Ro­bos a ca­mio­nes: tres atra­cos al día y 80% de los ca­sos son por da­to in­terno

Pulso - - EMPRESAS & MERCADOS - CA­RO­LI­NA MASCAREÑO

Se­gún ci­fras de AL­TO, el ro­bo to­tal o par­cial de los ca­mio­nes en ru­ta res­pon­de­ría a una sis­te­ma­ti­za­ción del de­li­to, a ma­nos de ban­das or­ga­ni­za­das en las cua­les par­ti­ci­pa o in­for­ma so­bre la mer­can­cía y re­co­rri­do un tra­ba­ja­dor de la em­pre­sa.

— Pa­ra el tras­la­do de mer­can­cía des­de pun­tos de dis­tri­bu­ción a la sa­la de ven­ta, se sue­le po­ner un se­llo a las puer­tas de los ca­mio­nes, a fin de ga­ran­ti­zar que su con­te­ni­do lle­gue in­tac­to. Sin em­bar­go, va­rios de es­tos vehícu­los, al ser re­ci­bi­dos en los pun­tos de des­car­ga, lle­ga­ban con par­te de la car­ga o, in­clu­so, to­tal­men­te va­cíos. Pe­ro con el se­llo sin mues­tra de ha­ber si­do al­te­ra­do o re­ti­ra­do du­ran­te el tra­yec­to.

Es­ta es una de las si­tua­cio­nes de per­jui­cio que en­fren­tan las com­pa­ñías, de­bi­do a las de­fi­cien­cias en los con­tro­les de los ca­mio­nes de car­ga. Así, aun­que el me­ca­nis­mo usa­do pa­ra se­llar las com­puer­tas no se vio­len­te, bie­nes de al­to va­lor y fá­ci­les de re­du­cir en el mer­ca­do in­for­mal, co­mo las fe­rias li­bres, des­apa­re­cen de los vehícu­los de tras­la­do gra­cias a fon­dos y te­chos fal­sos, bi­sa­gras adul­te­ra­das, en­tre otros me­ca­nis­mos uti­li­za­dos pa­ra co­me­ter es­te ti­po de ro­bos.

El asal­to a los ca­mio­nes de car­ga y el hur­to de su mer­ca­de­ría re­pre­sen­ta un pro­ble­ma pa­ra las em­pre­sas, que ven dis­mi­nui­das o to­tal­men­te per­di­das las uni­da­des a ven­der. Se­gún ci­fras de la em­pre­sa AL­TO, a la fe­cha se pro­du­ci­rían por lo me­nos tres ro­bos al día, e in­clu­so, es­ti­man, que es­te nú­me­ro es­tá subrre­pre­sen­ta­do. Es­to a pe­sar de que la sub­se­cre­ta­ría de In­te­rior se­ña­ló a fi­nes de 2016 que se ha­bría pro­du­ci­do una ba­ja de un 28% en los ilí­ci­tos.

Emi­lio Moreno, di­rec­tor de nue­vos ne­go­cios de AL­TO, di­ce que es­tos ro­bos se tra­du­cen en al­tos cos­tos eco­nó­mi­cos pa­ra las em­pre­sas afec­ta­das, ya que com­pro­me­te­ría a to­da la ca­de­na de va­lor. Pa­ra las com­pa­ñías de se­gu­ros, “cu­yas pri­mas no al­can­zan a cu­brir los ro­bos, y así se va ha­cien­do más ca­ro y más com­ple­jo el sis­te­ma”. Ase­gu­ra que, por es­to, “evi­den­te­men­te se trans­fie­ren cos­tos a los con­su­mi­do­res”.

TI­PO­LO­GÍA DE RO­BOS. El OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros de­ta­lló en 2016 que el 61,2% de es­tos ro­bos se pro­du­cían cuan­do se efec­tua­ba la des­car­ga del ca­mión es­ta­cio­na­do. Los asal­tan­tes ame­na­za­ban al con­duc­tor y al acom­pa­ñan­te, pa­ra sus­traer los bie­nes.

En 19,1% de los ca­sos, el atra­co se pro­du­cía en ru­ta, al de­te­ner el ca­mión —in­clu­so ha­cién­do­se pa­sar por ca­ra­bi­ne­ros o PDI— y re­te­ner al con­duc­tor, mien­tras se des­va­li­ja­ba la car­ga. Res­pec­to del ro­bo del vehícu­lo com­ple­to, és­te se pro­du­cía en el 15,2% de las si­tua­cio­nes.

Moreno de­ta­lla que, en ba­se a lo que han ob­ser­va­do des­de 2014 en la em­pre­sa, no ne­ce­sa­ria­men­te es­tos atra­cos son vio­len­tos. Se­gún lo que han de­tec­ta­do con su pro­gra­ma pa­ra pre­ve­nir ro­bos, AL­TO Track, “es en las vul­ne­ra­bi­li­da­des del pro­ce­so lo­gís­ti­co don­de ac­túan las per­so­nas que co­no­cen el pro­ce­so pa­ra ro­bar los ca­mio­nes y su car­ga­men­to”.

En la com­pa­ñía han vis­to que el mo­ni­to­reo de to­do el pro­ce­so —des­de que se em­bar­ca la mer­can­cía, has­ta el pun­to de lle­ga­da—, es cla­ve. Es­to, por­que “más de un 80% de los ro­bos ocu­rren por un da­to in­terno. Al­guien sa­be cuál es el con­te­ni­do del ca­mión, qué ca­mión lle­va di­ne­ro, quién es el cho­fer, qué pro­to­co­los se es­tán si­guien­do, cuá­les son las de­bi­li­da­des”, en­fa­ti­za Moreno.

Es­te ti­po de hur­to ge­ne­ral­men­te ocu­rre en car­ga de va­lor, y eso su­ce­de por­que se co­no­ce el re­co­rri­do.

TEM­PO­RA­DAS Y ES­PE­CIES. Se­gún ci­fras de la au­to­ri­dad, el 80% de es­tos ro­bos se con­cen­tra­ría en las re­gio­nes de Val­pa­raí­so, Me­tro­po­li­ta­na y el Bio­bío. En es­tas, los pun­tos más ha­bi­tua­les son las zo­nas por­tua­rias y las ca­rre­te­ras de ac­ce­so o sa­li­da de los pun­tos de al­ma­ce­na­mien­to.

Res­pec­to de los ob­je­tos más co­di­cia­dos pa­ra ro­bar, siem­pre los más bus­ca­dos son aque­llos pro­duc­tos que pue­dan ser re­du­ci­dos, ven­der en otro la­do con fa­ci­li­dad y en po­co tiem­po. Los pro­duc­tos más co­di­cia­dos son: elec­tro­do­més­ti­cos, car­nes, de­ter­gen­tes, ca­fé y ci­ga­rri­llos.

La ge­ren­ta ge­ne­ral de AL­TO, Pao­la Es­co­bar, des­ta­ca que es­te ti­po de atra­cos va­rían en can­ti­dad se­gún la es­ta­ción. Por lo mis­mo, se ob­ser­van cur­vas de in­cre­men­to en­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre, con las fies­tas de fin de año. Es­ta se­ría la eta­pa más crí­ti­ca pa­ra las em­pre­sas, que de­ben re­for­zar sus me­ca­nis­mos de seguridad an­te la bús­que­da de ob­je­tos pa­ra la Na­vi­dad o ali­men­tos de al­to con­su­mo por Fies­tas Pa­trias.

La mis­ma es­ta­cio­na­li­dad se ve re­fle­ja­da en, por ejem­plo, tem­po­ra­das de Cy­ber Mon­day o Black Fri­day. “Ahí se pro­du­ce un fuer­te ni­vel de ro­bos, así co­mo aho­ra en mar­zo el én­fa­sis se po­ne en to­do lo re­la­cio­na­do con lo es­co­lar”, se­ña­la Es­co­bar.P Es­pe­cia­lis­tas afir­man que es vi­tal la per­se­cu­ción pe­nal de los res­pon­sa­bles pa­ra dis­mi­nuir los ro­bos, y por eso em­pre­sas co­mo AL­TO la su­man a sus ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.