Re­for­ma La­bo­ral y re­cons­truc­ción de con­fian­zas,

Se tra­ta de una ma­la re­gu­la­ción que exa­cer­ba la con­fron­ta­ción y no con­si­de­ra in­tere­ses de los no sin­di­ca­li­za­dos ni de em­pre­sas.

Pulso - - PORTADA - por Fer­nan­do Alvear

MA­ÑA­NA 1 de abril en­tra en vi­gen­cia la Re­for­ma La­bo­ral, nor­ma­ti­va que re­fuer­za los de­re­chos co­lec­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos en el sec­tor pri­va­do y que ha si­do ob­je­to de nu­me­ro­sas crí­ti­cas tan­to de par­te de los tra­ba­ja­do­res, co­mo de las em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños.

An­tes de que in­gre­sa­ra el pro­yec­to de ley al Con­gre­so Nacional, des­de la CPC ad­ver­ti­mos al Eje­cu­ti­vo que la ini­cia­ti­va le­gal no se ha­cía car­go de las fa­len­cias más evi­den­tes del mer­ca­do del tra­ba­jo, co­mo lo son la ba­ja par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res, jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res en el tra­ba­jo for­mal y pro­te­gi­do; co­rre­gir las de­fi­cien­cias del sis­te­ma de ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral y la ne­ce­si­dad de que se re­gu­le el de­re­cho a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en el sec­tor pú­bli­co. Y lue­go, fui­mos tes­ti­gos de que los es­ca­sos con­te­ni­dos de adaptabilidad la­bo­ral pac­ta­da de la pro­pues­ta ori­gi­nal, fue­ron ve­ta­dos por el pro­pio Eje­cu­ti­vo al co­no­cer los de­ta­lles del fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en ma­te­ria de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal.

El mun­do pri­va­do vie­ne ob­ser­van­do con preo­cu­pa­ción có­mo en el último tiem­po va­rias ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas en em­pre­sas que se pre­cian de con­tar con muy buen cli­ma la­bo­ral, ter­mi­nan en huel­gas vio­len­tas, que afec­tan de­re­chos de las em­pre­sas, de los tra­ba­ja­do­res, e in­clu­so, de per­so­nas de la so­cie­dad ci­vil no in­vo­lu­cra­das en los con­flic­tos co­lec­ti­vos, fren­te a la to­tal pa­si­vi­dad de las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de res­guar­dar el or­den pú­bli­co.

Al res­pec­to, la­men­ta­mos que la Re­for­ma La­bo­ral no ha­ya man­te­ni­do la dis­po­si­ción ori­gi­nal del Eje­cu­ti­vo que exi­gía el ejer­ci­cio pa­cí­fi­co del de­re­cho a huel­ga, tan­to de par­te de los tra­ba­ja­do­res co­mo de los em­plea­do­res.

En el fu­tu­ro in­me­dia­to, nos in­quie­tan los va­cíos de la ley en ma­te­ria de pro­ce­di­mien­to pa­ra el ejer­ci­cio de los de­re­chos co­lec­ti­vos por par­te de los tra­ba­ja­do­res que sin es­tar sin­di­ca­li­za­dos desean ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te con la em­pre­sa.

El fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal fue ca­te­gó­ri­co al de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, y tan­to pa­ra las em­pre­sas co­mo pa­ra los tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos es im­por­tan­te te­ner cer­te­za res­pec­to de la forma en que es­tos pue­den ejer­cer su de­re­cho a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Por ello, in­sis­ti­mos en la ne­ce­si­dad de que el Eje­cu­ti­vo for­mu­le una ini­cia­ti­va le­gal que es­ta­blez­ca un pro­ce­di­mien­to de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va pa­ra los tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos. No ha­cer­lo es in­cen­ti­var que las par­tes ju­di­cia­li­cen el ejer­ci­cio de su de­re­cho y, even­tual­men­te, se des­co­noz­ca el de­re­cho de es­tos gru­pos a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te.

CO­MO NO­SO­TROS lo ve­mos, la Re­for­ma La­bo­ral es una ma­la re­gu­la­ción porque exa­cer­ba la con­fron­ta­ción y no con­tem­pla los pun­tos de vista e in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos, ni de las em­pre­sas. En el ca­so de la CPC y sus ra­mas, en va­rias opor­tu­ni­da­des pre­vias al in­gre­so del pro­yec­to al Con­gre­so y pos­te­rior­men­te du­ran­te su tra­mi­ta­ción, hi­ci­mos pre­sen­te nues­tras ob­ser­va­cio­nes sin que ellas fue­sen de­bi­da­men­te con­si­de­ra­das, ya sea por el Go­bierno o por los par­la­men­ta­rios.

La Ley 20.940 en­tra­rá en vi­gen­cia en un año elec­to­ral, en el que ade­más está pro­gra­ma­do que ten­ga lu­gar un muy im­por­tan­te nú­me­ro de ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas en las em­pre­sas. Nos preo­cu­pa que es­tas pue­dan desa­rro­llar­se con pleno res­pe­to a los de­re­chos de to­dos los tra­ba­ja­do­res y de las em­pre­sas, ga­ran­ti­zan­do la au­to­ri­dad que ellas ten­gan lu­gar sin vio­len­cia o ame­dren­ta­mien­to a los tra­ba­ja­do­res no in­vo­lu­cra­dos en la ne­go­cia­ción.

A su vez, des­de el em­pre­sa­ria­do ha­ce­mos vo­tos porque al mo­men­to de plan­tear mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas en el ám­bi­to la­bo­ral, el mun­do po­lí­ti­co con­cen­tre sus es­fuer­zos en fa­ci­li­tar la re­cons­truc­ción de las con­fian­zas en­tre los ac­to­res so­cia­les, que re­sul­ta­ron da­ña­das con es­ta ma­la Re­for­ma La­bo­ral pa­ra el país.

Mu­cho se ha ha­bla­do de es­ta ur­gen­te ne­ce­si­dad que te­ne­mos co­mo so­cie­dad de re­cons­truir la con­fian­za per­di­da, y al efec­to, el nue­vo pre­si­den­te de la CPC ha se­ña­la­do co­mo desafío pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial tra­ba­jar jun­to al res­to de la so­cie­dad en es­ta im­por­tan­te la­bor. Es­pe­ra­mos que el Go­bierno y el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo en par­ti­cu­lar, con­si­de­ren nues­tros apor­tes en es­te re­to que nos con­vo­ca a to­dos. ℗

El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral de la CPC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.