Reino Uni­do ini­cia sa­li­da de UE y apues­ta por un TLC

Sin em­bar­go, Angela Merkel re­cha­zó par­tir las ne­go­cia­cio­nes ha­blan­do so­bre el fu­tu­ro y se­ña­ló que lo prio­ri­ta­rio es re­sol­ver los tér­mi­nos de la sa­li­da de los bri­tá­ni­cos.

Pulso - - PORTADA - F. GUE­RRE­RO

—La de­ci­sión de los bri­tá­ni­cos en las ur­nas, ra­ti­fi­ca­da más tar­de por su parlamento, fi­nal­men­te se for­ma­li­zó. Con la car­ta que en­vió ayer su pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, al pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, se dio el pun­ta­pié ini­cial de la se­pa­ra­ción en­tre el Reino Uni­do y la UE.

Pe­ro la mi­si­va no se li­mi­tó a un sim­ple avi­so, en ella se in­cor­po­ra­ron las prio­ri­da­des de Dow­ning Street de ca­ra a las ne­go­cia­cio­nes, con­si­de­ran­do con es­pe­cial én­fa­sis el fu­tu­ro co­mer­cial de am­bas par­tes, lo que no ca­yó bien en la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal.

“Pro­po­ne­mos un fuer­te y am­bi­cio­so Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (...) Es­te de­bie­se ser de ma­yor al­can­ce y am­bi­ción que cual­quier otro acuer­do pre­vio de ma­ne­ra que cu­bra sec­to­res cru­cia­les para nues­tros la­zos eco­nó­mi­cos co­mo el de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y re­des in­dus­tria­les”, in­di­ca la car­ta de seis pá­gi­nas.

May agre­ga que las par­tes de­bie­sen prio­ri­zar có­mo se ma­ne­ja­ran la evo­lu­ción de los mar­cos re­gu­la­to­rios, “para man­te­ner un jus­to y abier­to am­bien­te co­mer­cial” y se­ña­la que no lle­gar a un acuer­do y re­gir­se por las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio se­ría un fra­ca­so.

Aun­que el tono del do­cu­men­to que en­tre­gó Tim Ba­rrow, em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en la UE, a la au­to­ri­dad co­mu­ni­ta­ria, era más bien cau­to, el dis­cur­so de la pre­mier en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes pa­re­ce en­tre­gar más se­ña­les de có­mo lle­ga el Reino Uni­do a las ne­go­cia­cio­nes que se ave­ci­nan y que po­drían du­rar al­re­de­dor de dos años.

Si en la car­ta lo pri­me­ro fue acla­rar que la de­ci­sión de UK no es un re­cha­zo a los va­lo­res que se com­par­ten con el blo­que y que el ob­je­ti­vo es se­guir sien­do “so­cios y alia­dos com­pro­me­ti­dos con to­do el con­ti­nen­te”, en sus de­cla­ra­cio­nes May fue más ca­te­gó­ri­ca.

“Ten­go la fir­me de­ter­mi­na­ción de con­se­guir un acuer­do jus­to para to­das las per­so­nas en es­te país”, se­ña­ló, agre­gan­do que quie­ren se­guir “co­mer­cian­do con ellos lo más li­bre­men­te po­si­ble”.

LA RES­PUES­TA DEL BLO­QUE. Su contraparte no ocultó su per­cep­ción ne­ga­ti­va res­pec­to a la de­ci­sión de UK. Tras re­ci­bir la car­ta, Tusk sub­ra­yó que “no hay nin­gu­na ra­zón para pre­ten­der que es un día fe­liz aquí o en Lon­dres. La ma­yo­ría de los eu­ro­peos y cer­ca de la mi­tad de los bri­tá­ni­cos desea­ban per­ma­ne­cer jun­tos”. Al tiem­po que pi­dió ce­le­ri­dad en las ne­go­cia­cio­nes, la au­to­ri­dad co­mu­ni­ta­ria re­cal­có que no ha­brá “ga­na­do­res” con el Brexit y que los pró­xi­mos dos años se tra­ta­rán de un asun­to de “con­trol de da­ños”.

Sin em­bar­go, fue Angela Merkel la que ha­bló más fuer­te. La canciller alemana, con­si­de­ra­da la lí­der más pro­mi­nen­te del blo­que, re­cha­zó el én­fa­sis en el fu­tu­ro de los vínculos post Brexit de la car­ta de The­re­sa May.

“Las ne­go­cia­cio­nes de­ben acla­rar pri­me­ro có­mo des­en­tra­ñar nues­tra re­la­ción in­ter­co­nec­ta­da. Só­lo cuan­do se tra­te es­te asun­to, es­pe­re­mos que sea pron­to, co­men­za­re­mos a ha­blar de nues­tra re­la­ción fu­tu­ra”.

Por su par­te, el pre­si­den­te fran­cés, François Hollande, in­di­có des­de In­do­ne­sia que Brexit “se­rá do­lo­ro­so para los bri­tá­ni­cos”, mien­tras que Em­ma­nuel Ma­cron, quien co­rre con ven­ta­ja para su­ce­der­lo, tam­bién es­ta­ble­ció sus prio­ri­da­des res­pec­to al di­vor­cio. “Mi pro­fun­do de­seo es te­ner a Gran Bre­ta­ña con la UE en otra re­la­ción, pe­ro mi prio­ri­dad se­rá pro­te­ger la Unión Eu­ro­pea, los in­tere­ses de la Unión Eu­ro­pea y los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos”, in­di­có.

En una lí­nea si­mi­lar, el pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Mariano Rajoy, ase­gu­ró res­pe­tar la de­ter­mi­na­ción de los bri­tá­ni­cos, aun­que re­co­no­ció que no le pa­re­ce bueno ni para el Reino Uni­do ni para la UE.

“Va­mos a de­fen­der nues­tros in­tere­ses, co­mo es na­tu­ral”, se­ña­ló la au­to­ri­dad his­pa­na e in­di­có que la prio­ri­dad se­rá “mi­ni­mi­zar la in­cer­ti­dum­bre” para ciu­da­da­nos, em­pre­sas y es­ta­dos miem­bros. “La UE sa­be bien lo que ha­ce”, sub­ra­yó.

Jean-Clau­de Junc­ker, Pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, va­ti­ci­nó que el Reino Uni­do “la­men­ta­rán un día” su de­ter­mi­na­ción, aun­que de­jó la puerta abier­ta a una ciu­da­da­nía “aso­cia­ti­va” de la UE para los bri­tá­ni­cos.P Va­rios lí­de­res de los es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea in­di­ca­ron res­pe­tar la de­ci­sión del Reino Uni­do, aun­que ase­gu­ran que no es bue­na para na­die.

“És­te es un mo­men­to his­tó­ri­co del que no pue­de ha­ber mar­cha atrás. Aho­ra que la de­ci­sión de dejar la UE ha si­do to­ma­da es mo­men­to de es­tar uni­dos (…) Ten­go la fir­me de­ter­mi­na­ción de con­se­guir un acuer­do jus­to para to­das las per­so­nas en es­te país”.

THE­RE­SA MAY Pri­me­ra mi­nis­tra del Reino Uni­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.