Hol­gu­ras y gas­tos com­pro­me­ti­dos,

Es es­pe­ra­ble que cuan­do se ven re­du­ci­das las pers­pec­ti­vas de in­gre­sos, dis­mi­nu­yan los gas­tos, pe­ro eso no fue lo ocu­rri­do; más aun, el gas­to de Go­bierno se ha ex­pan­di­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Pulso - - PORTADA - Por Ca­ro­li­na Grün­wald

RE­CIEN­TE­MEN­TE, en la Co­mi­sión Mix­ta de Pre­su­pues­tos se cues­tio­na­ron las hol­gu­ras fis­ca­les es­ti­ma­das pa­ra los pró­xi­mos tres años, en­tre­ga­das por el Go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en el mar­co de la dis­cu­sión de su úl­ti­mo Pre­su­pues­to. El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, ex­pli­có que, da­do que los pa­rá­me­tros uti­li­za­dos en su cálcu­lo no se cum­plie­ron, el Go­bierno actual ha­bría he­re­da­do hol­gu­ras que son ne­ga­ti­vas.

Las hol­gu­ras, co­mo bien ex­pli­có el mi­nis­tro en su pre­sen­ta­ción, se cal­cu­lan co­mo la di­fe­ren­cia en­tre la es­ti­ma­ción del gas­to com­pa­ti­ble con la me­ta del ba­lan­ce es­truc­tu­ral y la es­ti­ma­ción de los gas­tos com­pro­me­ti­dos.

El gas­to com­pa­ti­ble con la me­ta de­pen­de fun­da­men­tal­men­te de la es­ti­ma­ción de los in­gre­sos es­truc­tu­ra­les, los que de­pen­den de pa­rá­me­tros es­truc­tu­ra­les (pre­cio del co­bre y ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB de lar­go pla­zo) que son es­ti­ma­dos en co­mi­tés con­sul­ti­vos in­de­pen­dien­tes del Go­bierno de turno. Por su par­te, los gas­tos com­pro­me­ti­dos de­pen­den de com­pro­mi­sos del Go­bierno.

Di­cho eso, va­le la pe­na men­cio­nar que du­ran­te la ela­bo­ra­ción del Pre­su­pues­to 2014, na­da ha­cía pre­ver que el pre­cio del co­bre cae­ría tan abrup­ta­men­te, al tiem­po que las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to en­tre­ga­das en el In­for­me de Fi­nan­zas Pú­bli­cas (IFP) 2013 (que se ela­bo­ra en el mar­co de la dis­cu­sión de la Ley de Pre­su­pues­to de 2014) es­ta­ban en lí­nea con lo que es­pe­ra­ba el mer­ca­do (por ejem­plo, el Ban­co Cen­tral de Chi­le ci­fra­ba sus pro­yec­cio­nes en­tre un 4% y un 5%).

Asu­mi­do el Go­bierno actual, ocu­rrió que la evo­lu­ción es­ti­ma­da pa­ra el pre­cio del co­bre no se ma­te­ria­li­zó y tampoco lo hi­cie­ron las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to. Es­to lle­vó a rea­li­zar co­rrec­cio­nes a la ba­ja en la es­ti­ma­ción de los pa­rá­me­tros de lar­go pla­zo tan­to del pre­cio del co­bre co­mo de la ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial, re­sul­tan­do en una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los in­gre­sos es­truc­tu­ra­les es­ti­ma­dos. Y es es­pe­ra­ble que, cuan­do se ven re­du­ci­das las pers­pec­ti­vas de in­gre­sos, se re­duz­can los gas­tos -hay que apre­tar­se el cin­tu­rón-, pe­ro eso no fue lo que ocu­rrió.

Más aún, el gas­to de Go­bierno se ex­pan­dió de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va (e in­sos­te­ni­ble). Res­pec­to de es­to, es sa­bi­do que es­te gas­to tie­ne mu­cha per­sis­ten­cia y ha­ber ele­va­do su ni­vel en los pri­me­ros años de es­te Go­bierno ha sig­ni­fi­ca­do una car­ga pa­ra el fu­tu­ro que es muy di­fí­cil de des­ha­cer.

Aquí hay una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. A prin­ci­pios de es­ta ad­mi­nis­tra­ción, el me­nor pre­cio del co­bre era un da­to y la me­nor ta­sa de cre­ci­mien­to del pro­duc­to, una reali­dad. Pe­se a ello, aun con la in­for­ma­ción en las ma­nos, no se rea­li­za­ron los ajus­tes ne­ce­sa­rios. No de­be­mos ol­vi­dar ade­más que la ges­tión fis­cal de­pen­de del Go­bierno que eje­cu­ta el Pre­su­pues­to, no de quien lo ela­bo­ra.

De es­ta ma­ne­ra, se tie­ne ac­tual­men­te que los gas­tos com­pro­me­ti­dos por el Go­bierno, se­gún el úl­ti­mo In­for­me de Fi­nan­zas Pú­bli­cas (IFP pu­bli­ca­do en oc­tu­bre de 2016), pa­ra los pró­xi­mos tres años son un 30% más al­tos que los es­ta­ble­ci­dos en el IFP de 2013. Es­to, in­clu­so cuan­do el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co de me­diano pla­zo es efec­ti­va­men­te mu­cho más ad­ver­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.