Ex­tir­pan­do el mer­ca­do,

Es­pe­re­mos que la cam­pa­ña pro­me­ta eli­mi­nar las po­lí­ti­cas tor­pes y pre­ci­pi­ta­das en edu­ca­ción; la ver­dad cru­da que de­nun­cia po­lí­ti­cas erra­das ha ga­na­do las úl­ti­mas elec­cio­nes en el mun­do.

Pulso - - PORTADA - Por Juan Ig­na­cio Ey­za­gui­rre

EN TABASCO (Mé­xi­co) na­cen ni­ños sin pa­dre, ma­dre ni pa­tria. Los le­gis­la­do­res es­ta­ta­les de­ci­die­ron re­vo­car la au­to­ri­za­ción al mer­ca­do de úte­ros de arrien­do pa­ra ex­tran­je­ros. Fren­te al va­cío le­gal, a na­die per­te­ne­cen esos ni­ños: ni a la ma­dre par­tu­rien­ta ni a los pa­dres ge­né­ti­cos. Tabasco era la úl­ti­ma pa­na­cea pa­ra aque­llos que, por US$55.000, con­se­guían un úte­ro pa­ra ges­tar su em­brión des­pués de que In­dia y Tai­lan­dia prohi­bie­ran las em­ba­ra­za­das sus­ti­tu­tas.

Es­te ca­so es­tá en la con­ten­cio­sa y de­ba­ti­da fron­te­ra de la ex­ten­sión del mer­ca­do a ám­bi­tos hu­ma­nos más allá de la tra­di­cio­nal eco­no­mía. Úl­ti­ma­men­te, sus de­trac­to­res han au­men­ta­do y en Chi­le, ba­jo Ba­che­let 2, se cre­ye­ron el cuen­to ha­cien­do de la edu­ca­ción su víc­ti­ma fa­vo­ri­ta. El fo­co de la mal lla­ma­da “Ley de in­clu­sión” fue ex­tir­par cual­quier re­sa­bio de “mer­ca­do” por la im­po­si­ción de re­gí­me­nes sin fi­nes de lu­cro a co­le­gios sub­ven­cio­na­dos, la prohi­bi­ción del arrien­do de in­mue­bles y del co­pa­go. La edu­ca­ción

no es­tá en ven­ta fue la con­sig­na que en­gen­dró uno de los peo­res en­tuer­tos de Ba­che­let 2.

Mi­chael San­del, fi­ló­so­fo de Har­vard, en su li­bro “What mo­ney can’t buy: the mo­ral li­mits of mar­kets” pro­mue­ve li­mi­tar la ex­pan­sión del mer­ca­do ba­jo dos ar­gu­men­tos. Pri­me­ro, afir­ma que los mer­ca­dos no se­rían iner­mes, sino que afec­ta­rían aque­llo tran­sa­do. Si un ni­ño fue­se ven­di­do, el mer­ca­do ul­tra­ja­ría la na­tu­ra­le­za hu­ma­na pues se la re­ba­ja­ría al tran­sar­la. Se­gun­do, ar­gu­men­ta que su ex­pan­sión in­de­fec­ti­ble­men­te ge­ne­ra­ría de­sigual­dad ya que al­gu­nos no ten­drían re­cur­sos o dis­po­si­ción pa­ra pa­gar por lo tran­sa­do. Ba­jo una mi­ra­da más agu­da la pro­pues­ta de San­del es cues­tio­na­ble. El pri­mer pro­ble­ma, ejem­pli­fi­ca­do en la ven­ta de ni­ños, no ra­di­ca en el mer­ca­do sino en arro­gar­se el do­mi­nio de al­go que no co­rres­pon­de, un in­fan­te. La fal­ta mo­ral es­tá en es­cla­vi­zar al ni­ño, no en tran­sar­lo. Pe­ro ba­jo Ba­che­let 2 la edu­ca­ción fue con­si­de­ra­da ar­bi­tra­ria­men­te co­mo un ám­bi­to en el que el mer­ca­do no se de­bía ex­pan­dir.

El se­gun­do ar­gu­men­to de San­del, la de­sigual­dad que trae­ría el mer­ca­do, es tan pe­li­gro­so co­mo fa­laz. Po­dría ex­ten­der­se a to­do ám­bi­to, sin em­bar­go, con­tie­ne un pro­ble­ma fun­da­men­tal. No es el mer­ca­do el que trae de­sigual­dad sino la es­ca­sez. Mien­tras es­ta exis­ta ha­brá de­sigual­dad. Siem­pre al­gu­nos que­da­ran ex­clui­dos. El mer­ca­do es­ta­ble­ce un me­ca­nis­mo de asig­na­ción en ba­se a pre­cios, los que con­tie­nen y en­tre­gan in­for­ma­ción, ge­ne­ran­do me­jo­ras y efi­cien­cias al sis­te­ma.

El es­fuer­zo pa­ra de­bi­li­tar la edu­ca­ción sub­ven­cio­na­da ha de­ja­do en un en­tuer­to a más de 6 mil co­le­gios. La ley es tan ab­sur­da que obli­ga a los co­le­gios a com­prar sus in­mue­bles eli­mi­nan­do cual­quier in­cen­ti­vo pa­ra atraer ca­pi­tal (por ser sin fi­nes de lu­cro). Se lan­za­ron ga­ran­tías Cor­fo pa­ra ten­tar a los ban­cos que han hui­do de en­gen­dros co­mo es­tos. Peor aún, la ley na­da ha di­cho res­pec­to a los due­ños de los edi­fi­cios que se arrien­dan a los co­le­gios. Es­te Go­bierno ha da­ña­do gra­ve­men­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad edu­ca­cio­nal y de­rro­cha­do años pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad y en ver­dad edu­car. To­do por su ar­bi­tra­ria vo­lun­tad de he­rir mor­tal­men­te el desa­rro­llo de la edu­ca­ción sub­ven­cio­na­da en fa­vor de la mu­ni­ci­pal.

Es­pe­re­mos que la cam­pa­ña pre­si­den­cial pro­me­ta eli­mi­nar es­ta po­lí­ti­ca tor­pe y pre­ci­pi­ta­da. Aten­tos los can­di­da­tos: la ver­dad cru­da y sin com­ple­jos que de­nun­cia po­lí­ti­cas erra­das ha si­do la ga­na­do­ra en las úl­ti­mas elec­cio­nes en el mun­do. ℗

JUAN IG­NA­CIO EY­ZA­GUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.