Ve­ne­zue­la de­nun­cia a la OEA de in­ter­ven­cio­nis­mo y ele­va tensión

Ade­más, des­de el gobierno de Nicolás Ma­du­ro so­li­ci­ta­ron la sus­pen­sión de la se­sión es­pe­cial en el or­ga­nis­mo, don­de se ana­li­za­ría el es­ta­do de su de­mo­cra­cia.

Pulso - - ACTUALIDAD & POLITICA -

—Delcy Ro­drí­guez, mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ve­ne­zue­la, de­nun­ció en un dis­cur­so en el Con­se­jo Per­ma­nen­te de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) al Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la mis­ma ins­tan­cia, Luis Al­ma­gro, ca­ta­lo­gan­do su ac­tua­ción de “ilí­ci­ta, uni­la­te­ral, ar­bi­tra­ria, des­via­da y par­cia­li­za­da”.

En su in­for­me del 14 de mar­zo, el alu­di­do exi­gió elec­cio­nes y la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos pa­ra evi­tar la sus­pen­sión de la mem­bre­sía del país sud­ame­ri­cano en el or­ga­nis­mo.

Así, la can­ci­ller ve­ne­zo­la­na se­ña­ló que lo que se pre­sen­tó no se tra­ta de un ac­tua­li­za­ción del do­cu­men­to, “sino de

P• ¿Qué de­nun­ció Ve­ne­zue­la? Su can­ci­ller, Delcy Ro­drí­guez, acu­só una ac­ti­tud ar­bi­tra­ria por par­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro.

• ¿Por qué? En su úl­ti­mo in­for­me, del 14 de mar­zo, exi­gió elec­cio­nes y la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos pa­ra que Ve­ne­zue­la si­ga sien­do par­te del or­ga­nis­mo que li­de­ra.

• ¿Qué más so­li­ci­ta­ron? En Ca­ra­cas pi­die­ron que se can­ce­la­ra la se­sión es­pe­cial so­li­ci­ta­da por 18 paí­ses pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la.

la com­po­si­ción de una es­tra­te­gia com­ple­ja de in­ter­ven­ción, con ac­cio­nes in­me­dia­tas a me­diano y lar­go pla­zo”.

Des­de Washington, Ro­drí­guez ase­gu­ró que el ex mi­nis­tro de RREE de Uru­guay “es con­duc­to de los man­da­tos que re­ci­be des­de es­ta ciu­dad”, su­gi­rien­do que des­de EEUU “dic­tan y acom­pa­ñan su ges­tión con una frac­ción pe­que­ña de un gru­po de paí­ses en el seno de la OEA”.

Se­gún la di­plo­má­ti­ca, “un ob­je­ti­vo los vin­cu­la des­de dis­tin­tas po­si­cio­nes: crear el am­bien­te en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de que al­go muy gra­ve ocu­rre” y que así se “jus­ti­fi­que la in­ter­ven­ción en to­das sus di­men­sio­nes”.

En la mis­ma jor­na­da, el gobierno de Nicolás Ma­du­ro so­li­ci­tó la sus­pen­sión de una se­sión de la OEA, con­vo­ca­da pa­ra hoy mar­tes, don­de se dis­cu­ti­ría la si­tua­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial del país.

Tras dar­se a co­no­cer el in­for­me de Al­ma­gro, 18 paí­ses so­li­ci­ta­ron al con­se­jo per­ma­nen­te del or­ga­nis­mo con­ti­nen­tal con­vo­car una reunión pa­ra “con­si­de­rar la si­tua­ción” de Ve­ne­zue­la, lo que no ca­yó bien en Ca­ra­cas.

“La Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la se ha di­ri­gi­do al pre­si­den­te del Con­se­jo Per­ma­nen­te pa­ra so­li­ci­tar la sus­pen­sión de la se­sión con­vo­ca­da (...) sin con­tar con el con­sen­ti­mien­to de­bi­do del Gobierno ve­ne­zo­lano, tal co­mo es­tá con­tem­pla­do en las nor­mas”, di­jo Ro­drí­guez.

La se­ma­na pa­sa­da, 14 paí­ses de la OEA, in­clu­yen­do Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la, ex­hor­tan­do a la li­be­ra­ción ur­gen­te de pre­sos po­lí­ti­cos y a que se re­co­noz­ca la le­gi­ti­mi­dad de las de­ci­sio­nes del Con­gre­so, do­mi­na­do por la opo­si­ción.

Sin em­bar­go, ase­gu­ra­ron que an­tes de sus­pen­der a Ve­ne­zue­la del or­ga­nis­mo he­mis­fé­ri­co más lon­ge­vo de la re­gión, co­mo pro­pu­so Al­ma­gro, es ne­ce­sa­rio ago­tar to­das las vías di­plo­má­ti­cas.

Más tar­de, el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la, Mai­kel Moreno, re­cha­zó la “in­je­ren­cia” EEUU: se­gún la can­ci­ller ve­ne­zo­la­na el in­ter­ven­cio­nis­mo de Al­ma­gro se­ría co­man­da­do des­de Washington. de Al­ma­gro y so­li­ci­tó al Eje­cu­ti­vo que con­si­de­re la po­si­bi­li­dad de pro­po­ner la re­mo­ción del uru­gua­yo de su car­go en la OEA “da­da la reite­ra­da agre­sión con­tra Ve­ne­zue­la y sus ins­ti­tu­cio­nes”.

La opo­si­ción acu­sa a Ma­du­ro de ser el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la cri­sis en Ve­ne­zue­la, que su­fre la in­fla­ción más al­ta del mun­do, re­ce­sión eco­nó­mi­ca y es­ca­sez de bie­nes, pe­ro el pre­si­den­te ase­gu­ra que los cul­pa­bles del des­ca­la­bro eco­nó­mi­co son los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo y sus opo­si­to­res, que, con apo­yo ex­terno, li­bran una “gue­rra eco­nó­mi­ca” con­tra el país. ℗ FG/AGEN­CIAS

ZT­ras el in­for­me de Al­ma­gro, que exi­gía elec­cio­nes en Ve­ne­zue­la pa­ra se­guir sien­do par­te de la OEA, el tri­bu­nal de ese país re­cha­zó su “in­je­ren­cia”.

FO­TO: AFP

Delcy Ro­drí­guez, mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ve­ne­zue­la .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.