El rol de la eli­te de re­cam­bio de la DC en el ac­tual tran­ce par­ti­dis­ta

Pulso - - ACTUALIDAD & POLITICA - Un re­por­ta­je de J. ABUSLEME/J. ARELLANO

El par­ti­do vi­ve uno de sus es­ce­na­rios más com­ple­jos y hay quie­nes con­si­de­ran que más que fac­to­res cir­cuns­tan­cia­les, co­mo la can­di­da­tu­ra de Ricardo Rin­cón, hay un pro­ble­ma pro­fun­do en una nue­va ge­ne­ra­ción que no ha es­ta­do a la al­tu­ra y en la que ha pri­ma­do el per­so­na­lis­mo.

“HE­MOS acor­da­do co­mo me­sa na­cio­nal de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na el pro­po­ner pa­ra una pró­xi­ma Jun­ta Na­cio­nal con fecha a de­fi­nir la con­cre­ción de nues­tro pro­pio con­gre­so ideo­ló­gi­co del par­ti­do pa­ra el pró­xi­mo año con el ob­je­to de ac­tua­li­zar nues­tras ideas co­mo DC”, se­ña­ló ayer el vicepresidente fa­lan­gis­ta Matías Wal­ker en con­fe­ren­cia de pren­sa.

El anun­cio se da a la espera de que Carolina Goic de­fi­na si con­ti­nua­rá con su can­di­da­tu­ra y se ve co­mo una sa­li­da pa­ra en­fren­tar una cri­sis que tras la Jun­ta Na­cio­nal del sá­ba­do pa­sa­do, to­mó tin­tes in­clu­so de ter­mi­nal.

Son va­rios los que apun­tan a Ricardo Rin­cón co­mo el res­pon­sa­ble del com­ple­jo es­ce­na­rio que vi­ve la co­lec­ti­vi­dad, pe­ro lo cier­to es que los pro­ble­mas que vi­ve la DC son más pro­fun­dos y po­nen en el ojo del hu­ra­cán a una nue­va eli­te par­ti­dis­ta que no ha si­do ca­paz de su­pe­rar los obs­tácu­los ex­ter­nos e in­ter­nos que hoy tie­nen a la DC su­mer­gi­da en la in­cer­ti­dum­bre.

La mis­ma Carolina Goic jun­to a otros par­la­men­ta­rios co­mo Fuad Chahín, Ga­briel Sil­ber o Víc­tor To­rres han si­do pro­ta­go­nis­tas de un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que si­gue sien­do trau­má­ti­co pa­ra la DC.

“Hay una frac­tu­ra en esa eli­te emer­gen­te, que co­mo es­tá es­ca­sa­men­te pre­pa­ra­da y tie­ne un ba­jo ni­vel de so­fis­ti­ca­ción in­te­lec­tual, es nor­mal que las pe­leas ter­mi­nen en ren­ci­llas per­so­na­les más que en ren­ci­llas pro­gra­má­ti­cas”, ex­pli­ca el ana­lis­ta elec­to­ral y ex consejero na­cio­nal de la DC Mauricio Mo­ra­les.

Esas ren­ci­llas per­so­na­les fue­ron gol­pean­do la can­di­da­tu­ra de Carolina Goic. “Una y otra vez le he­mos he­cho el jue­go a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que quie­ren ver­nos en­fren­ta­dos. Los tras­cen­di­dos in­ten­cio­na­dos sin fuen­tes iden­ti­fi­ca­bles no han per­mi­ti­do que nues­tro men­sa­je lle­gue con la ni­ti­dez ne­ce­sa­ria a la gen­te”, ex­pre­só la ti­mo­nel fa­lan­gis­ta en su dis­cur­so en la Jun­ta Na­cio­nal.

La se­na­do­ra nun­ca pu­do so­bre­po­ner­se a un con­flic­to cen­tral. Cuan­do se apro­bó su op­ción de lle­gar di­rec­ta­men­te a no­viem­bre se pro­me­tió que eso iría de la mano de un acuer­do par­la­men­ta­rio y a me­di­da que di­chas ne­go­cia­cio­nes se com­pli­ca­ron, en la ban­ca­da de dipu­tados au­men­ta­ron las du­das en torno a la can­di­da­tu­ra de la se­na­do­ra, pues era poco en­ten­di­ble arries­gar es­ca­ños en el Con­gre­so por una al­ter­na­ti­va que ape­nas su­pera el 1% en las en­cues­tas.

Las crí­ti­cas tam­bién apun­tan al ni­vel de pro­fun­di­dad de los con­flic­tos que ha en­fren­ta­do es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, que con­tras­ta con los que desata­ron otras cri­sis com­ple­jas en el par­ti­do. “Las co­sas ca­da día pue­den ser peor. An­tes la re­fle­xión era per­so­nal, hoy es una re­fle­xión co­lec­ti­va res­pec­to de la per­ti­nen­cia de es­ta can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial”.

“La pug­na doc­tri­na­ria que se vio en otros mo­men­tos co­mo cuan­do mu­chos de­ja­ron la DC pa­ra for­mar el MA­PU aquí no se apre­cia, en es­ta dispu­ta de los li­de­raz­gos emer­gen­tes de la DC hay per­so­na­lis­mo y cau­di­llis­mo”, plan­tea el de­cano de la Fa­cul­tad de Ciencias Po­lí­ti­cas de la U. Cen­tral, Mar­co Mo­reno. “Ahí ha­bía una lu­cha ideo­ló­gi­ca de ma­yor en­ver­ga­du­ra y en es­te ca­so es una lu­cha más per­so­na­lis­ta que ideo­ló­gi­ca”, di­ce Mo­ra­les.

Más du­ro se ma­ni­fes­tó el ex ti­mo­nel de la DC, Ricardo Hor­ma­zá­bal, quien afir­mó que “han si­do un fra­ca­so es­tre­pi­to­so. No han es­ta­do a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, han pri­vi­le­gia­do asun­tos de cor­to alien­to, cuán­tos dipu­tados más o cuan­tos dipu­tados “Res­pal­da­mos el ac­cio­nar de la me­sa del par­ti­do con res­pec­to a la con­vo­ca­to­ria a un nue­vo con­gre­so ideo­ló­gi­co. Así se ba­ja la ten­sión y se re­cu­pe­ra el diá­lo­go”.

me­nos y no res­pec­to de las grandes pro­pues­tas que los chi­le­nos re­quie­ren”.

Esos con­flic­tos han des­gas­ta­do a Goic, quien in­clu­so re­ci­bió crí­ti­cas pú­bli­cas de par­la­men­ta­rios cer­ca­nos a ella co­mo Fuad Chahín, que en su mi­nu­to ma­ni­fes­tó que es­ta­ba ro­dea­da de “grou­pies” que ma­ne­ja­ban de ma­ne­ra errada la can­di­da­tu­ra.

La po­lé­mi­ca car­ta que es­cri­bió el ma­ri­do de Goic abrió un nue­vo ca­pí­tu­lo en es­te ti­po de con­fron­ta­cio­nes su­per­fi­cia­les, pe­ro muy da­ñi­nas pa­ra su ca­mino a La Mo­ne­da. “Esa car­ta echa por tie­rra to­da po­si­bi­li­dad en­ten­di­mien­to. Si an­tes la re­fle­xión era per­so­nal, hoy la re­fle­xión es co­lec­ti­va res­pec­to de la per­ti­nen­cia de es­ta can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial”, di­jo ayer el dipu­tado Ga­briel Sil­ber.

La me­sa di­rec­ti­va ayer vol­vió a res­pal­dar a Goic y se­ña­ló su in­te­rés en que la se­na­do­ra per­se­ve­re en su can­di­da­tu­ra. “El par­ti­do no es­tá frac­tu­ra­do, es­tá uni­do de­trás de Carolina Goic, la una­ni­mi­dad de la Jun­ta la apo­ya, tie­ne que se­guir en su can­di­da­tu­ra”, di­jo el se­na­dor An­drés Zal­dí­var.

Pa­ra Mo­ra­les, la úni­ca for­ma de que es­ta cri­sis no lle­gue a una frac­tu­ra es que Goic man­ten­ga su de­ci­sión de se­guir has­ta el fi­nal con la can­di­da­tu­ra, “por­que si no se ar­ma­rá una tre­men­da gue­rra ci­vil”.

Ex­per­tos creen que la cri­sis ac­tual no tie­ne un tras­fon­do ideo­ló­gi­co, sino que hay ren­ci­llas “per­so­na­les”.

La me­sa di­rec­ti­va con­vo­ca­rá a un nue­vo con­gre­so ideo­ló­gi­co pa­ra fi­jar nue­vas ideas en la DC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.