y con la po­si­bi­li­dad de nue­vas elec­cio­nes. En es­te pun­to, me preo­cu­pa más la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que la eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.