Al­fon­so Swett: “No pue­de ser que la fun­ción de un po­lí­ti­co sea só­lo re­ele­gir­se o la de un em­pre­sa­rio só­lo te­ner uti­li­da­des”

¿Qué lo mo­ti­va a par­ti­ci­par en MBA Chi­le? ¿Qué tan abier­to es­tá Chi­le pa­ra re­ci­bir a es­tos jó­ve­nes y dar­les opor­tu­ni­da­des?

Pulso - - POR­TA­DA - MA­RÍA JO­SÉ TA­PIA B.

“La con­fian­za no se re­cu­pe­ra con lla­ma­dos, se re­cu­pe­ra ocu­pán­do­se, y pa­ra ello uno de­be en­ten­der cuá­les son las cau­sas”

EN­TRE­VIS­TA CON

—El em­pre­sa­rio par­ti­ci­pa­rá en el en­cuen­tro anual de MBA Chi­le que se desa­rro­lla­rá en Du­ke Uni­ver­sity. La adap­ta­ción de las em­pre­sas al mun­do di­gi­tal y de los gre­mios a es­ta nue­va so­cie­dad son te­mas que abor­da­rá en su pre­sen­ta­ción. —An­te la cri­sis de con­fian­za que vi­ve el país, di­ce que to­dos “he­mos apor­ta­do a ge­ne­rar des­con­fian­za por dis­tin­tas ra­zo­nes”.

AL­FON­SO SWETT OPA­ZO es­tá mo­ti­va­do con su re­gre­so Du­ke Uni­ver­sity. Es­ta vez, eso sí, lo ha­rá co­mo pa­ne­lis­ta en el en­cuen­tro anual de MBA Chi­le en di­cha ca­sa de es­tu­dios en­tre el 7 y 9 de abril. El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fo­rus y pre­si­den­te del con­se­jo ase­sor de Cla­pes UC, for­ma­rá par­te del pa­nel de ac­tua­li­dad jun­to a Jai­me Be­llo­lio y Jor­ge Errá­zu­riz.

En es­ta en­tre­vis­ta -rea­li­za­da ayer por la ma­ña­na, pre­vio al con­se­jo ge­ne­ral de So­fo­fa- tam­bién abor­dó la re­la­ción del em­pre­sa­ria­do con la so­cie­dad ac­tual y có­mo de­bie­ra evo­lu­cio­nar el gre­mio que los re­pre­sen­te. —Pri­me­ro es al­go per­so­nal, ser egre­sa­do de Du­ke y se ha­ce en Du­ke, que es por lo que me lla­ma­ron. Y lo se­gun­do, que creo que es sú­per im­por­tan­te, trans­mi­tir­le a jó­ve­nes que lle­van en pro­me­dio más de un año fue­ra de Chi­le, qué es lo que ne­ce­si­ta­mos de ellos en su re­gre­so, en­tu­sias­mar­los, ser un apor­te, no só­lo ser un apor­te al mun­do de la em­pre­sa, sino tam­bién a la dis­cu­sión que es­ta­mos te­nien­do co­mo país. Creo que uno de los men­sa­jes im­por­tan­tes que me gus­ta­ría dar­les, es que ha­ce un tiem­po ir a un post­gra­do, tu men­te es­ta­ba se­tea­da res­pec­to a qué em­pre­sa vuel­vo a tra­ba­jar, cuál es la me­jor pa­ra desa­rro­llar los co­no­ci­mien­tos, u otros de­cían me voy a in­te­grar al ser­vi­cio pú­bli­co, y creo que esa vi­sión de lo uno u lo otro hoy el mun­do te es­tá di­cien­do que te­ne­mos que ser más mul­ti­va­ria­ble, te­ne­mos que te­ner un rol en el mun­do pri­va­do, pe­ro tam­bién un rol pú­bli­co. La so­cie­dad en par­ti­cu­lar quie­re es­cu­char a las em­pre­sas, quie­re que le den la ca­ra, quie­re que le di­gan cuál es su pro­pues­ta fren­te a los ries­gos, a los sus­tos, a los desafíos que se le vie­ne a un país por de­lan­te. En­ton­ces, creo que es­ta mu­ra­lla chi­na que se ar­ma­ba en­tre un eje­cu­ti­vo y el mun­do pú­bli­co, en­tre un em­pre­sa­rio y un hom­bre de so­cie­dad, des­apa­re­ció ha­ce mu­cho tiem­po. La­men­ta­ble­men­te, hay una ge­ne­ra­ción ma­yor que si­gue pen­san­do en es­ta mu­ra­lla, si­gue pen­san­do que es­ta mu­ra­lla se cru­za a ve­ces, y si se cru­za es pa­ra con­ver­sar en­tre cua­tro pa­re­des, pa­ra ir a ne­go­ciar al­go. Pe­ro hoy el mun­do es abier­to, trans­pa­ren­te, la in­for­ma­ción es­tá siem­pre dis­po­ni­ble, en­ton­ces creo que es­ta­mos vi­vien­do una so­cie­dad dis­tin­ta que re­quie­re ac­to­res. —Hay una fra­se de Kerry que es muy bue­na: ‘No te pre­gun­tes lo que el país pue­de ha­cer por ti, sino pre­gún­ta­te qué pue­des ha­cer tú por el país’. Creo que esa es la pre­gun­ta que te­ne­mos que ha­cer­nos. Cuan­do es­pe­ra­mos que otros re­suel­van nues­tros pro­ble­mas, la ver­dad que no se­rá así, los pro­ble­mas son tan com­ple­jos, la ve­lo­ci­dad y la in­ter­co­ne­xión del mun­do ha he­cho que esos sú­per li­de­raz­gos no sean ta­les, ha­ce mu­cho tiem­po cues­ta encontrar en el mun­do es­tos sú­per li­de­res, hoy los mun­dos se mue­ven en re­des, es un mun­do más co­nec­ta­do, en­ton­ces yo creo que en Chi­le se re­ga­lan pocos es­pa­cios, los es­pa­cios se ga­nan; ha­ce mu­cho tiem­po que en Chi­le na­die le re­ga­la un es­pa­cio a na­die, pe­ro lo im­por­tan­te es que te­ne­mos que pre­gun­tar­nos có­mo nos ga­na­mos ese es­pa­cio, de qué for­ma.

¿Có­mo lo ga­na­mos?

—Hay que ga­nár­se­lo con mu­cha per­se­ve­ran­cia, con mu­cha re­si­lien­cia, con mu­cho es­pí­ri­tu de ser­vi­cio, y tam­bién con mu­cha hu­mil­dad. Creo que la dis­tri­bu­ción del in­te­lec­to o la des­via­ción es­tán­dar del in­te­lec­to en los se­res hu­ma­nos es mu­cho me­nor que la des­via­ción es­tán­dar de los in­gre­sos, del po­der, en­ton­ces creo que los desafíos de Chi­le, del mun­do, de las so­cie­da­des, no es­tán pa­ra wait and see, creo que es­tán pa­ra dar pa­sos ade­lan­te, pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va, pa­ra to­mar ries­gos; una de las co­sas que es im­por­tan­te dar­nos cuen­ta en la so­cie­dad que en­fren­ta­mos so­bre to­do quie­nes es­tán es­tu­dian­do MBA, es que siem­pre es­tá el con­cep­to de ren­ta­bi­li­dad, y hoy el mun­do nos es­tá mos­tran­do más ries­gos que ren­ta­bi­li­da­des y los ries­gos tam­bién son opor­tu­ni­da­des. Si uno sa­be mi­rar bien los ries­gos, sa­be en­fo­car­los, sa­be pro­fun­di­zar­los, se trans­for­man en opor­tu­ni­da­des.

¿Los jó­ve­nes es­tán dis­pues­tos a asu­mir esos ries­gos, en­ten­dien­do que tam­bién vol­ve­rán a una so­cie­dad don­de es­ta­mos lle­nos de des­con­fian­za y don­de la gran em­pre­sa no se mi­ra­ba co­mo se mi­ra­ba an­tes?

—Res­pec­to al te­ma de la con­fian­za, ¿es la con­se­cuen­cia o la cau­sa de lo que nos es­tá pa­san­do? Eso es lo que te­ne­mos que en­ten­der. Me que­do más con la pri­me­ra, es con­se­cuen­cia, no lle­ga un día la pa­la­bra des­con­fian­za y nos lle­na­mos de des­con­fian­za, creo que te­ne­mos que en­ten­der que to­dos he­mos apor­ta­do a ge­ne­rar des­con­fian­za por dis­tin­tas ra­zo­nes. Una de las co­sas que me preo­cu­pa es que aquí en Chi­le se han ins­ta­la­do con­cep­to que aten­tan con­tra la con­fian­za. La con­fian­za se ge­ne­ra cuan­do uno tie­ne preo­cu­pa­ción por el otro, cuan­do só­lo es­toy pen­san­do en mi, el de al la­do no pue­de con­fiar en mi, en­ton­ces me pre­gun­to ¿No ha­brá con­tri­bui­do a la des­con­fian­za el que al­gu­nas em­pre­sas pien­sen que pa­ra ma­xi­mi­zar uti­li­da­des lo tie­nen que ha­cer de cual­quier for­ma y a cual­quier pre­cio?,

ha­brá con­tri­bui­do a la des­con­fian­za que pa­ra al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les con­se­guir un bono de tér­mino de con­flic­to mi­llo­na­rio tie­ne que ser a cual­quier for­ma y a cual­quier pre­cio o que al­gu­nos po­lí­ti­cos crean que las elec­cio­nes hay que ga­nar­las a cual­quier pre­cio? Creo que en es­te te­ma de la des­con­fian­za he­mos con­tri­bui­do to­dos y al fi­nal nos en­con­tra­mos con es­to y de­ci­mos de dón­de ca­yó es­to, en­ton­ces mien­tras uno no se sien­te a pen­sar por qué se nos ins­ta­ló la des­con­fian­za y crea que só­lo la re­cu­pe­ra­rá ha­cien­do anun­cios o lla­ma­dos al va­cío, creo que no va por ahí. La con­fian­za no se re­cu­pe­ra con lla­ma­dos o con ti­tu­la­res, se re­cu­pe­ra ocu­pán­do­se, y pa­ra ello uno de­be en­ten­der cuá­les son las cau­sas. Y de­trás de las cau­sas es­tán es­tos se­res hu­ma­nos que no so­mos mo­no­va­ria­bles, no pue­de ser que la fun­ción de un po­lí­ti­co sea só­lo re­ele­gir­se o la de un em­pre­sa­rio sea só­lo te­ner uti­li­da­des. Creo que te­ne­mos que ha­cer­nos car­go. Fren­te a la se­gun­da pre­gun­ta, la gran em­pre­sa, el mun­do em­pre­sa­rial creo que se ha aver­gon­za­do de co­sas que no tie­ne por qué aver­gon­zar­se, co­mo la uti­li­dad. Te­ner uti­li­da­des es tre­men­da­men­te im­por­tan­te, la uti­li­dad es un con­cep­to del que uno se de­be enor­gu­lle­cer no aver­gon­zar, por­que las uti­li­da­des no son un fin, son un tre­men­do in­di­ca­dor de que lo es­ta­mos ha­cien­do bien, tie­ne ro­les im­por­tan­tes: dan cuen­ta de que le es­ta­mos en­tre­gan­do va­lor a la so­cie­dad, si hay uti­li­da­des ten­go la ca­pa­ci­dad de pa­gar im­pues­tos y mien­tras más pa­go más po­si­bi­li­da­des le doy al Es­ta­do de cum­plir su rol so­cial, en­ton­ces las uti­li­da­des tie­nen un rol muy im­por­tan­te pa­ra las em­pre­sas pa­ra la so­cie­dad, pa­ra la ciu­da­da­nía, ge­ne­ran opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión, y si no hay in­ver­sión no hay cre­ci­mien­to. En­ton­ces ¿por qué aver­gon­zar­nos de las uti­li­da­des?. —Me pa­re­ce que es un error. —Uno pa­ra cam­biar es­te con­cep­to tie­ne que te­ner con­vic­ción, no ver­güen­za, tie­ne que es­tar se­gu­ro de lo que cree. Se­gun­do, te­ner una ac­ti­tud de mu­cha hu­mil­dad. En el Chi­le ac­tual, no bas­ta con te­ner la ra­zón, ne­ce­si­tas que te en­cuen­tren la ra­zón, y creo que mu­cha eli­te eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca se que­da en te­ner la ra­zón, en que la ra­zón es­té de su la­do y eso he­mos vis­to que ha fra­ca­sa­do en Bre­xit, elec­ción ame­ri­ca­na, no bas­ta con te­ner la ra­zón, sino que te en­cuen­tren la ra­zón y eso re­quie­re un cam­bio muy gran­de que es la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar puen­tes, no trin­che­ras. En Chi­le lle­va­mos cua­tro años ca­van­do trin­che­ras y muy pocos dis­pues­tos a ge­ne­rar puen­tes.

—Cer­ca­nía, cuan­do me acer­co a una per­so­na y me co­no­ce ge­ne­ro em­pa­tía, y cuan­do ge­ne­ro em­pa­tía em­pie­zo a ge­ne­rar una dis­po­si­ción a po­ner­me en tus za­pa­tos, em­pie­zo a te­ner una dis­po­si­ción a con­fiar en ti. Por ejem­plo, es­te con­cep­to de siem­pre tra­tar de jun­tar­se con el pre­si­den­te, con el mi­nis­tro es­tá ob­so­le­to. Hay que jun­tar­se con la so­cie­dad, o sea una mar­cha en la ca­lle lo­gró que la pre­si­den­ta anun­cia­ra un cam­bio en el sis­te­ma de pen­sio­nes, en­ton­ces si los go­bier­nos es­tán es­cu­chan­do a la ciu­da­da­nía, lo que me pa­re­ce per­fec­to, en­ton­ces ha­ble­mos con ellos, si ya no nos es­cu­chan a no­so­tros ha­ble­mos con ellos. O sea, ¿cuán­to tiem­po es­ta­mos in­vir­tien­do en acér­ca­nos al mun­do sin­di­cal, al mun­do so­cial?

—Mi im­pre­sión es que se in­vier­te po­co tiem­po. —Lo que pa­sa ahí es que la pre­gun­ta es otra, ¿cuán­to tiem­po de­di­ca­ron las AFP ha ex­pli­car­le a sus afi­lia­dos lo que ha­cían, cuán­to? El men­sa­je de las AFP con­sis­tía en quién era más ren­ta­ble, quién te­nía la me­nos co­mi­sión, pe­ro no es ba­se al rol, en ba­se a las ex­pec­ta­ti­vas. To­da la pu­bli­ci­dad de las AFP es­ta­ba en la cap­ta­ción de gen­te y no en ma­ne­jar sus ex­pec­ta­ti­vas e in­cen­ti­var su pen­sión, en­ton­ces tie­ne que ge­ne­rar una ca­pa­ci­dad de diá­lo­go con los sta­ke hol­ders, con la ciu­da­da­nía. La ciu­da­da­nía ya no lee no­ti­cias, la ciu­da­da­nía ha­ce no­ti­cias. La in­for­ma­ción vie­ne de aba­jo ha­cia arri­ba. Los mo­nó­lo­gos an­ti­guos cam­bia­ron por diá­lo­gos mo­der­nos. Hoy se ne­ce­si­ta gen­te que se­pa dia­lo­gar. He­mos con­fun­di­do ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les con ca­pa­ci­dad de diá­lo­go, yo veo que hoy el mun­do nos ha de­mos­tra­do que las ca­pa­ci­da­des de diá­lo­go se han pues­to so­bre las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les. Cuan­do en el mun­do se ins­ta­la la ra­bia y só­lo apli­cas ra­zo­nes, al otro la­do vas a ge­ne­rar im­po­ten­cia y más ra­bia, en­ton­ces el mun­do re­quie­re más diá­lo­go, pe­ro un diá­lo­go hu­mil­de, abier­to, por­que dia­lo­gar sig­ni­fi­ca cam­biar don­de es­tas pa­ra­do, no sig­ni­fi­ca dar­le tiem­po a otro pa­ra ha­blar y lue­go tu pa­ra con­ven­cer­lo, eso no es diá­lo­go.

¿Qué tan­to ha avan­za­do la gran em­pre­sa en apren­der a dia­lo­gar?

—Hay que re­co­no­cer que las em­pre­sas en su ADN es­tá el con­cep­to evo­lu­ti­vo, em­pre­sa que no evo­lu­cio­na des­apa­re­ce, co­mo Ko­dak. Creo que real­men­te las em­pre­sas que van a lo­grar per­ma­ne­cer en el tiem­po, hoy los ci­clos de vi­da de las em­pre­sas son mu­cho más cor­tos que an­tes, y más cor­tos de que lo la gen­te cree por­que quie­nes las di­ri­gen lo quie­ren ha­cer con la ló­gi­ca del pa­sa­do. Una de las co­sas que más me preo­cu­pa de Chi­le es­tá en la re­vo­lu­ción di­gi­tal, en la eco­no­mía di­gi­tal que vie­ne, si no­so­tros de aquí al 2020 va­mos a te­ner 50 bi­llo­nes de ob­je­tos co­nec­ta­dos. A fi­nes de año pa­sa­do, fui a un se­mi­na­rio que or­ga­ni­zó el BID con to­dos los mi­nis­tros de Tra­ba­jo de la Re­gión y la pre­gun­ta era si de aquí a 20 años más van a ha­ber des­apa­re­ci­do el 50% de los pues­tos de tra­ba­jo –es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford de 2013-, en­ton­ces hoy es­ta­mos dis­cu­tien­do nues­tro pa­sa­do, nues­tros do­lo­res del pa­sa­do y nues­tras mo­les­tias del pre­sen­te y por de­lan­te se nos vie­ne una re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca tre­men­da. Se nos vie­ne un mun­do que si no lo en­fren­ta­mos bien va a ser un pro­ble­ma, y si lo en­fren­ta­mos bien se­rá una tre­men­da opor­tu­ni­dad. En el ca­so del mun­do di­gi­tal, es que Chi­le ya no de­pen­da más del co­bre, sino de su gen­te, pe­ro qué es­ta­mos ha­cien­do en ca­pa­ci­ta­ción, ce­ro, y lle­va­mos diez años sin ha­cer na­da. La ver­dad es que te­ne­mos que abrir los ojos y mi­rar la pe­lí­cu­la gran­de.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.