Lec­cio­nes de ley de es­ta­cio­na­mien­tos

Pulso - - OPINION - JUAN IG­NA­CIO CONTARDO

CON­TRO­VER­SIA ge­ne­ra­ron las pa­la­bras del mi­nis­tro de Ha­cien­da, que ca­li­fi­có las al­zas en el pre­cio de los es­ta­cio­na­mien­tos co­mo una “subida por el cho­rro” de cier­tos em­pre­sa­rios. Pa­ra el mi­nis­tro, el pro­ble­ma del al­za es­ta­ría en los em­pre­sa­rios, no en la ley. Si bien es in­du­da­ble que el al­za se pro­du­jo con oca­sión de la en­tra­da en vi­gen­cia de la “ley de es­ta­cio­na­mien­tos”, des­co­no­cer que es­ta tie­ne de­fec­tos es ne­gar­se a una reali­dad. La idea ori­gi­nal del pro­yec­to era eli­mi­nar el “re­don­deo”, que con­sis­tía en co­brar el pre­cio del es­ta­cio­na­mien­to por es­pa­cios de tiem­po to­ta­les ocu­pa­dos o no por el clien­te. La so­lu­ción a que lle­gó el le­gis­la­dor fue es­ta­ble­cer for­mas es­tric­tas de co­bro: por mi­nu­to o por tra­mo, de tal ma­ne­ra que el con­su­mi­dor só­lo pa­ga­ra el pe­río­do ocu­pa­do. Lo que des­co­no­ció el le­gis­la­dor es que el pe­río­do de tiem­po no ocu­pa­do por el con­su­mi­dor, en los an­ti­guos sis­te­mas de co­bro con “re­don­deo”, tie­ne un va­lor mo­ne­ta­rio. Al es­ta­ble­cer­se dos for­mas al­ter­na­ti­vas de co­bro, por tra­mo o por mi­nu­to, se ge­ne­ró el es­tí­mu­lo pa­ra los pro­vee­do­res de in­cor­po­rar el va­lor del re­don­deo en el pre­cio. El le­gis­la­dor fue cán­di­do en pen­sar que los pro­vee­do­res no in­cor­po­ra­rían el va­lor del re­don­deo aso­cia­do a sus an­ti­guas es­truc­tu­ras de pre­cios. Lo que se plan­teó co­mo una re­for­ma a la ley de pro­tec­ción del con­su­mi­dor, ter­mi­nó per­ju­di­cán­do­lo. Por ello se ha plan­tea­do mo­di­fi­car la ley. Pe­ro an­tes, qui­zás lo con­ve­nien­te sea apren­der al­gu­nas lec­cio­nes. En pri­mer lu­gar, que no to­da re­gu­la­ción de un mer­ca­do ter­mi­na pro­te­gien­do a los con­su­mi­do­res. Lue­go, que en al­gu­nas oca­sio­nes la des­re­gu­la­ción pue­de ser pre­fe­ri­ble a la re­gu­la­ción. En ter­cer lu­gar, que an­tes de es­ta­ble­cer una re­gu­la­ción de un mer­ca­do, hay que an­ti­ci­par­se a sus even­tua­les es­ce­na­rios pa­ra de­ter­mi­nar có­mo de­be­rían com­por­tar­se los agen­tes del mer­ca­do. El equi­li­brio de es­tas va­ria­bles de­ter­mi­na si la ley se­rá be­ne­fi­cio­sa pa­ra el con­su­mi­dor. No va­ya a su­ce­der que una re­for­ma ter­mi­ne per­ju­di­can­do aún más al con­su­mi­dor. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.