Ta­ri­fas, Ban­coEs­ta­do y com­pe­ten­cia

La de­man­da de tres ban­cos con­tra Ban­coEs­ta­do es com­ple­ja, pe­ro no es ra­zo­na­ble que la en­ti­dad ten­ga ta­ri­fas más ele­va­das pa­ra clien­tes de me­nor ta­ma­ño pa­ra fi­nan­ciar sub­si­dios in­ter­nos.

Pulso - - PORTADA -

TRES BAN­COS más bien pe­que­ños del sis­te­ma re­cu­rrie­ron al Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Li­bre Com­pe­ten­cia (TDLC) acu­san­do un abu­so de po­si­ción do­mi­nan­te de Ban­coEs­ta­do en ma­te­ria de trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas, por te­ner ma­yo­res ta­ri­fas que los ban­cos más gran­des. Ban­coEs­ta­do usó co­mo ar­gu­men­to có­mo ope­ran los mer­ca­dos en re­la­ción a su ta­ma­ño y se­ña­la que no se tra­ta de una si­tua­ción nue­va. Por lo mis­mo, la en­ti­dad es­ta­tal pun­tua­li­za que sos­te­ner una red que ban­ca­ri­ce a ca­si to­da la po­bla­ción es cos­to­so y no se­ría jus­to que ope­ra­ra, de for­ma ex­plí­ci­ta o no, una suer­te de sub­si­dio es­ta­tal a la ban­ca pri­va­da. Ban­coEs­ta­do es­ti­ma un sub­si­dio del or­den de US$40 mi­llo­nes al sec­tor pri­va­do. Es un te­ma téc­ni­co muy com­ple­jo, no obs­tan­te, exis­ten pun­tos in­tere­san­tes pa­ra de­jar plan­tea­dos. Por ejem­plo, si Ban­coEs­ta­do cree que exis­te un sub­si­dio, cla­ra­men­te el pro­ble­ma es la ta­ri­fi­ca­ción, ya sea de ni­vel o de me­to­do­lo­gía. Ade­más, los cos­tos ope­ra­cio­na­les han ba­ja­do des­de fi­nes de los ‘90, cuan­do se fi­ja­ron las ta­ri­fas, por lo que eco­nó­mi­ca­men­te cues­ta de­fen­der ta­ri­fas al­tas. La jus­ti­fi­ca­ción de que se sub­si­dia al sec­tor pri­va­do no es fe­liz, so­bre to­do con­si­de­ran­do, por ejem­plo, que cuen­ta con la no des­pre­cia­ble ga­ran­tía im­plí­ci­ta del Es­ta­do pa­ra la ob­ten­ción del fon­deo y, de esa for­ma, com­pe­tir de igual a igual con la ban­ca pri­va­da por los gran­des cré­di­tos, en lu­gar de en­fo­car­se en los sec­to­res que la ban­ca no atien­de o a sec­to­res con un tras­fon­do so­cial. Tam­bién re­ci­be sub­si­dio es­ta­tal. Tampoco ha­ce sen­ti­do que Ban­coEs­ta­do ten­ga una ta­ri­fa di­fe­ren­cia­da pa­ra clien­tes de me­nor ta­ma­ño por el mis­mo ser­vi­cio que pres­ta a los gran­des. Sin du­da es una dis­cu­sión téc­ni­ca, com­ple­ja y que no es­tá ce­rra­da, pe­ro cu­ya re­so­lu­ción pue­de ser re­le­van­te pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor ban­ca­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.