Jun­ta DC: sin chi­cha, ni li­mo­ná

El pro­ble­ma de la DC no es de Goic, ni del fin de se­ma­na, ni de es­te Go­bierno. Ha­ce ra­to que se ve­nía des­di­bu­jan­do su prin­ci­pio de iden­ti­dad. Es­to ya se ma­ni­fies­tó al for­mar alian­za con el PC.

Pulso - - OPI­NION - La au­to­ra es abo­ga­do, LL.M y mas­ter en po­lí­ti­cas pú­bli­cas (@Ca­ro­lCBown).

SIN DU­DA el te­ma del fin de se­ma­na fue la muer­te, ase­si­na­to, ha­ra­ki­ri, sui­ci­dio, ma­tan­za co­lec­ti­va o has­ta lo que al­gún op­ti­mis­ta po­dría lla­mar el mag­ni­ci­dio del Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano. Qui­zás en es­te ca­so se­ría una es­pe­cie de mag-mag­ni­ci­dio, por­que ade­más del cri­men con­tra la pre­si­den­ta del par­ti­do, has­ta pue­da que nos ven­ga en­ci­ma la muer­te de la to­ta­li­dad del con­glo­me­ra­do.

La se­ma­na pa­sa­da, co­lum­nis­tas y opi­nó­lo­gos sos­te­nían que, si la Jun­ta DC le da­ba la es­pal­da a Ca­ro­li­na Goic, apro­ban­do la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Rin­cón, es­to im­pli­ca­ría que ni si­quie­ra den­tro de su par­ti­do con­ta­ba con apo­yo su­fi­cien­te y su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial se ha­cía in­sos­te­ni­ble.

Y así fue. Por lo que Ca­ro­li­na anun­ció in­me­dia­ta­men­te que su can­di­da­tu­ra se en­con­tra­ría en eva­lua­ción du­ran­te los pró­xi­mos días. Alar­gan­do un po­co más la ago­nía. Qui­zás pa­ra des­pe­dir­se, qui­zás pa­ra pen­sar la for­ma ade­cua­da de des­ha­cer lo que ju­ró por sus hi­jos. Me ima­gino que no só­lo ella ha­brá apren­di­do la lec­ción: en po­lí­ti­ca (y en la vi­da) no hay que es­cu­pir al cie­lo, ni me­nos ju­rar por lo que uno más quie­re.

Pe­ro el pro­ble­ma DC co­men­zó mu­cho an­tes del fin de se­ma­na o de es­te Go­bierno. Por­que hay un prin­ci­pio bá­si­co de la ló­gi­ca y de la fi­lo­so­fía que se­ña­la que to­da iden­ti­dad es idén­ti­ca a sí mis­ma. Es­to es, A es igual A. Y cuan­do em­pe­za­mos a fa­llar en es­to, la co­sa se po­ne gra­ve.

Por­que en es­tos días al­gu­nos nos pre­gun­ta­mos qué que­da en la DC de De­mó­cra­ta y qué que­da de Cris­tia­na. Qui­zás las pu­ras ini­cia­les, por lo que pro­pon­go que, en un ejer­ci­cio de sin­ce­ri­dad y mo­der­ni­za­ción, po­drían co­men­zar la pró­xi­ma Jun­ta apro­ban­do el cam­bio de nom­bre y lo­go, de­jan­do las pu­ras ini­cia­les. ¿Qué que­da de de­mó­cra­ta en un par­ti­do que es ca­paz de ha­cer una alian­za elec­to­ral con el MAS, par­ti­do que apo­ya di­rec­ta­men­te a Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y de­cla­ra con­ven­ci­do que Cu­ba no es una dic­ta­du­ra? ¿Qué que­da de cris­tiano en un par­ti­do en que la am­plia ma­yo­ría de sus par­la­men­ta­rios aprue­ba sin re­mor­di­mien­tos el abor­to en sus tres cau­sa­les?

Me ima­gino que des­pués de eso ya na­die se pre­gun­ta por qué han ba­ja­do su vo­ta­ción. Por qué ya no son los lí­de- res de su coa­li­ción. Por qué no son po­lí­ti­ca­men­te efec­ti­vos. Por qué no ha lo­gra­do vol­ver a po­si­cio­nar en se­rio un can­di­da­to pre­si­den­cial.

Muy sim­ple. Por­que na­die sa­be qué son. Co­mo se di­ce en buen chi­leno, cuan­do A no es igual a A, no es ni chi­cha, ni li­mo­ná. Y eso a la gen­te no le gus­ta. Con­fun­de. En cam­pa­ñas de ca­rác­ter po­lí­ti­co (lo que ex­clu­ye nor­mal­men­te las mu­ni­ci­pa­les) a la gen­te le gus­ta sa­ber por quién es­tá vo­tan­do. Quién es su can­di­da­to, qué pien­sa y qué de­fi­ni­cio­nes to­ma. Pue­de que no le gus­ten to­das sus res­pues­tas, pe­ro al me­nos quie­re sa­ber a qué ate­ner­se. A na­die le gus­ta la in­cer­ti­dum­bre y por eso tam­bién se di­ce po­pu­lar­men­te, más va­le dia­blo co­no­ci­do, que por co­no­cer. Por­que na­die quie­re lo que no co­no­ce. Y así, cuan­do A no es igual A, ¿có­mo ama­mos lo que no co­no­ce­mos?

El pro­ble­ma de la DC no es de Goic, ni del fin de se­ma­na, ni de es­te Go­bierno. Ha­ce ra­to que se ve­nía des­di­bu­jan­do su prin­ci­pio de iden­ti­dad, que­dan­do de to­tal ma­ni­fies­to al es­tar dis­pues­tos a for­mar alian­za con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, sin si­quie­ra leer el pro­gra­ma. Aun­que en po­lí­ti­ca to­do pue­de pa­sar. Los muer­tos no exis­ten y he­mos vis­to re­su­ci­ta­dos más de lo que nos gus­ta­ría. Así que, si que­da al­gún in­te­rés en co­men­zar es­te pro­ce­so de re­su­rrec­ción, qui­zás se­ría re­co­men­da­ble em­pe­zar por de­fi­nir sin­ce­ra­men­te su iden­ti­dad.

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.