¿Mie­do a las al­tu­ras?

La evi­den­cia em­pí­ri­ca y las opor­tu­ni­da­des fu­tu­ras nos per­mi­ten es­tar tran­qui­los en las al­tu­ras a pe­sar de los ries­gos exis­ten­tes.

Pulso - - TRADER -

cla­ra­men­te no nos per­mi­te ver las opor­tu­ni­da­des, ni los ries­gos, que pue­den es­tar fren­te a nues­tros ojos.

Mi­ran­do por un mo­men­to el es­pe­jo re­tro­vi­sor, si to­ma­mos los cie­rres men­sua­les del S&P500 des­de 1928 a la fe­cha (90 años) po­de­mos ver que quie­nes in­vir­tie­ron en los má­xi­mos his­tó­ri­cos (189 me­ses), han ob­te­ni­do un re­torno pro­me­dio de 2,1%, 4,2% y 8,0% en los si­guien­tes 3, 6 y 12 me­ses, res­pec­ti­va­men­te. En el ca­so de quie­nes in­vir­tie­ron en cual­quier otro mo­men­to del tiem­po (n=880 me­ses) el re­torno pro­me­dio fue de 1,8%, 3,6% y 7,4% en los si­guien­tes 3, 6 y 12 me­ses, res­pec­ti­va­men­te. Es­te efec­to de ob­te­ner me­jo­res re­tor­nos a pe­sar de in­ver­tir en ni­ve­les má­xi­mos his­tó­ri­cos es co­no­ci­do en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros co­mo “mo­men­tum”, el cual pue­de trans­for­mar­se en “exu­be­ran­cia irra­cio­nal” en ca­so de no es­tar acom­pa­ña­do por bue­nos fun­da­men­tos.

Mi­ran­do ha­cia ade­lan­te ve­mos que los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos han se­gui­do me­jo­ran­do. Por ejem­plo, po­de­mos ver co­mo los PMI a ni­vel mun­dial han te­ni­do una fuer­te re­cu­pe­ra­ción en los úl­ti­mos seis me­ses lo que nos ha­ce es­pe­rar una ma­yor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y por con­si­guien­te me­jo­res uti­li­da­des en es­ta eta­pa del ci­clo eco­nó­mi­co. Al mi­rar las va­lo­ri­za­cio­nes, ve­mos que si bien al­gu­nos mer­ca­dos pue­den ver­se le­ve­men­te ca­ros res­pec­to a sus pro­me­dios his­tó­ri­cos, aún es­tán le­jos de po­der ca­ta­lo­gar­los co­mo “ca­ros”. Por ejem­plo, la re­la­ción Pre­cio-Uti­li­dad 12 me­ses For­ward del S&P500 ac­tual­men­te es­tá en 18x, múl­ti­plo aún muy por de­ba­jo del 26x que lle­gó pre­vio a la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca de 1999-2000. Fi­nal­men­te, cree­mos que el ma­yor ries­go hoy es que la reali­dad no lo­gre su­pe­rar las ex­pec­ta­ti­vas. Sin em­bar­go, tan­to la evi­den­cia em­pí­ri­ca co­mo las opor­tu­ni­da­des fu­tu­ras nos per­mi­ten es­tar tran­qui­los en las al­tu­ras a pe­sar de los ries­gos exis­ten­tes. ℗

El au­tor es ge­ren­te de in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­nal de MCC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.