Di­fe­ren­cias Valdés-Ver­ga­ra

El ex presidente del Ban­co Cen­tral reac­cio­nó a una teo­ría po­co plau­si­ble que des­de el Go­bierno han in­ten­ta­do po­ner en la agenda pú­bli­ca.

Pulso - - OPINION -

LA SEGUIDILLA de opi­nio­nes en­fren­ta­das en­tre el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Valdés, y el ex presidente del Ban­co Cen­tral Ro­dri­go Ver­ga­ra ha mar­ca­do los úl­ti­mos días. Si bien pue­de pa­re­cer po­co pru­den­te la for­ma de la crí­ti­ca de Ver­ga­ra, más que na­da por el po­co tiem­po trans­cu­rri­do des­de que de­jó la pre­si­den­cia del ins­ti­tu­to emi­sor, no se de­be per­der de vis­ta en es­ta dis­cu­sión que Ver­ga­ra fue “lla­ma­do a la can­cha”, es de­cir, que reac­cio­nó an­te la teo­ría que des­de el Go­bierno han in­ten­ta­do im­po­ner res­pec­to de por qué el país no crece. Así, sa­lió en de­fen­sa del rol au­tó­no­mo del Ban­co Cen­tral -y de al­gu­na ma­ne­ra de su pro­pia ges­tión- an­te las múl­ti­ples pre­sio­nes des­de Ha­cien­da -en­tre otros ac­to­res- pa­ra ba­jar la ta­sa de in­te­rés (al­go que, por lo de­más, tam­po­co pa­re­ce pru­den­te), pe­se al du­do­so im­pac­to en la ac­ti­vi­dad de esa me­di­da. Tam­bién fue una de­fen­sa de las bue­nas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, por­que el diag­nós­ti­co de ago­ta­mien­to del mo­de­lo ex­por­ta­dor plan­tea­do por Valdés y el mi­nis­tro Ni­co­lás Ey­za­gui­rre no pa­re­ce plau­si­ble. De he­cho, fue el mis­mo Ban­co Cen­tral en su mi­nu­to, con es­tu­dios en mano, el que evi­den­ció un shock au­tó­no­mo que afec­tó a la eco­no­mía. Di­cho de una for­ma más di­rec­ta, que una par­te sus­tan­ti­va de la des­ace­le­ra­ción no se ex­pli­ca­ba por el fac­tor ex­terno, dan­do así cuen­ta de que ele­men­tos lo­ca­les sí in­flu­ye­ron, y lo si­guen ha­cien­do. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.