EDI­TO­RIAL: Vo­ta­ción so­bre Do­min­ga

Hoy, al ha­blar del pro­yec­to Do­min­ga, sal­tan eva­lua­cio­nes y cálcu­los po­lí­ti­cos por so­bre las dis­po­si­cio­nes téc­ni­cas, al­go que ob­je­ti­va­men­te com­pli­ca la tra­mi­ta­ción de la ini­cia­ti­va.

Pulso - - PORTADA -

EL PRO­YEC­TO mi­ne­ro-por­tua­rio Do­min­ga de­be­ría ser vis­to el se­gun­do se­mes­tre de es­te año por el Con­se­jo de Mi­nis­tros, si la em­pre­sa de­ci­de ape­lar a la re­so­lu­ción de la co­mi­sión am­bien­tal que re­cha­zó la in­ver­sión. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, la ini­cia­ti­va hoy es­tá con­di­cio­na­da por fac­to­res que van más allá de cri­te­rios emi­nen­te­men­te téc­ni­cos. El he­cho de que La Ter­ce­ra ha­ya re­ve­la­do que la hi­ja y la nue­ra de la Pre­si­den­ta Ba­che­let po­seen te­rre­nos cer­ca­nos a es­te mi­llo­na­rio pro­yec­to po­ne una pre­sión adi­cio­nal en su tra­mi­ta­ción. Se­ría irres­pon­sa­ble acu­sar que la Co­mi­sión de Eva­lua­ción Am­bien­tal de la Re­gión de Co­quim­bo ac­tuó con cri­te­rios po­lí­ti­cos pa­ra desechar la ini­cia­ti­va, aun­que sí lla­ma la aten­ción, se­gún los an­te­ce­den­tes co­no­ci­dos, que los in­for­mes pre­vios lla­ma­ban a apro­bar­la. Lo que es in­elu­di­ble es que hoy, al ha­blar de Do­min­ga, sal­tan eva­lua­cio­nes y cálcu­los po­lí­ti­cos por so­bre las dis­po­si­cio­nes téc­ni­cas, al­go que ob­je­ti­va­men­te com­pli­ca su tra­mi­ta­ción. Ese es real­men­te el da­ño que se le es­tá ha­cien­do a la re­gu­la­ción am­bien­tal que tan bien pa­re­cía ha­ber fun­cio­na­do en Chi­le du­ran­te años, lo que ha­bla no só­lo de una pro­fun­da des­con­fian­za en la ins­ti­tu­cio­nes, sino que ade­más es una ma­ni­fies­ta crí­ti­ca a quie­nes li­de­ra­ron el pro­ce­so. El pun­to es que aho­ra cual­quie­ra me­di­da que se adop­te se­rá vis­ta con du­das o sus­pi­ca­cias. Es­to es un da­ño qui­zás irre­pa­ra­ble pa­ra la in­ver­sión, ya que la arran­ca de su sus­ten­to téc­ni­co. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.