LA APUES­TA DE CAROLINA GOIC PA­RA CAPITALIZAR SU COM­PLE­JA SE­MA­NA

—Can­di­da­ta de la DC se man­ten­drá en la ca­rre­ra pre­si­den­cial y ejer­ce­rá ve­to con­tra Ri­car­do Rin­cón.

Pulso - - PORTADA - JU­LIÁN ABUSLEME

—Carolina Goic anun­ció ayer que con­ti­nua­rá con su ca­rre­ra pre­si­den­cial. La pues­ta en es­ce­na que se lle­vó a ca­bo en su co­man­do no da­ba mar­gen pa­ra otra co­sa. Des­de que la mis­ma se­na­do­ra inau­gu­ró la se­de de su can­di­da­tu­ra el 20 de ju­nio nun­ca se ha­bían vis­to tan­tas cá­ma­ras y el sa­lón prin­ci­pal no fue su­fi­cien­te pa­ra aco­ger a to­dos los pre­sen­tes. Mu­chos op­ta­ron por ver el dis­cur­so de la can­di­da­ta des­de afue­ra. Pa­ra quie­nes no lle­ga­ron, di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo trans­mi­tie­ron en di­rec­to.

De­ce­nas de le­tre­ros con la con­sig­na “Goic Pre­si­den­ta” em­pa­pe­la­ron el lu­gar y co­men­za­ron a ge­ne­rar una efer­ves­cen­cia que po­cas ve­ces se ha­bía vis­to al­re­de­dor de Goic, y que du­ran­te los úl­ti­mos meses se ha­bía per­di­do. La abe­ja con que sim­bo­li­za la cam­pa­ña y que pen­sa­ba ser inau­gu­ra­da en la Jun­ta Na­cio­nal fi­nal­men­te pu­do te­ner el rol pro­ta­gó­ni­co que el du­ro fi­nal del sá­ba­do le qui­tó, cuan­do la se­na­do­ra anun­ció que se to­ma­ría unos días pa­ra re­fle­xio­nar si se­gui­ría sien­do can­di­da­ta.

Des­de ese mo­men­to las co­sas co­men­za­ron a cam­biar ra­di­cal­men­te al in­te­rior de la DC. Goic de­ci­dió ale­jar­se me­diá­ti­ca­men­te de la cri­sis y op­tó por ad­mi­nis­trar los pro­ble­mas en si­len­cio y de ma­ne­ra re­ser­va­da. La car­ta pu­bli­ca­da por su ma­ri­do el do­min­go en la que apun­tó di­rec­ta­men­te a mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes de­mo­cra­ta­cris­tia­nos com­pli­có las co­sas y re­sin­tió su re­la­ción con per­so­nas cer­ca­nas co­mo el vi­ce­pre­si­den­te fa­lan­gis­ta Ma­tías Wal­ker, uno de los que se ha­bía mos­tra­do más leal y cer­cano a ella.

¿Con qué fin? La aban­de­ra­da fue cla­ra en que no ins­cri­bi­rá la can­di­da­tu­ra del dipu­tado Ri­car­do Rin­cón, lue­go de que la Jun­ta Na­cio­nal del sá­ba­do apro­ba­ra a to­dos los can­di­da­tos pro­pues­tos por las jun­tas re­gio­na­les, lo que sig­ni­fi­có un du­ro re­vés pa­ra Goic.

¿Qué im­pac­to ge­ne­ró su re­torno? El anun­cio de Goic fue va­lo­ra­do des­de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos. In­clu­so el ex Pre­si­den­te Ri­car­do Lagos, que ha­bía op­ta­do por no pro­nun­ciar­se so­bre las can­di­da­tu­ras de la Nue­va Ma­yo­ría, le hi­zo un ges­to im­por­tan­te a Goic des­ta­can­do su cohe­ren­cia.

Goic pi­dió per­dón y si bien las re­la­cio­nes per­so­na­les se que­bra­ron, los ne­xos po­lí­ti­cos so­por­ta­ron el gol­pe.

En to­das las es­fe­ras exis­tió cla­ri­dad de que la úni­ca for­ma de que Goic re­to­ma­ra su can­di­da­tu­ra era que el dipu­tado Ri­car­do Rin­cón de­je su as­pi­ra­ción de ser re­elec­to co­mo dipu­tado. La pro­pia can­di­da­ta a tra­vés de los con­tac­tos que tu­vo hi­zo ver esa si­tua­ción.

Co­mo tan­tas otras ve­ces, co­mo cuan­do lle­gó a re­em­pla­zar a Jor­ge Pi­za­rro en la pre­si­den­cia del par­ti­do - ape­sar de no ser la si­guien­te en la su­ce­sión- o cuan­do lo­gró ser nom­bra­da can­di­da­ta, o que se res­pal­da­ra su de­ci­sión de ir a primera vuel­ta, ne­ce­si­ta­ba el apo­yo de to­do o ca­si to­do el par­ti­do y eso lo con­si­guió, Ade­más se hi­zo pú­bli­co.

El lu­nes Ma­tías Wal­ker fue in­sis­ten­te en que no ha­bría op­ción de lle­gar a un nuevo acuer­do par­la­men­ta­rio con los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría si es que Goic se ba­ja­ba. “No ten­go es­to­ma­go pa­ra eso”, ma­ni­fes­tó. Así, al in­te­rior de la DC co­men­zó a am­pliar­se la idea de que un es­ce­na­rio sin can­di­da­to pre­si­den­cial só­lo pro­fun­di­za­ría más la cri­sis. Va­rias con­ver­sa­cio­nes pa­ra per­sua­dir a Rin­cón de que desis­tie­ra de su can­di­da­tu­ra co­men­za­ron a dar­se de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, pe­ro el dipu­tado no ce­dió.

La ma­ña­na del mar­tes un miem­bro de la me­sa se­ña­ló en pri­va­do que el man­da­to que la Jun­ta Na­cio­nal le dio a Goic la fa­cul­tad pa­ra po­der mo­di­fi­car la pla­ni­lla par­la­men­ta­ria. Ha­bía pa­sa­do des­aper­ci­bi­do, ella podría ba­jar a Rin­cón si lo desea­ra. Fue un preám­bu­lo de lo que pa­sa­ría ho­ras más tar­de.

“He­mos to­ma­do la de­ci­sión de en­viar una no­ta a la pre­si­den­ta del par­ti­do po­nien­do nues­tros car­gos par­la­men­ta­rios a dis­po­si­ción pa­ra que ella re­suel­va lo que crea que es me­jor, por­que no es­ta­mos dis­pues­tos a que co­mo dipu­tados se di­ga que ac­tua­mos co­mo sin­di­ca­to”, plan­teó el je­fe de ban­ca­da Ro­ber­to León.

La me­di­da fue ges­ta­da por el dipu­tado Al­do Cor­ne­jo y fue un pun­to de in­fle­xión en la de­ci­sión de Carolina Goic. El ges­to fue una for­ma ní­ti­da de res­pal­do de un sec­tor del par­ti­do con el que ha man­te­ni­do di­ver­sos con­flic­tos y que ha si­do apun­ta­do co­mo el que ha tor­pe­dea­do su cam­pa­ña.

Así, el man­da­to que le dio la Jun­ta pa­só de ser un ar­ti­lu­gio ins­tru­men­tal a uno po­lí­ti­co con el res­pal­do más re­le­van­te, el de los co­le­gas de Rin­cón. El cues­tio­na­do dipu­tado ter­mi­nó sin na­die que lo de­fen-

die­ra pú­bli­ca­men­te y su apa­ren­te vic­to­ria del sá­ba­do co­men­zó a es­fu­mar­se.

Las di­li­gen­cias lle­ga­ron al Se­na­do y el prin­ci­pal cóm­pli­ce de la can­di­da­ta fue An­drés Zal­dí­var. El pre­si­den­te la Cá­ma­ra Al­ta con­ver­só en pri­va­do con Rin­cón pa­ra pe­dir­le que de­je de la­do su can­di­da­tu­ra. El par­la­men­ta­rio no ce­dió, pe­ro que­dó no­ti­fi­ca­do del em­po­de­ra­mien­to de la ti­mo­nel par­ti­dis­ta pa­ra ba­jar­lo.

Así, la úl­ti­ma par­te de la ju­ga­da se fra­guó el miér­co­les en la se­de de la DC. Des­de la ma­ña­na ya se sa­bía que la di­rec­ti­va le da­ría to­do su res­pal­do pa­ra que hi­cie­ra uso de sus fa­cul­ta­des y el anun­cio se­ría el pa­se pa­ra que Goic anun­cie su con­ti­nui­dad en la no­che. Cam­bios en la vo­ta­ción del pro­yec­to que des­pe­na­li­za el abor­to en tres cau­sa­les man­tu­vie­ron el sus­pen­so has­ta ayer.

“He­mos re­suel­to por una­ni­mi­dad res­pal­dar to­das las de­ci­sio­nes que adop­te nuestra can­di­da­ta, en cuan­to a de­sig­nar, de­cla­rar y re­ti­rar can­di­da­tu­ras, en especial en el ca­so de Ri­car­do Rin­cón”, sos­tu­vo Ma­tías Wal­ker. El mis­mo hom­bre con quien ha­bía es­tro­pea­do su re­la­ción per­so­nal ha­ce dos días le da­ba la úl­ti­ma he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir en ca­rre­ra.

En el co­man­do fue­ron siem­pre cla­ros con Goic en que ella nun­ca fue apun­ta­da co­mo la res­pon­sa­ble de la cri­sis del par­ti­do y que la sen­sa­ción general en los me­dios, en las re­des so­cia­les y en el mun­do po­lí­ti­co ca­da vez era más du­ra con Rin­cón y po­si­ti­va con ella.

Con to­dos esos an­te­ce­den­tes, to­dos los que lle­ga­ron ayer al co­man­do sa­bían que las cá­ma­ras cap­ta­rían el anun­cio de un re­gre­so que se tor­nó inevi­ta­ble.

“Ejer­ce­ré mi atri­bu­ción en to­dos los ca­sos que co­rres­pon­de y en especial en el ca­so del dipu­tado Ri­car­do Rin­cón no de­cla­ran­do, es de­cir no ins­cri­bien­do su can­di­da­tu­ra”. Con esa fra­se la aban­de­ra­da se co­bró ven­gan­za de lo que su­ce­dió el sá­ba­do y fue el gol­pe fi­nal pa­ra trans­for­mar una du­ra de­rro­ta en una vic­to­ria que le da una nue­va opor­tu­ni­dad.

“Ella (Goic) de­be ha­cer una mo­di­fi­ca­ción bien sus­tan­cial por­que de­be dar­le a su co­man­do un ca­rác­ter mu­cho más ciu­da­dano”, di­jo su je­fe po­lí­ti­co Jor­ge Bur­gos. Des­de ayer, la ta­rea de Goic es capitalizar en las en­cues­tas la va­lo­ra­ción de su re­torno y así di­si­par las du­das que pue­dan que­dar en torno a su can­di­da­tu­ra, pe­ro lo cier­to es que tras 72 ho­ras de re­fle­xión, Goic pue­de res­pi­rar con la tran­qui­li­dad de ha­ber su­pe­ra­do uno de los es­co­llos más du­ros de su cam­pa­ña.P

“Ejer­ce­ré mi atri­bu­ción en el ca­so de Ri­car­do Rin­cón, no ins­cri­bi­ré su can­di­da­tu­ra”.

“Quie­ro co­mu­ni­car mi de­ci­sión de con­ti­nuar con mi can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial con mu­cho más sen­ti­do”.

“Le he pe­di­do a Pa­tri­cio Za­pa­ta que ase­so­re a la me­sa pa­ra la re­vi­sión de las lis­tas de can­di­da­tos”.

CAROLINA GOIC Can­di­da­ta pre­si­den­cial DC

Dipu­tados El apo­yo de los par­la­men­ta­rios fue cla­ve pa­ra que Goic si­guie­ra en ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.