DT por gru­pos ne­go­cia­do­res: de­ba­te de fon­do es­tá ce­rra­do, pe­ro acla­ra­cio­nes son po­si­bles

“Al­gu­nos que pe­dían re­gu­lar una ins­ti­tu­ción com­ple­ta, ha­ce un tiem­po atrás nos de­cían que en ca­sos más pe­que­ños no te­nía­mos com­pe­ten­cia”, di­jo Me­lis fren­te a las crí­ti­cas.

Pulso - - PORTADA - J.P. PA­LA­CIOS

—El di­rec­tor del Tra­ba­jo, Ch­ris­tian Me­lis, en­fren­tó las crí­ti­cas de los pri­va­dos por la des­re­gu­la­ción de los gru­pos ne­go­cia­do­res en la Re­for­ma La­bo­ral.

—“Es­to es ex­tra­ño. Al­gu­nos que pe­dían re­gu­lar una ins­ti­tu­ción com­ple­ta, ha­ce un tiem­po atrás nos de­cían que en ca­sos más pe­que­ños, menos con­tro­ver­sia­les, no te­nía­mos com­pe­ten­cia pa­ra ac­tuar”. Así reac­cio­nó el di­rec­tor del Tra­ba­jo, Ch­ris­tian Me­lis, fren­te a los cues­tio­na­mien­tos que se han le­van­ta­do des­de el mun­do le­gal y po­lí­ti­co por el dic­ta­men que la se­ma­na pa­sa­da emi­tió el ser­vi­cio, don­de de­cla­ró que no te­nía fa­cul­ta­des pa­ra re­gu­lar con un pro­ce­di­mien­to de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va re­gla­da a los gru­pos ne­go­cia­do­res, man­te­nien­do la des­re­gu­la­ción de la fi­gu­ra de la Re­for­ma La­bo­ral.

El abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta Héc­tor Hu­me­res, quien fue el que re­qui­rió a la Di­rec­ción del Tra­ba­jo (DT) un pro­nun­cia­mien­to

P• ¿Qué ha pa­sa­do? El di­rec­tor del Tra­ba­jo, Ch­ris­tian Me­lis, des­es­ti­mó las crí­ti­cas al dic­ta­men del ser­vi­cio que evi­tó re­gu­lar a los gru­pos ne­go­cia­do­res.

• ¿Por qué ha pa­sa­do? Des­de el mun­do le­gal y po­lí­ti­co ca­li­fi­ca­ron de con­tra­dic­to­rio el ofi­cio de la DT, pues por un la­do de­cla­ró la in­com­pe­ten­cia del en­te pa­ra re­gu­lar a los gru­pos y por otro, ca­li­fi­có que los acuer­dos de gru­po ne­go­cia­dor no son ins­tru­men­tos co­lec­ti­vos.

• ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? El je­fe de la DT dio por ce­rra­do el de­ba­te de fon­do, pe­ro abrió es­pa­cio a acla­ra­cio­nes. so­bre la ma­te­ria, se­ña­ló a PUL­SO que “da la im­pre­sión que una mano hu­bie­se he­cho la pri­me­ra par­te del dic­ta­men y los úl­ti­mos tres pá­rra­fos, otra mano”, es­to, se­gún el abo­ga­do, al ha­ber­se de­cla­ra­do in­com­pe­ten­te la DT pa­ra do­tar de un pro­ce­di­mien­to a los gru­pos, pe­ro al mis­mo tiem­po ca­li­fi­car que los fu­tu­ros acuer­dos de gru­po ne­go­cia­dor no son ins­tru­men­tos co­lec­ti­vos, que só­lo re­gi­rán pa­ra los sin­di­ca­tos. Li­ber­tad y Desa­rro­llo tam­bién cues­tio­nó el or­di­na­rio, se­ña­lan­do que “se des­per­di­ció la opor­tu­ni­dad de dar cer­te­za ju­rí­di­ca”, mien­tras el se­na­dor An­drés Alla­mand (RN) di­jo que el dic­ta­men “es cohe­ren­te con la es­tra­te­gia tram­po­sa que se ur­dió en el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo”.

El je­fe de la DT en­fren­tó las crí­ti­cas, de­fen­dien­do la le­ga­li­dad y al­can­ce del pro­nun­cia­mien­to.

“Por un te­ma de ló­gi­ca, si un pro­ce­di­mien­to de ne­go­cia­ción de los gru­pos no es­tá re­gu­la­do en la nor­mas del li­bro IV, don­de se re­gu­lan los efec­tos que tie­nen los ins­tru­men­tos co­lec­ti­vos ba­jo el pro­ce­di­mien­to del ar­tícu­lo IV, na­tu­ral­men­te el acuer­do de gru­pos a la luz de lo que di­jo el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) es un acuer­do vin­cu­lan­te, es obli­ga­to­rio pa­ra las par­tes, pe­ro no tie­ne el efec­to que se se­ña­la pa­ra los ins­tru­men­tos ce­le­bra­dos a la luz del li­bro IV del Có­di­go del Tra­ba­jo, don­de no es­tán los gru­pos ne­go­cia­do­res. Es de to­da ló­gi­ca se­ña­lar eso y ten­go la im­pre­sión que es la fór­mu­la co­rrec­ta”, di­jo Me­lis.

El fis­ca­li­za­dor tam­bién des­es­ti­mó las apren­sio­nes for­mu­la­das a par­tir del des­co­no­ci­mien­to que ha­bría he­cho la DT de otras nor­mas de la Re­for­ma La­bo­ral que sí re­co­no­cen exis­ten­cia a los gru­pos ne­go­cia­do­res. “Hay dis­tin­tas nor­mas que men­cio­nan a los gru­pos ne­go­cia­do­res, pe­ro que al fi­nal del día son nor­mas frag­men­ta­rias, asis­te­má­ti­cas, que que­da­ron suel­tas sin re­la­ción con el efec­to que pro­du­jo el va­cío le­gal. Esas nor­mas se ex­pli­ca­ban en fun­ción de un di­se­ño que al fi­nal se cam­bió por lo que hi­zo el TC. A nues­tro jui­cio, esas nor­mas frag­men­ta­rias no dan pa­ra sos­te­ner que a los acuer­dos de gru­pos ne­go­cia­do­res se les apli­can los efec­tos del li­bro IV. De ser así uno ten­dría que con­cluir que los gru­pos ne­go­cia­do­res no tie­nen nin­gu­na re­gla pa­ra ne­go­ciar, pue­den ha­cer­lo co­mo quie­ran y tie­nen los mis­mos efec­tos de los ins­tru­men­tos ce­le­bra­dos por los sin­di­ca­tos, que sí tie­nen re­glas, es de­cir, que­da­rían en me­jor po­si­ción que los sin­di­ca­tos pa­ra ne­go­ciar”, se­ña­ló.

Me­lis con­clu­ye: “En­ten­de­mos que lo que di­ji­mos es­tá bien di­cho, nos di­mos har­to tiem­po pa­ra po­der es­tu­diar­lo, pe­di­mos un in­for­me en de­re­cho pa­ra so­por­tar el ar­gu­men­to que te­nía­mos y en­ten­de­mos que es­te te­ma es­tá zan­ja­do”. Sin per­jui­cio de ello, el abo­ga­do re­co­no­ce que hay es­pa­cio pa­ra que sin­di­ca­tos y em­plea­do­res pi­dan acla­ra­cio­nes de al­gu­nos pun­tos del dic­ta­men.P Es­con­di­da. El gre­mio ad­vir­tió que esa huel­ga an­ti­ci­pó la con­flic­ti­vi­dad de las otras ne­go­cia­cio­nes que vie­nen.

El je­fe DT Ch­ris­tian Me­lis par­ti­ci­pó la se­ma­na pa­sa­da en un se­mi­na­rio so­bre la re­for­ma la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.