Los afi­lia­dos a Mas­vi­da en la UTI

El su­per­in­ten­den­te siem­pre ha te­ni­do bien es­con­di­da la in­for­ma­ción que da­ría por ter­mi­na­da la ju­di­cia­li­za­ción de las al­zas.

Pulso - - OPINION - GON­ZA­LO DE LA CA­RRE­RA CO­RREA

HOY A LAS 24 ho­ras ven­ce el pla­zo para que las isa­pres in­for­men a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud las al­zas de pre­cios que apli­ca­rán a sus pla­nes. El anun­ció pi­lla­rá a los afi­lia­dos de Mas­vi­da en la in­só­li­ta con­di­ción de es­tar cau­ti­vos en su isa­pre, ya no por pre exis­ten­cias, sino que por una de­ci­sión ar­bi­tra­ria del su­per­in­ten­den­te Sebastián Pa­vlo­vic.

Si Ro­bert Ri­vas, in­ter­ven­tor de Mas­vi­da, de­ci­de hoy al­zar los pre­cios, ca­be pre­gun­tar­se si Pa­vlo­vic liberará a los afi­lia­dos de la cau­ti­vi­dad for­za­da a que los tie­ne so­me­ti­dos o si la pro­lon­ga­rá. De ser es­te el ca­so, los afi­lia­dos no ten­drían co­mo es­qui­var el al­za de pre­cios, a me­nos que ju­di­cia­li­cen y con­ge­len el al­za.

La úni­ca ra­zón para no su­bir los pre­cios se­ría evi­tar las cos­tas pro­vo­ca­das por la ju­di­cia­li­za­ción. No hay di­ne­ro para ha­cer­les fren­te. Pe­ro si no sube los pre­cios, no se en­tien­de có­mo Mas­vi­da ge­ne­ra­rá más in­gre­sos que gas­tos, con­si­de­ran­do que el dé­fi­cit su­pera los $100.000 mi­llo­nes.

Sebastián Pa­vlo­vic, an­tes de asu­mir es­te car­go, ya era un ac­ti­vo de­trac­tor del sis­te­ma pri­va­do de sa­lud, se­gún cons­ta en una co­lum­na de opi­nión que pu­bli­có en ma­yo de 2013 y que ti­tu­ló “Adiós a las isa­pres… bien­ve­ni­da la sa­lud pú­bli­ca”.

En di­cha co­lum­na él de­cla­ra que no va­le la pe­na “per­der tiem­po y ener­gías en un sis­te­ma que no quie­re -y no me­re­ce- ser sal­va­do”.

Por eso, con la lla­ve de la re­tro­ex­ca­va­do­ra en su mano y el ace­le­ra­dor a fon­do asu­mió co­mo su­per­in­ten­den­te de Sa­lud. Des­de su car­go ha in­ten­ta­do de­rrum­bar a las isa­pres por la vía de aho­gar­las con el con­ge­la­mien­to de los pre­cios y de abru­mar­las me­dian­te una odio­sa cam­pa­ña co­mu­ni­ca­cio­nal. Nun­ca qui­so acep­tar pro­pues­ta al­gu­na que per­mi­tie­ra a las isa­pres so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que afec­tan a sus afi­lia­dos. Una de ellas, que yo pro­pu­se, era fi­jar­les un to­pe a las uti­li­da­des, de ma­ne­ra que las al­zas de pre­cios nun­ca fue­ran ex­ce­si­vas.

Se­gún con­fe­só Pa­vlo­vic, “la ta­rea de po­ner fin a las isa­pres es un asun­to más fá­cil de de­cir que de im­ple­men­tar”. ¡Y en eso ha es­ta­do du­ran­te más de tres años!

Él ha lla­ma­do ac­ti­va­men­te a los be­ne­fi­cia­rios del sis­te­ma a de­man­dar a sus isa­pres. Tam­bién ha ma­ni­pu­la­do la in­for­ma­ción que en­tre­ga a la opi­nión pú­bli­ca, de ma­ne­ra de ga­nar adep­tos para una ca­rre­ra po­lí­ti­ca que se trun­có al ha­ber per­di­do la elec­ción a dipu­tado por Pro­vi­den­cia. A fin de cuen­tas hasta aquí le re­sul­tó sú­per fá­cil y ren­ta­ble pe­gar­les a las isa­pres.

Mas­vi­da le sir­vió de alia­do du­ran­te va­rios años para des­truir al sis­te­ma de sa­lud pri­va­do. En efec­to, era la isa­pre que no subía los pre­cios, la mis­ma que se au­to de­fi­nía en su pu­bli­ci­dad co­mo “La red éti­ca”. Hoy sus eje­cu­ti­vos y di­rec­to­res es­tán ba­jo la lu­pa de la fis­ca­lía, pro­duc­to de que es­tá en du­da la éti­ca con que con­du­cían la isa­pre, al es­con­der in­for­ma­ción de sus au­di­to­res ex­ter­nos y en­tre­gar in­for­ma­ción fal­sa al mercado. Se­gún Sout­hern Cross, du­ran­te va­rios años años in­for­ma­ron uti­li­da­des cuan­do en reali­dad te­nían pér­di­das, en­tre mu­chas otras ma­ñas.

ASÍ EL “NE­GO­CIO” para el su­per­in­ten­den­te y para Mas­vi­da iba vien­to en po­pa. No su­bien­do los pre­cios la isa­pre ga­na­ba mercado atra­yen­do a nue­vos afi­lia­dos con esa pro­me­sa, y el su­per­in­ten­den­te ga­na­ba po­pu­la­ri­dad fus­ti­gan­do a las que sí subían. Pe­ro al igual que las es­ta­fas pi­ra­mida­les, es­to se aca­ba en al­gún mo­men­to.

Pa­vlo­vic ju­gó con fue­go por­que pen­sa­ba que po­día sa­lir­se con la su­ya, pe­ro tam­bién ju­gó irres­pon­sa­ble­men­te con la sa­lud de más de 3,5 mi­llo­nes de per­so­nas.

Él siem­pre ha te­ni­do en sus ma­nos la in­for­ma­ción que da cuen­ta del al­za de cos­tos de la sa­lud, pe­ro nun­ca lo ha re­co­no­ci­do. En efec­to, la su­pe­rin­ten­den­cia que di­ri­ge re­ci­be ca­da mes la in­for­ma­ción por­me­no­ri­za­da de ca­da pres­ta­ción mé­di­ca que se ha­ce ca­da per­so­na afi­lia­da a al­gu­na isa­pre, exa­men por exa­men. Co­no­ce en con­se­cuen­cia có­mo han va­ria­do los pre­cios que la isa­pre le paga a ca­da pres­ta­dor mé­di­co, y tam­bién co­no­ce el au­men­to de fre­cuen­cia de uso que ca­da per­so­na ha­ce del sis­te­ma.

Pa­vlo­vic siem­pre ha te­ni­do bien es­con­di­da la in­for­ma­ción que da­ría por ter­mi­na­da la ju­di­cia­li­za­ción. Él po­dría ha­ber in­for­ma­do a las cor­tes la ver­dad res­pec­to de las al­zas de cos­tos reales de la sa­lud pri­va­da, y po­dría ha­ber­lo ad­mi­ti­do an­te la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro la ideo­lo­gía y sus am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas lo ce­ga­ron.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te Mas­vi­da es­tá a pun­to de que­brar, pe­ro no por cul­pa de la ju­di­cia­li­za­ción, sino que pro­duc­to de ha­ber­la evi­ta­do por la vía de no su­bir sus pre­cios y tam­bién co­mo con­se­cuen­cia de una pé­si­ma ges­tión de su di­rec­to­rio.

En lu­gar de de­fen­der a los afi­lia­dos a Mas­vi­da, Pa­vlo­vic ha pues­to en ries­go no só­lo la su­per­vi­ven­cia de la isa­pre, sino que hoy se en­cuen­tran en se­rio ries­go de vi­da los mi­les de en­fer­mos cró­ni­cos que de­pen­den del fi­nan­cia­mien­to que les otor­ga la isa­pre para ac­ce­der a las pres­ta­cio­nes de sa­lud que con ur­gen­cia ne­ce­si­tan.

Son más de 500 mil per­so­nas las que hoy ven ame­na­za­do su ac­ce­so a la sa­lud pri­va­da, y que fren­te a una even­tual al­za de pre­cios de Más­vi­da qui­zás no pue­dan pa­gar su plan o con­ti­nuar en el sis­te­ma pri­va­do de sa­lud.

Tal co­mo es­cri­bió Ru­bén Darío en uno de sus poe­mas y que bien apli­ca a los afi­lia­dos a Mas­vi­da: “Si me la qui­tas, me mue­ro; si me la de­jas, me ma­ta”. ℗

El au­tor es in­ge­nie­ro co­mer­cial U.C. (@ca­rre­ra­gon­za­lo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.