Cla­ves de la re­si­lien­cia eco­nó­mi­ca chi­na,

Chi­na atra­vie­sa por una ex­traor­di­na­ria trans­for­ma­ción de un mo­de­lo ba­sa­do en ma­nu­fac­tu­ras a uno cons­trui­do so­bre ser­vi­cios.

Pulso - - PORTADA - por Step­hen S. Roach

UNA VEZ MÁS, la eco­no­mía chi­na re­fu­ta los te­mo­res de los pro­fe­tas del pe­si­mis­mo. Tras seis años con­se­cu­ti­vos de des­ace­le­ra­ción, 2017 trae con­si­go una re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to del PIB real. La ci­fra anua­li­za­da de 6,9% que aca­ba de anun­ciar­se pa­ra el se­gun­do tri­mes­tre su­pera el 6,7% de 2016 y ex­ce­de am­plia­men­te el con­sen­so de los ana­lis­tas, que ha­ce muy po­cos me­ses pre­veían pa­ra es­te año un cre­ci­mien­to más cer­cano a 6,5%, y me­nor aún, de un 6%, en 2018.

Lle­vo tiem­po di­cien­do que la ob­se­sión con el PIB no de­ja ver cues­tio­nes más im­por­tan­tes pa­ra el de­ba­te so­bre el cre­ci­mien­to de Chi­na, ya que la eco­no­mía de es­te país atra­vie­sa una ex­traor­di­na­ria trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral que la lle­va de un mo­de­lo pro­duc­tor ba­sa­do en las ma­nu­fac­tu­ras a un mo­de­lo de con­su­mo ba­sa­do en ser­vi­cios ca­da vez más po­ten­te.

En tan­to es­to im­pli­ca un cam­bio en la com­po­si­ción del PIB, que sus­ti­tu­ye un cre­ci­mien­to re­la­ti­va­men­te rá­pi­do en in­ver­sio­nes y ex­por­ta­cio­nes por otro re­la­ti­va­men­te len­to en con­su­mo pri­va­do in­terno, una des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to ge­ne­ral del PIB es a la vez inevi­ta­ble y desea­ble. La pre­sun­ta vul­ne­ra­bi­li­dad de Chi­na de­be ana­li­zar­se en es­te con­tex­to. Es­te de­ba­te vie­ne de le­jos. El pri­mer atis­bo que tu­ve de él fue a fi­nes de los ‘90, du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra asiá­ti­ca. De Tai­lan­dia e In­do­ne­sia a Co­rea del Sur y Tai­wán, en to­das par­tes se pen­sa­ba que Chi­na era la pró­xi­ma.

Pe­ro la ver­dad re­sul­tó muy di­fe­ren­te de las predicciones. Cuan­do el vi­ru­len­to con­ta­gio pan­re­gio­nal se aquie­tó, la eco­no­mía chi­na se­guía co­mo si na­da. El cre­ci­mien­to del PIB real se des­ace­le­ró en for­ma tran­si­to­ria a 7,7% en 1998-1999, pe­ro vol­vió a ace­le­rar a 10,3% en la dé­ca­da que si­guió.

Igual de elo­cuen­te fue la re­si­lien­cia de Chi­na du­ran­te la gran cri­sis fi­nan­cie­ra. En me­dio de la peor con­trac­ción global des­de los años ‘30, en 2008-2009 la eco­no­mía chi­na si­guió cre­cien­do a un pro­me­dio de 9,4% anual. De he­cho, si no fue­ra por la re­si­lien­cia chi­na, el PIB mundial no se ha­bría con­traí­do 0,1% en 2009, sino 1,3%, en lo que hu­bie­ra si­do la caí­da más pro­fun­da des­de el final de la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

El úl­ti­mo bro­te de pe­si­mis­mo se cen­tró en la apa­ri­ción de dos fren­tes des­fa­vo­ra­bles (desapa­lan­ca­mien­to y con­si­guien­te ajus­te del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio), que pa­re­ce­rían ser se­ñal de un es­tan­ca­mien­to a la ja­po­ne­sa. Pe­ro una vez más, la mi­ra­da oc­ci­den­tal es­tá fue­ra de fo­co. Co­mo Ja­pón, Chi­na es una eco­no­mía con al­to ni­vel de aho­rro, y la ma­yor par­te de su deu­da cre­cien­te es con­si­go mis­ma. Pe­ro en cual­quier ca­so, Chi­na es­tá me­jor pro­te­gi­da que Ja­pón. Se­gún el FMI, es pro­ba­ble que en 2017 el aho­rro na­cio­nal de Chi­na al­can­ce el 45% del PIB, mu­cho más que la ta­sa de aho­rro de 28% de Ja­pón.

ASÍ CO­MO los ja­po­ne­ses pu­die­ron evi­tar una cri­sis de deu­da so­be­ra­na pe­se a lle­gar es­ta al 239% del PIB, Chi­na, que cuen­ta con un col­chón de aho­rro mu­cho más gran­de y una car­ga de deu­da so­be­ra­na mu­cho me­nor (49% del PIB), es­tá mu­cho me­jor pre­pa­ra­da pa­ra evi­tar una im­plo­sión se­me­jan­te.

Es ver­dad que Chi­na tie­ne un pro­ble­ma cre­cien­te con la deu­da cor­po­ra­ti­va: se es­ti­ma que a fi­nes de 2016, la deu­da fue­ra del sec­tor fi­nan­cie­ro al­can­zó 157% del PIB (con­tra 102% a fi­nes de 2008). Es­to vuel­ve mu­cho más im­pe­rio­sa una re­for­ma en los pró­xi­mos años de las em­pre­sas es­ta­ta­les, don­de se con­cen­tra el grue­so del cre­cien­te en­deu­da­mien­to.

Ade­más, hay una cau­sa de in­quie­tud ra­zo­na­ble en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio chino. El cre­ci­mien­to de la cla­se me­dia im­pli­ca ne­ce­si­dad de alo­ja­mien­to ac­ce­si­ble, lo cual no es asun­to me­nor, da­do que la pro­por­ción de la po­bla­ción chi­na que vi­ve en ciu­da­des au­men­tó de me­nos de 20% en 1980 a más de 56% en 2016, y es de pre­ver que lle­gue a 70% en 2030. Pe­ro es­to im­pli­ca que los mer­ca­dos in­mo­bi­lia­rios chi­nos (a di­fe­ren­cia de otras gran­des eco­no­mías to­tal­men­te ur­ba­ni­za­das) con­ta­rán con su­fi­cien­te de­man­da, da­do que la po­bla­ción ur­ba­na se­gui­rá cre­cien­do un 1%o 2% anual en los pró­xi­mos diez a quin­ce años. El re­to de Chi­na es ha­cer una ges­tión pru­den­te del cre­ci­mien­to de la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria ne­ce­sa­ria pa­ra sa­tis­fa­cer los re­qui­si­tos de de­man­da de la ur­ba­ni­za­ción, sin alen­tar es­pe­cu­la­ción ex­ce­si­va ni pe­li­gro­sas bur­bu­jas.

En tan­to, des­de prin­ci­pios de 2017 la eco­no­mía chi­na tam­bién ex­trae una cuo­ta im­por­tan­te de re­si­lien­cia de fac­to­res cí­cli­cos. El in­cre­men­to in­ter­anual del 11,3% en las ex­por­ta­cio­nes que se re­gis­tró en ju­nio con­tras­ta cla­ra­men­te con las ci­fras de años an­te­rio­res, dis­mi­nui­das por una ma­yor de­bi­li­dad de la re­cu­pe­ra­ción global post­cri­sis. Al mis­mo tiem­po, las ven­tas mi­no­ris­tas re­gis­tran has­ta me­dia­dos de 2017 un in­cre­men­to (ajus­ta­do por in­fla­ción y anua­li­za­do) de 10%, es­to es, un 45% más que el 6,9% de cre­ci­mien­to ge­ne­ral del PIB. Aque­lla ci­fra es re­fle­jo de un au­men­to im­pre­sio­nan­te del in­gre­so fa­mi­liar y del ím­pe­tu del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Los pesimistas sue­len mi­rar la eco­no­mía chi­na con el mis­mo cris­tal que usan pa­ra sus pro­pias eco­no­mías, con lo que re­pi­ten un error clá­si­co. Mu­chos creen que el pro­ble­ma de bur­bu­jas de ac­ti­vos que afec­tó a Ja­pón y EEUU se re­pe­ti­rá en Chi­na, y que su ve­loz cre­ci­mien­to ba­sa­do en el en­deu­da­mien­to ten­drá las mis­mas re­per­cu­sio­nes que epi­so­dios si­mi­la­res han te­ni­do en otros paí­ses.

A los ana­lis­tas les cues­ta no pro­yec­tar a Chi­na la ex­pe­rien­cia de las cri­sis en gran­des eco­no­mías desa­rro­lla­das. Pe­ro esa me­to­do­lo­gía re­sul­tó erra­da en el pa­sa­do, y es erra­da hoy tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.