¿Quo va­dis Eu­ro­pa?,

A fal­ta de co­no­cer el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes ger­ma­nas de sep­tiem­bre, se ob­ser­va una re­no­va­ción del eje franco-ale­mán en la UE.

Pulso - - PORTADA - Por Ma­ría Abas­cal

LAS PRIN­CI­PA­LES fuentes de in­cer­ti­dum­bre que han so­bre­vo­la­do Eu­ro­pa en los úl­ti­mos tiempos, co­mo el Bre­xit o el au­ge del po­pu­lis­mo y de par­ti­dos an­ti­eu­ro­peos, em­pie­zan a des­apa­re­cer o, al me­nos, se han mo­de­ra­do. Ade­más, las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas han me­jo­ra­do y se apre­cia una ace­le­ra­ción de la eco­no­mía. La cues­tión es: ¿es es­to su­fi­cien­te pa­ra ilu­sio­nar de nue­vo al ciu­da­dano eu­ro­peo de a pie?

En ge­ne­ral, su frus­tra­ción con Eu­ro­pa vie­ne de la creen­cia de que la Unión reac­cio­na tar­de, len­ta­men­te y no siem­pre de la for­ma más ade­cua­da. A es­to se une la per­cep­ción de una Bru­se­las ale­ja­da de los pro­ble­mas de la gen­te. Por ello, el Con­se­jo Eu­ro­peo de­ci­dió con la hoja de ru­ta de Bra­tis­la­va cen­trar­se en las cues­tio­nes prio­ri­ta­rias pa­ra los ciu­da­da­nos: in­mi­gra­ción, te­rro­ris­mo y se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y so­cial.

Tras el du­ro gol­pe del Bre­xit pa­ra la iden­ti­dad del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio, Eu­ro­pa em­pie­za a di­ge­rir­lo. La vic­to­ria de par­ti­dos proeu­ro­peos en Ho­lan­da y, es­pe­cial­men­te, en Fran­cia, pa­re­ce ha­ber re­cu­pe­ra­do la es­pe­ran­za en la cons­truc­ción europea. A fal­ta de co­no­cer el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes ale­ma­nas de sep­tiem­bre, se per­ci­be una re­no­va­da alianza del eje franco-ale­mán que to­da­vía de­be con­cre­tar­se.

To­do ello de­be uti­li­zar­se co­mo re­vul­si­vo de una re­fle­xión más pro­fun­da del fu­tu­ro de Eu­ro­pa. Es­te debate es­tá ya lan­za­do con una se­rie de in­for­mes pu­bli­ca­dos por la Co­mi­sión Europea. El pri­me­ro se re­fie­re a los po­si­bles es­ce­na­rios de evo­lu­ción de la in­te­gra­ción europea en el que pre­sen­ta un me­nú de op­cio­nes. Una de las al­ter­na­ti­vas, la de la Eu­ro­pa de las dos ve­lo­ci­da­des, pue­de con­si­de­rar­se el es­ce­na­rio cen­tral o más pro­ba­ble.

El se­gun­do y más re­cien­te es un pa­pel so­bre el fu­tu­ro de la zo­na eu­ro. Pa­ra lograr la com­ple­ta in­te­gra­ción de la Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria, se re­quie­re im­pul­sar tres áreas cla­ve: la unión fi­nan­cie­ra, la unión eco­nó­mi­ca y fis­cal, y la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca. Pa­ra lograr es­te ob­je­ti­vo, se es­ta­ble­ce una agen­da de reformas en dos fa­ses. 2017-2019 y 2020-2025. En con­jun­to, el plan pa­ra el eu­ro es­tá ba­sa­do en un avan­ce gra­dual con una se­cuen­cia de propuestas que van en la di­rec­ción ade­cua­da. Se re­quie­re un equi­li­brio en­tre reducción y com­par­ti­ción de ries­gos, y se de­jan los asun­tos más com­ple­jos pa­ra el fi­nal, sin ex­ce­si­vo de­ta­lle a la es­pe­ra de con­sen­so.

En ma­te­ria fi­nan­cie­ra, exis­te am­bi­ción a cor­to pla­zo y se pi­de com­ple­tar la unión ban­ca­ria con un Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos Úni­co y un me­ca­nis­mo de apor­ta­ción pú­bli­ca co­mún pa­ra el Fon­do de Resolución Úni­co, ayu­dan­do a rom­per el círculo so­be­rano-ban­ca­rio.

ADE­MÁS, SE­RÍA desea­ble que se reali­ce una re­vi­sión del fun­cio­na­mien­to de la unión ban­ca­ria pa­ra co­rre­gir po­si­bles agu­je­ros del mar­co le­gal úni­co y ase­gu­rar una apli­ca­ción igual en for­ma y es­pí­ri­tu en las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes.

Ana­li­zar las lec­cio­nes apren­di­das con los re­cien­tes ca­sos de resolución y li­qui­da­ción de en­ti­da­des es­pa­ño­las e ita­lia­nas se­ría de gran uti­li­dad. Asi­mis­mo, se re­co­mien­da com­ple­tar la unión del mer­ca­do de ca­pi­ta­les, me­di­da que re­sul­ta po­si­ti­va sin ser tan dis­rup­ti­va co­mo la unión ban­ca­ria.

La unión fis­cal es el ob­je­ti­vo que queda más in­de­fi­ni­do y a lar­go pla­zo por la fal­ta de con­sen­so. La Co­mi­sión pro­po­ne ana­li­zar un nue­vo ins­tru­men­to eu­ro­peo (Tí­tu­lo de Deuda Res­pal­da­do por So­be­ra­nos) pa­ra fo­men­tar la di­ver­si­fi­ca­ción de te­nen­cias so­be­ra­nas de los ban­cos y co­mo tran­si­ción a una unión fis­cal. El di­se­ño del ins­tru­men­to dará pis­tas de qué ti­po de unión fis­cal se plan­tea.

En el ám­bi­to eco­nó­mi­co, se quie­re fa­vo­re­cer la con­ver­gen­cia eco­nó­mi­ca me­jo­ran­do la coor­di­na­ción y la pla­ni­fi­ca­ción pre­su­pues­ta­ria y fo­men­tar las reformas es­truc­tu­ra­les li­gán­do­las a los fon­dos eu­ro­peos y de es­ta­bi­li­za­ción.

So­bre el mar­co ins­ti­tu­cio­nal, la Co­mi­sión pro­po­ne gran­des cam­bios. Se bus­ca una so­la voz ex­ter­na del Eu­ro­gru­po, crear un Te­so­ro eu­ro­peo y con­tar con un mi­nis­tro de Fi­nan­zas de la UE. A la vez, plan­tea trans­for­mar el Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad Eu­ro­peo en un Fon­do Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo.

La gran pre­gun­ta es có­mo que­re­mos avan­zar. Es ne­ce­sa­rio y opor­tuno que tan­to las au­to­ri­da­des co­mo la so­cie­dad re­fle­xio­nen so­bre ello. ¿Ha­cia dón­de avan­zar, con quién y a qué ve­lo­ci­dad? To­das es­tas cues­tio­nes me­re­cen ser de­ba­ti­das am­plia­men­te, con im­pli­ca­ción de la ciu­da­da­nía, si que­re­mos que el pro­yec­to eu­ro­peo vuel­va de nue­vo a ilu­sio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.