Cri­sis en Venezuela lle­ga a Chi­le: Par­ti­do Co­mu­nis­ta cri­ti­ca in­ter­ven­ción de La Mo­ne­da

La me­di­da que or­de­nó el con­ge­la­mien­to de los ac­ti­vos del man­da­ta­rio ba­jo ju­ris­dic­ción estadounidense, bus­ca fre­nar el avan­ce ha­cia una nue­va Car­ta Mag­na.

Pulso - - PORTADA - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—24 ho­ras des­pués de anun­ciar que no acep­ta­ría un “go­bierno ile­gí­ti­mo” en Venezuela tras la rea­li­za­ción de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC) del do­min­go, EEUU im­pu­so san­cio­nes eco­nó­mi­cas di­rec­tas con­tra el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, el De­par­ta­men­to del Te­so­ro re­ve­ló que to­dos los ac­ti­vos del man­da­ta­rio su­je­tos a ju­ris­dic­ción estadounidense es­tán con­ge­la­dos, prohi­bién­do­se cual­quier tra­to con el Eje­cu­ti­vo.

Se­gún el se­cre­ta­rio del or­ga­nis­mo, Steven Mnu­chin, “las elec­cio­nes ile­gí­ti­mas (...) con­fir­man que Ma­du­ro es un dic­ta­dor que ig­no­ra la vo­lun­tad del pue­blo ve­ne­zo­lano”, y agre­gó que al san­cio­nar­lo, EEUU ma­ni­fies­ta su opo­si­ción a las po­lí­ti­cas del ré­gi­men y su apo­yo al pue­blo lla­man­do a una “de­mo­cra­cia ple­na y prós­pe­ra”.

Pe­ro no so­lo eso, en el es­cri­to, la Ca­sa Blan­ca fue en­fá­ti­ca en se­ña­lar que las co­sas po­drían em­peo­rar, ase­gu­ran­do que cual­quie­ra que par­ti­ci­pe en la ANC “po­dría es­tar ex­pues­to a fu­tu­ras san­cio­nes por su pa­pel en so­ca­var pro­ce­sos e ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en Venezuela”.

La se­ma­na pa­sa­da, el De­par­ta­men­to del Te­so­ro ha­bía im­pul­sa­do san­cio­nes con­tra 13 al­tos car­gos del Go­bierno ve­ne­zo­lano y eje­cu­ti­vos de Pdvsa, por pre­sun­tos abu­sos con­tra los DDHH y co­rrup­ción, con el ob­je­ti­vo de pre­sio­nar y así evi­tar la rea­li­za­ción de la Cons­ti­tu­yen­te.

De es­ta ma­ne­ra, la cuar­ta san­ción des­de EEUU so­bre Venezuela desata un com­ple­jo es­ce­na­rio di­plo­má­ti­co en­tre am­bas na­cio­nes, al tiem­po que se es­pe­ran cas­ti­gos al sec­tor pe­tro­le­ro.

LA LU­CHA. La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na in­sis­tió el lu­nes en que no ha­rá aban­dono de la Asam­blea Na­cio­nal pe­se a la rea­li­za­ción de los co­mi­cios del do­min­go por lo que se­gui­rá ejer­cien­do con nor­ma­li­dad sus fun­cio­nes en el Par­la­men­to.

El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Ju­lio Bor­ges, afir­mó: “no va­mos a ha­cer otra co­sa que se­guir ade­lan­te con nues­tro de­ber, nues­tro com­pro­mi­so al cam­bio. Es­te es el si­tio don­de nos co­lo­có el pue­blo, se­gui­re­mos se­sio­nan­do, lu­chan­do con­tra co­rrup­ción”.

El ana­lis­ta ve­ne­zo­lano Miguel Velarde in­di­có que en es­te mo­men­to Venezuela tie­ne a las dos prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des a la ca­be­za del país, al Pre­si­den­te y vicepresidente, im­pe­di­dos de fir­mar transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, “hay cua­tro Pre­si­den­tes que en ejer­ci­cio han si­do san­cio­na­dos por EEUU”, en­tre ellos Ro­bert Mu­ga­be, Bas­har alÁ­sad y Kim Jong-un, “lo cual lo po­ne en un gru­po na­da ex­clu­si­vo de lí­de­res del mundo y eso tam­bién tie­ne un im­pac­to con­cre­to”.

Por su par­te, Ma­du­ro se re­fi­rió a las san­cio­nes apli­ca­das por EEUU en su con­tra y ase­gu­ró que no obe­de­ce­rá or­de­nes im­pe­ria­les ni de go­bier­nos ex­tran­je­ros.

“Yo le es­tre­cho la mano y lo in­vi­to a dia­lo­gar, por­que lo cortés no qui­ta lo va­lien­te”, di­jo el Eje­cu­ti­vo re­fi­rién­do­se a su ho­mó­lo­go estadounidense, con quien ha pro­ta­go­ni­za­do una se­rie de al­ter­ca­dos des­de que se agu­di­zó la cri­sis.

ZNi­co­lás Ma­du­ro des­co­no­ció el cas­ti­go apli­ca­do por la Ca­sa Blan­ca en su con­tra. Se­gún el Eje­cu­ti­vo la Cons­ti­tu­yen­te bus­ca la paz ve­ne­zo­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.