Se­na­me II y la ex­clu­sión es­co­lar

¿Có­mo al­go que la au­to­ri­dad con­si­de­ra po­si­ti­vo y va­lio­so pa­ra los más des­va­li­dos ve re­du­ci­do su fi­nan­cia­mien­to año tras año?

Pulso - - OPI­NION - LI­LIA­NA COR­TÉS La au­to­ra es di­rec­to­ra de Sú­ma­te, fun­da­ción del Ho­gar de Cris­to.

TRES MIL mi­llo­nes de pe­sos des­de 2014 se han re­cor­ta­do a la glo­sa pre­su­pues­ta­ria des­ti­na­da a “edu­ca­ción de adul­tos y a es­cue­las de re­in­gre­so”, lo que re­ve­la do­ble­men­te la de­sidia del Es­ta­do en ma­te­ria edu­ca­ti­va con los ni­ños y jó­ve­nes en si­tua­ción de po­bre­za.

¿Por qué do­ble­men­te? Por­que el que ca­si 78 mil ni­ños y jó­ve­nes chi­le­nos es­tén ex­clui­dos del sis­te­ma es­co­lar se jun­ta en el mis­mo ítem con otra ne­ce­si­dad pe­da­gó­gi­ca muy dis­tin­ta: la edu­ca­ción de adul­tos. Usan­do una ex­pre­sión co­lo­quial que ex­pre­sa con cru­de­za es­ta si­tua­ción, es­ta es la glo­sa de “los que bo­tó la ola”. De los que lle­ga­ron al fi­nal a la pla­ya, cia­nó­ti­cos, aho­ga­dos, me­dio muer­tos. Es de­cir, de los hom­bres y mu­je­res anal­fa­be­tos y de los ni­ños y jó­ve­nes deses­co­la­ri­za­dos, sec­to­res in­vi­si­bles pa­ra po­lí­ti­cos y au­to­ri­da­des, por­que no mar­chan, no pro­tes­tan, no vo­tan, no tui­tean.

Mien­tras mul­ti­tu­des or­ga­ni­za­das cla­man por uni­ver­si­dad gra­tui­ta -de­man­da le­gí­ti­ma, sin du­da, pe­ro que sig­ni­fi­ca es­tra­tos­fé­ri­cos pre­su­pues­tos-, la ma­gra glo­sa pa­ra edu­car a los más des­po­seí­dos y ne­ce­si­ta­dos co­rre el ries­go de des­apa­re­cer. Y se­gun­do, por­que in­clu­ye a los ni­ños y jó­ve­nes más vul­ne­ra­bles y vul­ne­ra­dos del país, los del Se­na­me.

En me­dio del es­cán­da­lo por el re­cha­zo del in­for­me Se­na­me II, po­cos han re­pa­ra­do en lo que di­jo la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Adria­na Del­piano, cuan­do fue con­vo­ca­da a la 12ª se­sión de la co­mi­sión, en oc­tu­bre de 2016. En­ton­ces ex­pli­có que “de los más de 11 mil ni­ños y jó­ve­nes del Se­na­me, que per­te­ne­cen a los on­ce cen­tros de ad­mi­nis­tra­ción di­rec­ta y a los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res, un ter­cio es­tá fue­ra del sis­te­ma es­co­lar”.

Lue­go co­men­tó que al­gu­nos dan exá­me­nes por su cuen­ta, lo que no es su­fi­cien­te, “por­que no cum­ple con la fun­ción de in­te­gra­ción a un gru­po eta­rio si­mi­lar o pa­re­ci­do, ni con los víncu­los que allí se crean”.

Pa­ra re­sol­ver es­to, di­jo, “han ini­cia­do un tra­ba­jo con pro­gra­mas que se han es­pe­cia­li­za­do en ma­te­ria de re­in­ser­ción y re­ten­ción”. El in­for­me la ci­ta afir­man­do que “tie­nen un con­ve­nio con la Fun­da­ción Sú­ma­te, del Ho­gar de Cris­to, con quien es­tán tra­ba­jan­do en ma­te­ria de re­in­ser­ción con apro­xi­ma­da­men­te en­tre 100 y 200 ni­ños del Se­na­me, sin per­jui­cio de que esa fun­da­ción tam­bién se preo­cu­pa de la re­in­ser­ción de ni­ños que no es­tán ba­jo la pro­tec­ción y el cui­da­do del Se­na­me y que tie­nen al­tas po­si­bi­li­da­des de de­ser­tar del co­le­gio”. Lue­go pon­de­ra los re­sul­ta­dos de la ex­pe­rien­cia, afir­man­do que quie­ren ex­pan­dir­la: “Ha si­do muy in­tere­san­te y va­lio­sa, tan­to pa­ra ni­ños del Se­na­me co­mo pa­ra aque­llos cu­yos co­le­gios de­be­rían ser ca­pa­ces de de­tec­tar que tie­nen al­tas pro­ba­bi­li­da­des de de­ser­ción”.

¿Có­mo si al­go que la má­xi­ma au­to­ri­dad del te­ma con­si­de­ra po­si­ti­vo y va­lio­so pa­ra el sec­tor más des­va­li­do y que ma­yor preo­cu­pa­ción de­be­ría ge­ne­rar­nos a to­dos, se ve re­du­ci­do en sus re­cur­sos año tras año?

CIER­TA­MEN­TE, no se en­tien­de. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de­be en­tre­gar so­lu­cio­nes a es­tos ni­ños pa­ra su re­in­ser­ción edu­ca­ti­va y ga­ran­ti­zar­les su de­re­cho a la edu­ca­ción.

Sú­ma­te, fun­da­ción del Ho­gar de Cris­to, tie­ne cin­co es­cue­las de re­in­ser­ción edu­ca­ti­va, en Mai­pú, Ren­ca, La Gran­ja y La Pin­ta­na, ade­más de una en Lo­ta. Y ha­ce­mos fuer­za en co­mún con la Red por las Tra­yec­to­rias Edu­ca­ti­vas, que reúne a otras es­cue­las de­di­ca­das a es­te te­ma. To­dos se­gui­mos a la es­pe­ra de un ver­da­de­ro es­fuer­zo por aten­der a los ni­ños que es­tán fue­ra del sis­te­ma.

Re­que­ri­mos la crea­ción de una ca­te­go­ría de es­cue­las de re­in­gre­so que per­mi­ta que sean re­co­no­ci­das y cuen­ten con el fi­nan­cia­mien­to ne­ce­sa­rio. Hoy fun­cio­na­mos con fon­dos con­cur­sa­bles, que no son una res­pues­ta efec­ti­va; no dan con­ti­nui­dad de pro­ce­sos, no per­mi­ten im­ple­men­tar so­lu­cio­nes de ca­li­dad, ni res­pon­der en co­ber­tu­ra a los cer­ca de 80 mil ni­ños y jó­ve­nes ex­clui­dos.

Den­tro de to­das las de­man­das, prio­ri­zar es cla­ve. Y si no prio­ri­za la au­to­ri­dad, ¿quién lo ha­ce? ¿Los que gri­tan más fuer­te?

¿Sa­brán los que exi­gen gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria que 77.554 ni­ños y jó­ve­nes me­no­res de 18 es­tán fue­ra del sis­te­ma es­co­lar, y que un ter­cio de los que es­tán en el Se­na­me in­te­gran ese abul­ta­do nú­me­ro?

La in­clu­sión edu­ca­ti­va más pri­ma­ria es de­vol­ver a los ex­clui­dos su de­re­cho a apren­der. Sú­ma­te y la Red de Tra­yec­to­rias Edu­ca­ti­vas so­mos tes­ti­gos de la trans­for­ma­ción de un jo­ven que, te­me­ro­so y he­ri­do, vuel­ve a la es­cue­la y lo­gra re­cu­pe­rar lo per­di­do. Es­to for­ma par­te de la so­lu­ción que me­re­cen los ni­ños y jó­ve­nes del Se­na­me, y los de­más po­bres y ex­clui­dos. La mi­nis­tra lo sa­be, ¿qué es­ta­mos es­pe­ran­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.